Chatear, el ocio preferido de los jóvenes en su tiempo libre

Agencias
-

Navegar por internet y usar las redes sociales es la primera opción para el 74 por ciento de niños y adolescentes, mientras que el 22 por ciento reconoce salir por la noche con frecuencia

Chatear, el ocio preferido de los jóvenes en su tiempo libre - Foto: Yalana

La era digital ha llegado para quedarse, sobre todo entre los más jóvenes. Así, tres de cada cuatro adolescentes asegura que lo que más realiza en su tiempo libre es chatear y navegar por internet y un 22 por ciento reconoce salir por la noche con mucha frecuencia.
Son datos de la radiografía de la juventud española que muestra la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) en el Día de la Juventud, a partir del uso y disfrute que realizan de su tiempo libre, que muestra «cinco tipos de jóvenes y cinco estilos de vida», aunque unidos por el uso de las tecnologías.
El estudio agrupa a los chavales en cinco grados: un 20 por ciento que se acoge a un modelo de ocio «políticamente correcto», un minoritario 13 por ciento que busca «diversión a toda costa de lo que sea», un 23 por ciento que se declara «casero», un 26 por ciento «habituales de la fiesta» y un 18 por ciento «desconectado del ocio».
La mayoría tienen las nuevas tecnologías como eje vertebrador de las actividades que realiza en su tiempo libre, aunque son más frecuentes entre los 5 y los 19 años y entre las mujeres.
De hecho, un 74,6 por ciento declara que la actividad que más realiza en su tiempo libre es chatear o navegar por internet.
Esta clasificación se enmarca en la investigación Ocio y modelos de vida. La inevitable consolidación de las tecnologías en el tiempo libre de la juventud, realizada por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de FAD, a partir de un cuestionario y seis grupos participativos, aplicados en una muestra de 2.000 jóvenes de ambos sexos con edades comprendidas entre los 15 y 29 años.
El tipo 1 o de ocio «políticamente correcto» da más importancia al uso de redes sociales e internet y enfatiza por encima de la media el uso de videojuegos y consolas; además incorpora actividades culturales y educativas como alternativa al ocio vinculado a las salidas nocturnas y a los juegos de azar y apuestas.
«Este conjunto presenta un optimismo vital desde ideologías del centro izquierda. Encontramos en él más mujeres que hombres. Muchos de ellos y ellas son menores de edad, estudiantes y pertenecen a clases medias», indica el informe.
El  de «diversión a costa de lo que sea» representa el modelo de «parque temático juvenil» en el que prevalece el disfrute del ocio con énfasis en la marcha nocturna y utiliza las nuevas tecnologías para «ligar más» o «conocer a gente».
En este grupo encontramos más hombres que mujeres. Suelen vivir en grandes ciudades y pertenecer a las clases media o alta.
Los caseros son jóvenes que tienen un tipo de ocio menos variado y no le gusta las actividades que se desarrollan fuera del espacio del hogar. «Es el grupo que dispone de menos recursos económicos. Las nuevas tecnologías se perfilan como aliadas de este ocio, con videojuegos, chatear o internet. Es uno de los grupos con una visión más pesimista del futuro».
El tipo 4 o habituales de la fiesta es el más numeroso. Ofrece un modelo centrado en la marcha y las salidas nocturnas, pero se diferencia del 2 porque no apuestan por el riesgo, compaginando fiesta y deporte. «Son proclives al consumismo por lo que incorporan entre sus actividades de ocio hacer compras. Socialmente, es un tipo más frecuente entre las mujeres, y entre quienes superan los 20 años», indica el informe.
Los desconectados del ocio son aquellos que muestran un distanciamiento hacía la diversión, sienten menos satisfacción con la vida y muchos de ellos están en paro.
«Destaca entre jóvenes de 25 a 29 años, y también entre las mujeres. Hay mayor representación de este tipo en la clase baja y media-baja, en los núcleos de población pequeños y entre quienes viven solos o solas. También sobresalen entre quienes se ubican en el centro o la izquierda», concluye el estudio