scorecardresearch

38 millones para ofrecer empleo y formación a 2.500 parados

SPC
-

La Consejería de Industria convoca las subvenciones para el inicio de este programa mixto que permitirá el acceso a un contrato laboral combinado a miles de desempleados

El consejero de Industria, Comercio y Turismo, Mariano Veganzones, durante una visita a una empresa en León. - Foto: Peio García (Ical)

La Consejería de Industria, Comercio y Empleo publicó ayer en el Bocyl la resolución de 7 de septiembre de 2022, del Servicio Público de Empleo de Castilla y León, por la que se convocan las subvenciones destinadas a financiar el Programa Mixto de Formación y Empleo en Castilla y León para el ejercicio 2022-2023.

En concreto, los programas mixtos cuentan con una dotación de 38 millones de euros y se pretende ofrecer a más de 2.500 desempleados el acceso a un contrato laboral combinado con cursos que les permitan adquirir un nivel de cualificación profesional adaptado a los requerimientos actuales del mercado de trabajo, según explica la Junta en un comunicado recogido por Ical.

Como detalla la orden, los beneficiarios son las corporaciones locales, sus organismos autónomos y entidades dependientes asimiladas a las mismas; mancomunidades, consorcios y otras entidades asociativas y las asociaciones, fundaciones y otras entidades sin ánimo de lucro, radicadas en Castilla y León, entre cuyos fines estén la formación y empleo.

Las ayudas se convocan en régimen de concurrencia competitiva para el funcionamiento del programa mixto de formación y empleo, consistente en la realización de acciones en alternancia de formación y empleo dirigidas a la mejora de la empleabilidad de las personas desempleadas inscritas como demandantes de empleo en el Servicio Público de Empleo de Castilla y León, que se aprueben en el ejercicio 2022-2023.

Estos programas combinan un 50 por ciento de trabajo real con otro 50 de formación teórico/práctica asociada al trabajo desempeñado. Según explica la Consejería de Industria, para impartir estos cursos es necesario la contratación de 300 expertos y coordinadores por parte de los ayuntamientos, las diputaciones provinciales y las entidades sin ánimo de lucro, que son quienes ejecutan estos programas financiados por la Junta de Castilla y León.

Todos los cursos impartidos tienen un marcado carácter social, puesto que se trata de obras o servicios de utilidad pública o interés social que están en consonancia con las características propias de los momentos actuales: la mejora, limpieza y adecuación de las masas forestales y de las riberas; el cuidado de personas con necesidades de atención, y la puesta en valor y la recuperación del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León.