Bronca en el pleno de El Espinar

D. M. Arranz / N. Sáez
-

La polémica moción de Vox para pedir la derogación de la Ley de Violencia de Género es rechazada con los votos en contra del PP y la abstención de Ciudadanos. PSOE e IU abandonaron el pleno.

El ‘tripartito’ de derechas de El Espinar se ha enfrentado a su primera gran crisis apenas cinco meses después del acuerdo que permitió hacerse con el bastón de mando al popular Javier Figueredo. La polémica moción liderada por Vox y apoyada en un primer momento por Ciudadanos y PP (después este último partido se desmarcó) ha provocado una división entre los socios de Gobierno del Ayuntamiento espinariego –cuyas consecuencias habrá que evaluar en las próximas semanas o meses– que este jueves se escenificó en un pleno multitudinario que estuvo marcado por unas inéditas medidas de seguridad.

La Guardia Civil estableció controles de acceso al municipio ante la posible llegada de colectivos feministas y antifascistas. Dentro del Consistorio, salón de plenos lleno para seguir un orden del día en el que toda la atención estaba centrada en las declaraciones institucionales sobre violencia de género presentadas por los grupos. La propuesta por Izquierda Unida (IU) sólo contó con el apoyo del PSOE entre gritos de «fascistas» del público a PP, Vox y Ciudadanos, que en cambio no se pusieron de acuerdo en la moción que había generado la polémica, enfocada a solicitar la derogación de la Ley de Violencia de Género porque, según remarcaban en el texto de la misma llevado a pleno, la violencia contra la mujer «no se combate regando con dinero público asociaciones privadas de marcado contenido ideológico ni con campaña propagandísticas que criminalicen al varón».

desalojo. «La lucha será feminista o no será», comenzó a gritar el público asistente a la sesión antes de que el alcalde ordenara a la Policía Local desalojar la sala y de que los concejales del PSOE e IU también la abandonaran. La guinda a la semana más difícil de Figueredo desde que se convirtió en primer edil. Aunque trató de disculpar su «error» después de que su portavoz municipal firmara la moción de Vox, el presidente de la Diputación y secretario de Organización del PP, Miguel Ángel de Vicente, reclamó «ni una broma con la vida de las mujeres, con la libertad de la personas y con las necesidades de la sociedad». Por su parte, el presidente de la Junta de Castilla de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, subrayó que la posición del Gobierno autonómico es «clara» y precisó, que esta violencia machista se ejerce contra la mujer por el «mero hecho» de ser mujer.

Gritos y expulsión del público en el pleno de El EspinarGritos y expulsión del público en el pleno de El Espinar

No ha salido mejor parado de la polémica Ciudadanos, cuyo único concejal en El Espinar, Jesús Ángel Gascón, se reafirmó en su apoyo a la moción y ha sido objeto de la apertura de un expediente por parte del partido. El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, que además es miembro de la Ejecutiva Nacional de Ciudadanos, tildó de «inaceptable» la declaración propuesta por Vox y dio la razón al secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, que la veía «repugnante» y que había destapado el escándalo a través de Twitter. Fuera o no por esas palabras de su dirigente, el edil de Ciudadanos se abstuvo finalmente en la votación de la moción, rechazada solamente por los concejales del PP ante la ausencia de sus homólogos de PSOE e IU. Los populares han anunciado que van a denunciar y a solicitar la inhabilitación como cargos públicos de la edil socialista y exalcaldesa Alicia Palomo y del concejal de IU Jacobo Peña por filtrar el documento de la moción.

Más fotos:

Gritos y expulsión del público en el pleno de El Espinar
Gritos y expulsión del público en el pleno de El Espinar
Momento en el que los ediles del PSOE e IU abandonan el pleno.
Momento en el que los ediles del PSOE e IU abandonan el pleno. - Foto: D. M. Arranz