scorecardresearch

El albergue municipal vuelve a abrirse a los peregrinos

DS
-

Fuente del Pájaro, situado en Zamarramala, retoma su actividad tras dos años cerrado por la pandemia a los participantes en el Camino de Santiago.

El albergue municipal vuelve a abrirse a los peregrinos

El albergue reabre ahora sus puertas para facilitar la pernoctación de los peregrinos que durante estos años han llegado a pie, en bicicleta o incluso a caballo. 'Fuente del Pájaro' abrió sus puertas en 2011-2012. Desde entonces ha acogido a 3.004 peregrinos (incluidos los 414 de 2019). En estos años, 2016 fue el que mayor número de personas pernoctaron en este centro de 233 metros de dos alturas, con cocina-comedor (equipada con los electrodomésticos básicos), una zona de taquillas, baños adaptados a personas con discapacidad, sala de estar y dos salas dormitorio, preparado para acoger a 40 personas con su credencial de peregrino.

El albergue, que en 2019 servía también para acoger a refugiados y que fue ofrecido por el Ayuntamiento en marzo para albergar a ucranianos, se sitúa justo en el final de una de las etapas del Camino de Santiago (Cercedilla-Zamarramala) y en el inicio de la siguiente (Zamarramala-Santa María la Real de Nieva). Para la difusión del Camino de Santiago a su paso por la ciudad la empresa Turismo de Segovia editó un folleto especial para el peregrino en el que se informa de que la ciudad de Segovia se sitúa en el Camino de Madrid, que enlaza la capital del país con la localidad leonesa de Sahagún donde el Camino Francés recoge a los peregrinos para llevarlos hasta la tumba del Apóstol.

El albergue es atendido por operarios municipales de 14.30 a 21.00 horas de lunes a domingo. El uso del albergue está, desde 2017, regulado por una tasa que fija el precio a pagar (8 euros persona/día) por quienes lleguen a Segovia y busquen hospedaje en su peregrinaje hacia Santiago de Compostela. Otra de las novedades es que se pone a disposición de los usuarios sábanas desechables.

La estadística de 2019. En el último año en que funcionó con normalidad el albergue, de abril a noviembre, 414 personas pernoctaron en esta instalación municipal. 280 eran caminantes y 134 ciclistas. Estas cifras ponen en evidencia que quienes hacen el Camino de Santiago de forma tradicional, andando, son más numerosos (67,63%) que los que lo recorren en bicicleta (32,27%). Por meses, mayo fue el de más actividad (108 personas), muy por encima del resto. Junio registró 57 pernoctaciones. El resto mantuvo una entrada media de unas 45 personas.

En el año 2019 el albergue recibió peregrinos de 27 nacionalidades. La española fue la más numerosa (276, el 66%), principalmente de Madrid, Navarra, Castilla y León, Cantabria y Asturias. En cuanto al resto de nacionalidades, el 48% procedía de países europeos (72), entre los que destacaron Italia, Irlanda y Polonia. Le siguen los asiáticos (Corea del Sur, China y Japón); de América del norte (13), de América del sur (11) y 15 visitantes del este de Europa y países no miembros de la UE.