¿Padre Claret y José Zorrilla con límite de 20 km/h?

D. A.
-

Los nuevos límites fijados por la DGT a partir de mayo de 2021 dejarán en 20 km/h diversas calles de fuera del casco histórico, aparte de casi toda la ciudad a 30, y el Ayuntamiento prevé vías de preferencia peatonal en el entorno del Acueducto

Calle José Zorrilla. - Foto: Rosa Blanco

La reforma de tráfico impulsada por el Gobierno perfila la transformación del modelo de movilidad en toda España con medidas como la regulación del uso de los patinetes eléctricos por las calzadas y, sobre todo, por los nuevos límites de velocidad: a 30 km/h en vías urbanas de un carril por sentido, e incluso a 20 las «vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera»; es decir, que según entiende el propio Ayuntamiento de Segovia, con calzada y acera a la misma altura, lo cual lleva a imaginar el límite más bajo hasta en José Zorrilla, salvo aclaración. 

A 50 km/h, en principio, sólo quedarán las de dos carriles por sentido (o más), que en Segovia escasean y la mayoría tiene ya carriles a 30, salvo Ezequiel González, Conde Sepúlveda o la carretera de La Granja. El Real Decreto permite a los ayuntamientos que, «excepcionalmente», mantengan en 50 algunas vías llamadas a ser de 30, posibilidad que de momento no se ha valorado en Segovia. Además, en esta ciudad el nuevo modelo de movilidad se verá potenciado por la intención municipal de convertir en ‘vías de prioridad peatonal’ las calles del entorno del Acueducto, con límite de 20 km/h aunque tengan aceras independientes; y por el conocido (pero demorado) cierre del centro histórico al tráfico privado no residente, salvo contadas excepciones. En estudio está además la probabilidad de aplicar el límite de 20 en el entorno de colegios, tal y como apunta el concejal de Tráfico, Jesús María Sanz, y ya se han previsto 400.000 euros para construir carriles bici en 2021, más de 10 años después del estreno del discreto tramo de Padre Claret. 

La modificación del Reglamento General de Circulación, publicada el 11 de noviembre, entrará en vigor el 2 de enero, pero dejando para mayo la parte de los límites de velocidad. Y el Ayuntamiento de Segovia, como todos los del país, aún debe analizar en profundidad cómo adapta el Real Decreto a la ciudad, aunque ya se presumen cambios de calado.

Cierto es que Segovia ya tiene límite de  20 km/h en el casco histórico y ‘vías 30’ en Constitución, la carretera de SanRafael, Gerardo Diego,Vía Roma o la calle de las Nieves en San Lorenzo, pero ahora esos límites se generalizarán y, además, con posibles consecuencias que quizá de primeras pudieran pasar desapercibidas. El tramo bajo de Padre Claret, entre Soldado Español y la plaza de la Artillería, por ejemplo, apunta a ser uno de los que vean rebajado el límite y no a 30 km/h, sino a 20, por tener la calzada a la altura de la acera. Lo mismo que José Zorrilla, donde además aún está reciente su sonado cambio de sentido: de tráfico de bajada a 50 km/h hasta el pasado 4 de marzo a tráfico de subida desde entonces y, a partir de mayo de 2021, posiblemente a 20. El concejal de Tráfico entiende que también sucederá igual «con todas las vías que van de la plaza de Somorrostro al final de la academia hacia el barrio del Salvador», caso de Muerte y Vida o Pintor Montalvo, así como con la de SanValentín.

«El Real Decreto se ha publicado hace sólo unos días y aún debemos analizarlo bien, pero ya detalla cuáles deben ser las vías de 20 y está claro que tenemos unas cuantas fuera del casco histórico», señala Sanz. De hecho, en ese artículo no se recogen excepciones a la norma de 20 (al menos de momento) como, por ejemplo, que calzada y acera estén a igual altura, pero separadas por bolardos u otros elementos.

Sobre la opción de que los ayuntamientos puedan mantener a 50 km/h algunas vías llamadas a ser de 30, «sería como algo excepcional, por lo que debe analizarse muy bien con los técnicos municipales y la Policía Local», incide Sanz, que valora los objetivos de esta reforma: reducir los accidentes y sus consecuencias, ya que el riesgo de muerte por atropello es cinco veces inferior a 30 a que a 50, según estudios reseñados en el Real Decreto; rebajar la contaminación y, en general, pacificar la circulación para facilitar el creciente uso compartido de la vía con bicis, patinetes eléctricos u otros vehículos de movilidad personal.

Iniciativas locales. A otra velocidad marcha la reforma de la Ordenanza de Circulación de Segovia, que persigue los mismos fines que el Real Decreto y otro de especial calado, proteger el patrimonio. En esa normativa municipal se prevé introducir el cierre del casco histórico al tráfico privado no residente, salvo excepciones como ciertas visitas a familiares, servicios públicos o accesos a parkings y hoteles. Una medida plasmada en papel hace más de 12 años, con el plan de movilidad de 2008, que ahora también debe acelerarse por la iniciativa del Gobierno de obligar a crear zonas de bajas emisiones en municipios de más de 50.000 habitantes antes de 2024. 

Además, aunque la ordenanza del Acueducto que se empezó a redactar en 2017 se ha descartado este año por motivos técnicos, la parte de su borrador relativa a temas de tráfico se prevé integrar en la de Circulación, y es ahí donde se enmarca la iniciativa de crear una ‘zona de prioridad peatonal’ con las calles del entorno del monumento.

Sobre la plaza Día Sanz, en aquel borrador se avanzaba que la circulación «se acondicionará de forma que esté destinada en primer lugar al peatón, contribuyendo a un mejor disfrute del Acueducto». «Se señalizará como calle residencial S-28», categoría por la que «se restringe la velocidad de esta vía a 20 km/hora», y donde «los conductores deben conceder prioridad a los peatones y los peatones pueden utilizar toda la zona de circulación». La misma medida que se prevé en Cañuelos.

Más restricciones en Almira, con acceso limitado desde la calle Santa Isabel» y, según el mismo borrador, «con una señal de circulación prohibida con la excepción de contar con la autorización que restringe la circulación en estas vías a los vehículos que cuenten con autorización y/o distintivo identificativo».

Como resumía el borrador, «el Ayuntamiento, dentro del proceso de medidas encauzadas a la restricción del tráfico en el entorno de protección del Acueducto, podrá establecer una zona de prioridad peatonal ‘ZPPAcueducto’, entendida como un área afectada por una regulación especial de tráfico, siendo un conglomerado de vías de uso preferentemente peatonal y de circulación restringida». Ahí se citan también las calles de las Morenas, Muerte y Vida y Pintor Montalvo. Aunque estas dos últimas, por ejemplo, ya se verán afectadas por la limitación a 20 km/h impulsada por el Gobierno central.

«En estudios previos se incluía también en esta zona la parte de Padre Claret de la acera del Acueducto», añade Sanz, y ahora toca completar el trabajo de incorporación de estas medidas de la ordenanza frustrada del Acueducto a la de Circulación, mientras se estudia el impacto en la ciudad de la revolucionaria reforma nacional de tráfico.