Vicente Calle

Mirar la naturaleza

Patricia Martín - martes, 8 de enero de 2019
Mirar la naturaleza - Foto: Rosa Blanco
'Los diez lugares' de Vicente Calle, alcalde de La Lastrilla

Vicente Calle Enebral (Valleruela de Pedraza, 1952) nació en esta pequeña localidad segoviana situada a apenas siete kilómetros de la villa de Pedraza, que pertenece a su Comunidad de Villa y Tierra. Junto a sus hermanos creó uno de los negocios hosteleros más reconocidos y populares de Segovia, Venta Magullo, que fue creciendo y ampliándose con el paso de las décadas. Un establecimiento fundado a finales del siglo XIX. En la legislatura entre 2003 y 2007, asumió la Alcaldía de La Lastrilla, tras el fallecimiento deJulio Boal. Cargo en el que continúa tras ganar las dos siguientes citas electorales, en 200, 2011 y 2015.

1. El antiguo Mesón El Campesino, en la calle de los Bares. Con tan sólo 18 años de edad, «era muy jovencito», montó este establecimiento, junto a su hermano Valentín. Un mesón con su característica madera de enebro y su cuidada oferta gastronómica. El mesón El Campesino gozó, durante varias décadas, de la confianza de los segovianos y turistas. Después adquirieron Venta Magullo. Este local de la popular Calle de los Bares también fue regentado por sus hermanos Santos y José Luis. 
2. Comercios de La Lastrilla. Confiesa que quizá no se pueda decir que sea un hombre de tiendas pero siempre que necesita algo tiene a mano y acude a los negocios y supermercados situados en el término municipal de La Lastrilla, como el Lupa. 
3. El Castillo de la villa de Coca. Este espectacular castillo, una de las grandes muestras del arte gótico-mudéjar español, le trae muchos recuerdos de su profesión porque es un monumento que ha visitado, en muchas ocasiones, acompañando a los grupos llegados, para hospedarse en Venta Magullo, procedentes de diferentes puntos de España. El Castillo de Coca asegura es «muy especial» y siempre le ha gustado por su forma y aspecto, y su doble muralla. También destaca la belleza de los castillos de Coca, Pedraza y Turégano. 
4. El barrio de San Lorenzo. Cuando terminó el colegio, con 14 años, su familia se trasladó de Valleruela de Pedraza hasta Espirdo, y desde allí al barrio de San Lorenzo, donde su padres alquilaron un piso. Recuerda que siempre terminaban jugando al balón en Los Terrones, el espacio que hoy en día ocupa el Centro de Salud ‘Segovia III’ y los edificios de viviendas y locales comerciales, al otro lado de la carretera. Durante su adolescencia, en Los Terrones, había una fábrica de mármoles. Desde muy joven compatibilizó los ratos de ocio con estar trabajando detrás de una barra. La primera fue la del bar La Estrella, junto al cuartel de la Guardia Civil. 
5. El Cerro El Volador, Medellín (Colombia). En esta ocasión, hace una recomendación más allá de las fronteras españolas y su mente viaja hasta Colombia, más concretamente para recordar su visita al Cerro El Volador, desde donde puede verse y disfrutar de las vistas de Medellín. Está considerado el parque natural urbano más grande de la ciudad colombiana, con más de un centenar de hectáreas y está situado a más de 80 metros sobre el nivel de la propia ciudad. 
6. Entre Valleruela de Pedraza y La Velilla. Recuerda su ir y venir desde su pueblo natal, Valleruela de Pedraza, hasta La Velilla donde pasaba varias temporadas con sus tías Amparo y Felisa, y aprovechaba para bañarse en el río Vadillo y en el Cega, además de pescar los famosos cangrejos.
7. El Teatro Juan Bravo. Fue en el ya centenario Teatro Juan Bravo uno de los primeros espacios culturales donde, una vez cumplidos los 18 años de edad, iba a ver alguna película cinematográfica o disfrutar de alguna actuación de aquella época.
8. La senda del Cambrones y su paseo por Los Escobares. Siempre que puede, y el tiempo acompaña, le gusta ir a la senda del río Cambrones, para caminar río arriba y, en compañía «de la persona que amo», en el paraje de Las Calderas, disfrutar de un baño en el agua fresca procedente de «nuestra bonita sierra» de Guadarrama. Además, siempre que puede, dedica una hora a caminar, desde la zona de Los Escobares, en La Lastrilla, hasta la circunvalación, por el Camino de Bernuy y las Coronas, para luego emprender el camino de vuelta a casa. Desde la zona de Los Escobares hay una vistas magníficas de la sierra. 
9. Las Hoces del río Duratón. Otro paraje natural que elige sin lugar dudas es acercarse hasta las espectaculares Hoces del Duratón, desde la villa de Sepúlveda hasta llegar a la villa de Fuentidueña, contemplando unos paisajes, que sólo se pueden calificar de «maravillosos». También se puede elegir la opción de dar un paseo en una barca, viendo el planear majestuosamente a los buitres leonados. 
10. Ruta desde La Velilla a Pajares. Una de sus rutas favoritas va desde La Velilla a Pajares: La Senda de los Pescadores. Desde la iglesia de La Velilla ir siguiendo el Cega, para oír cantar al ruiseñor, en primavera, ver las  chovas y también recuerda bañarse en el Vecemoro, donde se puede verse restos de viejos molinos. Otros, afortunadamente, están en pie y son residencias privadas. Al  molino de los Pescadores iba, con su abuelo, para moler salvado para el ganado. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
El Día de Segovia se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD