scorecardresearch

Más de 130 empresas piden los bonos de 12.000€ del Kit Digital

David Aso
-

La convocatoria actual es para las que tienen de 10 a 49 empleados, pero pymes más pequeñas y autónomos pueden ir adelantando trámites antes de que llegue su turno

Guillermo Campillo, técnico de la Oficina Acelera Pyme de Segovia, atiende a una persona interesada en las ayudas para avanzar en la digitalización de pymes y autónomos. - Foto: Rosa Blanco

Más de 130 empresas segovianas de entre 10 y 49 empleados han solicitado bonos de 12.000 euros para avanzar en sus procesos de digitalización a través del programa denominado Kit Digital, promovido por el Gobierno central con fondos europeos gestionados a través de la entidad pública Red.es. A negocios con ese volumen de plantilla va dirigida la convocatoria que lanzó el 15 de marzo y que prevé mantener abierta hasta el 15 de septiembre, pero en paralelo está resolviendo ya las solicitudes, y el pasado lunes confirmaba la emisión de las 2.000 primeras notificaciones de concesión de ayudas a empresas de todo el país. 

Más adelante saldrán otras dos convocatorias para pymes y autónomos, que ya se pueden ir preparando para ganar tiempo. Las fechas no están cerradas todavía, aunque se presume que la segunda podría lanzarse entre junio y julio para pequeñas empresas o microempresas de entre tres y nueve trabajadores, que accederán a bonos de 6.000 euros; y la tercera entre septiembre y octubre, para pequeñas empresas o microempresas de uno o dos empleados y personas en situación de autoempleo, con bonos de 2.000 euros. Será por tanto hacia el verano cuando llegue la gran avalancha de solicitudes, dado que más del 95% de los negocios (casi 10.400 en Segovia) tienen menos de 10 empleados.

Con estas ayudas se pueden costear soluciones digitales preestablecidas dentro de un amplio catálogo que incluye opciones como la creación y mantenimiento de páginas web, comercio electrónico, mejora general de la presencia en internet, gestión de redes sociales, inteligencia empresarial y analítica, gestión de procesos, servicios y herramientas de oficina virtual, nóminas, clientes, factura electrónica, ciberseguridad… Cada negocio decide por dónde quiere avanzar en la digitalización de su actividad dentro de tales alternativas; puede apostar por una o por varias, así como cubrir todo el gasto con el bono concedido o tomárselo como un descuento y poner de su bolsillo lo que falte, igual que podrán hacer quienes se beneficien de las siguientes convocatorias.

A nivel nacional ya se superaron las 50.000 peticiones en el primer mes, de las cuales más de 2.000 corresponden a Castilla y León. Destaca el caso de Soria, donde más de la mitad de los negocios de entre 10 y 49 empleados ya cursaron la preceptiva solicitud, proporción que a nivel regional se situaba en torno al 40%; y Segovia, ligeramente por debajo de ese porcentaje.

Queda tiempo para que se sigan sumando empresas, en cualquier caso, y la idea es resolver antes de julio todas las solicitudes cursadas salvo, lógicamente, aquellas que presenten defectos de tramitación y «necesiten subsanación», tal y como matizan desde Red.es. 

Los servicios subvencionables deben ser desarrollados por proveedores oficiales, que también se benefician del programa si se adhieren como 'agentes digitalizadores' para que puedan ser contratados por las empresas que quieren avanzar en su digitalización con estos bonos; ya hay más de 6.000 registrados, de los cuales unos 5.300 tienen la provincia de Segovia dentro de su ámbito de negocio, y la cifra sigue subiendo. Colaboran en el proceso de solicitud de las ayudas, y son los propios agentes digitales quienes se encargan de presentar toda la documentación justificativa, ya que reciben directamente el pago del bono digital cedido por el beneficiario.

El programa está dotado con un presupuesto de 3.067 millones de euros financiado por la Unión Europea a través de los fondos Next Generation EU, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y tiene el objetivo de digitalizar a pymes y autónomos de cualquier sector productivo en todo el territorio nacional durante los próximos tres años.

TRÁMITES. Para acceder al Kit Digital, primero hay que registrarse en el área privada de la página web www.acelerapyme.es y hacer un test de diagnóstico para medir el grado de madurez digital del que se parte. Después se consultan las soluciones de digitalización disponibles y se cursa la solicitud del bono. Para utilizarlo se debe acceder al catálogo de agentes digitalizadores, ponerse en contacto con uno y suscribir el acuerdo de prestación de soluciones digitales. Puede sonar más o menos farragoso para la empresa potencialmente beneficiaria, pero el grueso de los trámites los asume realmente el agente digitalizador.

También se puede acceder a toda la información y recibir asesoramiento a través de un teléfono gratuito habilitado por el Gobierno (900 909 001), o en las oficinas Acelera Pyme, gestionadas por las cámaras de comercio. La de Segovia, situada en la misma sede cameral (paseo Ezequiel González, 24 -edificio San Roque-) empezó a funcionar a mediados de enero e incluye la atención personalizada presencial y a distancia (teléfono 603 54 63 82) para asesorar y resolver consultas de los usuarios acerca de los nuevos procesos de transformación digital, al tiempo que organiza jornadas técnicas y talleres prácticos sobre distintos temas de transformación digital.

«Asumimos la figura de asesor tecnológico digital para orientar a quienes quieren aprovecharse de estas ayudas para la digitalización y no saben por dónde empezar», resume Guillermo Campillo, el técnico que atiende la oficina segoviana. 

El goteo de llamadas y visitas se sucede desde el primer día. «Aún no es muy grande pero sabemos que seguirá creciendo, sobre todo, cuando salgan las siguientes convocatorias y se vaya viendo cómo se extienden las ayudas por empresas del entorno». Campillo sugiere que todas se vayan preparando, ya que pueden ir registrándose para hacer el test de diagnóstico, por ejemplo: «Cuanto antes resuelvas los trámites, antes recibes el bono».

Respecto a los perfiles de las empresas que se están interesando, las hay de todos los sectores, «desde las que necesitan una página web hasta otras que requieren más bien programas de gestión de nóminas, inventarios u otros que facilitan el día a día y permiten ser más eficientes». «Desde gimnasios hasta cafeterías, empresas agrarias o agricultores», dado que les puede interesar una web o tener presencia en internet, o simplemente mejorar sus rutinas de gestión mediante herramientas digitales.

La oficina ofrece cita previa a los interesados para programar asesorías personalizadas online o presenciales que suelen prolongarse en torno a una hora. «Les contamos todo el proceso, qué servicios entran, los topes de las ayudas que hay disponibles para cada uno... Y estudiamos la situación concreta de cada empresa para exponerles también las soluciones concretas que más les pueden interesar», continúa el técnico de la oficina Acelera Pyme Segovia. De hecho, «a veces vienen con idea de pedir ayuda para poner en marcha ciertos servicios y se van con otra, o más bien amplían la que tenían previamente para añadir también cuestiones de ciberseguridad, por ejemplo».

Una vez recibida la notificación de concesión del bono, la empresa pide presupuestos a agentes digitalizadores. En acelerapyme.es no hay filtro que permita limitar el listado a proveedores de servicios que estén radicados en la provincia,«pero lo normal es que, si son proveedores habituales, estén ya metidos en el listado o vayan a estarlo», aunque tienen que cumplir determinados estándares de calidad en función de la facturación o trayectoria previa de prestación de servicios digitales.

Entre estos agentes destaca un clásico de Segovia, la empresa Globales Informática, que ya está en contacto con una treintena de solicitantes «Muchos son clientes a los que llevamos todo el mantenimiento informático, así que les conocemos bien», apunta su director comercial, Paul Herranz. Pero queda mucho mercado potencial por delante, ya que todavía hay empresas «a las que les cuesta dejar el papel y siguen en la prehistoria digital».

Todo es cuestión de perder el miedo porque, en la práctica, con la paulatina incorporación de procesos de digitalización, sólo puede ganarse tiempo y eficiencia para el día a día, y ahora la oportunidad es evidente cuando se trata de ayudas a fondo perdido, sin que la empresa beneficiaria tenga que adelantar dinero, con un presupuesto amplio y la oportunidad de ir tomando posiciones para evitar la avalancha de demanda que se espera a partir del verano.