scorecardresearch

Sacyl pasó de 2 a casi 1.300 contratos 'a dedo' en la pandemia

D. Alonso
-

La Consejería destinó 556.000 euros a contratos ordinarios sin publicidad en 2019 frente a los más de 320 millones que otorgó entre 2020 y 2021, mientras que los menores se duplicaron en número e importe

Un sanitario manipula material contra la covid-19. - Foto: Sara Muniosguren

La Consejería de Sanidad disparó el uso de los contratos negociados sin publicidad durante la pandemia, abusando de esta figura que la legislación reserva para «casos concretos» para hacer frente a las necesidades de material y servicios con los que hacer frente al coronavirus. Y es que, el departamento que entonces dirigía Verónica Casado (Ciudadanos), paso de suscribir dos contratos sin publicidad durante el año 2019 por un valor de 556.853 euros, a casi mil durante el primer año de la covid-19 por un coste cercano a los 250 millones de euros. O lo que es lo mismo, la Consejería se valió durante los primeros compases de la pandemia de esta figura para otorgar contratos 'a dedo' ante el caos administrativo que se originó con la irrupción del coronavirus y la pugna entre administraciones para comprar mascarillas, batas, guantes, respiradores, etc. Así lo pone de manifiesto los datos de contratación pública colgados en elPortal de Gobierno Abierto de la Junta de Castilla y León, que señalan como, mientras en 2019 el número de contratos ordinarios negociados sin publicidad apenas representó el 0,01 por ciento del total, en 2020 supusieron dos de cada tres (66,5 por ciento), y en 2021 cuatro de cada diez (38%), alcanzando los 319 con un coste de 82,1 millones de euros. 

Y es que, la diferencia entre un contrato negociado con y sin publicidad –según establece la Ley de Contratos del Sector Público–, es que, en el segundo caso no se hace a través de un anuncio, y solo pueden presentar ofertas aquellas empresas que han sido invitadas por el organismo que vaya a realizar la compra, en esta caso, la Junta de Castilla y León. Este periódico se ha puesto en contacto en varias ocasiones con la Consejería de Sanidad para conocer los motivos detrás de estos datos, sin haber recibido respuesta en ninguna de la ocasiones. 

Entre los contratos negociados sin publicidad firmados por el departamento que dirigía Verónica Casado se encuentran algunos como la compra de 180 millones de guantes por 16,3 millones de euros; la compra de suministro de componentes sanguíneos, hemoderivados y otros, por 19 millones, batas para sanitarios, test de antígenos, mascarillas, entre otros muchos asuntos hasta alcanzar los 328 millones destinados entre 2020 y 2021 en contratos sin publicidad de la Consejería.

Una situación, la del exponencial crecimiento del uso de esta fórmula de contratación que choca con la del resto de la Administración autonómica, donde se mantuvieron las mismas cifras en cuanto al número de suscritos sin publicidad –44 en 2019, 35 en 2020 y 67 en 2021– y los importes apenas supusieron entre el tres y el cinco por ciento del total de los contratos ordinarios.

De siete a 16 millones

De forma paralela, la Consejería de Sanidad también incrementó el número de contratos menores firmados por el departamento entre 2020 y 2021, pasando de los 1.360 del ejercicio anterior a la pandemia a los más de 2.000 del pasado año. Igualmente, el coste de estos también se duplicó desde los 7,3 millones de euros utilizados para abonar estas facturas para bienes o servicios por valor inferior a 40.000 euros en 2019, hasta los 16,3 millones de 2021. Los contratos menores, si bien en estos supuestos no se tramita una licitación o concurso para su adjudicación, es decir, que también se llevan a cabo sin publicidad, se requiere la tramitación de un expediente administrativo en el que justifiquen las necesidades para su compra.

300 millones

Igualmente, el portal de Gobierno Abierto de la Junta revela como, hasta la fecha, elEjecutivo regional destinó 293,5 millones de euros a contratos covid de emergencia.Precisamente, esta figura excepcional permite adjudicar contratos de forma rápida, sin abrir expediente y con poca transparencia, ya que no es necesario un concurso público previo y se puede adjudicar directamente a una empresa. Y este modelo fue utilizado por la Junta para 1.330 acuerdos durante la pandemia, que, no obstante, supusieron el 99,9 por ciento del total gastado en contratos covid(294,9 millones).