El pulso en el tartán sube de temperatura

Nacho Sáez
-

El director del Centro de Especialización Técnica de Atletismo pone su cargo a disposición de la concejala, que responde que cuentan con él pero «con equidad entre todos los clubes»

La concejala de Deportes, Marian Rueda. A la derecha, el director del Centro de Tecnificación de Atletismo y del CAS, José Antonio Manrique. - Foto: R. B. y La 8 Segovia

El curso ya está en marcha y las Pistas Antonio Prieto vuelven a ser un hervidero –especialmente los días laborables entre semana– de niños y jóvenes que practican el atletismo. Son decenas repartidos en los diferentes clubes de Segovia, que poco a poco van dando por finiquitada la planificación de grupos y entrenamientos que marcarán su camino a seguir a lo largo de los próximos meses. Sin embargo, el Centro de Especialización Técnica de Atletismo (CETA) continúa sumido en la incertidumbre cuando el mes de septiembre entra en su recta final.
El Instituto Municipal de Deportes (IMD) aún no ha hecho públicas las bases para la nueva convocatoria de las becas que se reparten en el seno del CETA con el objetivo de apoyar a las promesas del atletismo segoviano. «Estamos trabajando en su revisión», señalaba esta semana la concejala de Deportes, Marian Rueda, que en ese proceso para establecer los pilares por los que se regirá a partir de ahora el centro de especialización se ha encontrado con una polémica que traspasa lo deportivo para colarse en lo político.
Tras desafiar al IMD en agosto al lanzar las becas sin el apoyo municipal, el director técnico del CETA, José Antonio Manrique puso su cargo a disposición de la Concejalía «para no ser un obstáculo en la formación de atletas». «Entendiendo que debo de pagar un precio personal por haber mostrado mi desacuerdo con el trabajo realizado por la concejala de Deportes Marian Rueda, durante la campaña electoral, ofrezco el cargo de director técnico del CETA para que mi presencia no sea un obstáculo, y el Ayuntamiento de Segovia continúe subvencionando con 20.000 euros al CETA. Como lo ha hecho durante estas 12 exitosas temporadas», argumentó en su perfil de Facebook.
La concejala de Deportes respondió en declaraciones a los medios: «No es una cuestión que me incumba a mí sola sino que es una decisión sobre un colectivo muy grande. Por eso no está bien que se personalicen las cosas. En este caso simplemente decir que estamos trabajando en esa tecnificación y que queremos una equidad entre todos los clubes. Y lo que decida el señor Manrique está en su mano. Realmente nosotros contamos con él como técnico y donde él quiera llegar llegará».
El exalcalde, Pedro Arahuetes, ha ahondado en la polémica al señalar que «las discrepancias políticas no tienen que afectar al buen funcionamiento del CETA. «Ni a su buena gestión acreditada», añadía también en Facebook antes de solicitar a Manrique que reconsiderara su postura. «Y si la concejala pone ese condicionante, que dimita urgentemente», concluía. La temperatura parece haberse elevado en el tartán.