scorecardresearch

A la conquista de los flexitarianos

Agencias-SPC
-

El salto a los lineales de grandes superficies de los alimentos vegetarianos amplía su círculo de consumidores habituales

El reto ahora para los productores del sector es lograr que su oferta sea sana y sabrosa para ganar más adeptos. - Foto: Foto de Foodie Factor pexels.com

Los alimentos vegetarianos han pasado en dos años de ser productos que podían encontrarse casi únicamente en tiendas especializadas a dar el salto a las grandes superficies comerciales. Un paso de gigante tras el que ahora se marcan su próximo objetivo: los flexitarianos.

Detrás de un crecimiento del 50 por ciento desde el 2020, como destaca la asociación Vegetales, hay iniciativas que trabajan para ampliar su espectro de consumidores y conquistar todos los paladares.

Es el caso de las salsas veganas de Conca Organics, que comenzaron como una evolución de un proyecto de final de carrera de dos ambientólogos. «Uno de los objetivos era luchar contra el cambio climático», explica uno de sus creadores, Armand Folch, quien añade que también querían «buscar alternativas para una alimentación sostenible, saludable y ecológica». Para ello, identificaron las salsas veganas que acompañan a las comidas como un producto idóneo para satisfacer unas necesidades que no creían cubiertas: salud y sabor.

Sobre el primer punto, Folch asegura que algunos productos para vegetarianos «no son muy buenos» a nivel nutricional y que los consumidores, además de querer algo sostenible, buscan que también sea «sano».

En este sentido, resalta que ciertos productos para vegetarianos y veganos no son «tan sabrosos» como los alimentos con nutrientes animales: «El tofu puede saber a corcho», bromea.

La falta de sabor es, para Folch, uno de los puntos débiles de estos productos, y, por ende, motivo por el cual no terminan de conquistar los estómagos de los flexitarianos, que combinan una dieta vegetariana con alimentos de origen animal de forma puntual.

Precisamente, una encuesta reciente publicada por la empresa Beneo, indica que los flexitarianos son los que están impulsando la demanda de los alimentos de procedencia vegetal. El sondeo muestra que, en España, el 22 por ciento de los consumidores se considera flexitariano y el 4 por ciento se identifica como vegano, vegetariano o pescatariano.

Más opciones

Aproximadamente la mitad de los flexitarianos ya compra alternativas a la carne, un 45 por ciento, y a los productos lácteos, con un 49 por ciento, y casi uno de cada tres compra también dulces de origen vegetal como el chocolate, con un 32 por ciento.

Además, este segmento de consumidores está especialmente interesado en el etiquetado transparente, la sostenibilidad, la salud y las aventuras alimentarias, según el estudio.

Cifras como estas son las que convencen a los creadores de las salsas vegetarianas para hacer productos con los que llegar a los flexitarianos, un «mercado en auge», tal y como destaca Folch.

Desde un punto de vista empresarial, según las cifras que maneja la consultora Nielsen, las soluciones de alternativa vegetal siguen representando uno de los segmentos más dinámicos dentro del gran consumo. No obstante, los datos también evidencian que aún son una porción pequeña del mercado, si bien una de las más crecientes.

El aumento de estos productos ha propiciado una mayor especialización y la profesionalización del sector. Ejemplo de ello es el nacimiento este año de la primera asociación española de Productores de Alimentos y Bebidas Vegetales (Vegetales). Para su presidenta, Natalia Berenguer, surgen con la vocación de aglutinar al sector ya que, al ser una nueva categoría, necesita un marco regulatorio. Además, se quieren incluir en la pirámide nutricional alimentos vegetales para fomentar «una dieta saludable».

Un «boom» en el crecimiento, según Berenguer, que tiene la intención última de conquistar los estómagos y las bolsas de la compra de los flexitarianos.