Protección Civil, entre Wallapop y la clandestinidad

D. A.
-

Los voluntarios que han dimitido en bloque, dejando la agrupación municipal completamente vacía de miembros en activo once meses después de su creación, relatan la precariedad y las irregularidades que han sufrido en este tiempo

Protección Civil, entre Wallapop y la clandestinidad

Cuatro sillas, una mesa, los uniformes y un vehículo pick-up con el enganche de remolque sin homologar por una ITV. Ese es el material con el que aseguran que han ejercido los ya exmiembros de la agrupación municipal de Protección Civil durante los once meses de escasa actividad de este Cuerpo, que se ha quedado sin voluntarios en activo. Llegaron a ser 15, pero cuatro lo dejaron por motivos personales o laborales en los primeros meses de este año, uno falleció y de los diez que quedaban, ocho presentaron el miércoles su dimisión en bloque, mientras los dos que quedan oficialmente, aunque siguen inscritos, nunca han llegado a ponerse el uniforme.

Extraño fue el proceso administrativo de creación de la agrupación, extraños los inicios, y aún más polémico lo de ahora. Los trámites previos a la puesta en servicio de Protección Civil Segovia se prolongaron tres años largos que dejaron algún capítulo curioso para la hemeroteca municipal de las anécdotas, como el de la extraordinaria honestidad servida en crudo por el entonces concejal de Seguridad Ciudadana, Ramón Muñoz-Torrero, cuando en el pleno de julio de 2017, en pleno debate con la oposición por los retrasos que ya acumulaba la creación de esta agrupación, confesó que en ese tiempo primero hubo «un olvido» al respecto, y después reconoció que no le había dado «mucha importancia» a este Cuerpo por contar ya con Bomberos y Policía Local. Finalmente se puso en marcha en noviembre de 2018, pero no se estrenó hasta un mes después y, curiosamente, la presentación oficial se demoró hasta febrero de 2019. Y ahora, dos años y tres meses después de aquellas declaraciones de Muñoz-Torrero sobre la poca importancia que le dio a Protección Civil, son los voluntarios dimisionarios los que denuncian haber sido ninguneados.

El ya exjefe de Protección Civil, Julián Muñoz, acompañado por otros exmiembros, explicaba este jueves los motivos de sus renuncias junto a la sede que les habilitó el Ayuntamiento en el antiguo cuartel de Bomberos. Porque sede como tal sí tenían, pero «sin ni siquiera un ordenador», e incluso sostiene que llegaron a adquirir material por propia iniciativa en Wallapop. De hecho, no se les entregó «ni un teléfono» .Si un ciudadano quería contactar con ProtecciónCivil, debía cursar solicitud a través del Registro del Ayuntamiento para que dicha petición llegara a la Policía Local y que ésta derivara el aviso a la agrupación.

«Quemados» se declaran y también ninguneados porque, según lamentan, el Ayuntamiento apenas contó con ellos en estos meses. Se estrenaron el pasado 31 de diciembre en la Carrera de Fin de Año, pero fueron más las veces que se quedaron con ganas de intervenir en eventos multitudinarios donde podían ser de ayuda. Muñoz valora que la nueva concejala de Seguridad,Raquel de Frutos, «se estaba esforzando» por reconducir la situación. Habían pasado de que no se les requiriera para casi nada a recibir avisos de servicios preventivos «hasta para la feria del jamón», pero era tarde. «Estábamos ya demasiado quemados», sostiene, y «la gota que colmó el vaso» la puso la tormenta del pasado 26 de agosto, la que provocó inundaciones en distintos puntos de la ciudad y un enorme socavón en la plaza Aurelio Hernández que obligó a desalojar un edificio. Muñoz cuenta que el Ayuntamiento declinó activarles, aunque hubo voluntarios que, vestidos de paisano, ayudaron a achicar agua en la plaza del Somorrostro «hasta las doce de la noche».
Entre las deficiencias que denuncian, más allá del «ninguneo» o la falta de medios, está el hecho de que la agrupación no esté dada de alta en el Registro de la Junta, por lo que en realidad «no está habilitada legalmente para realizar ningún servicio».Se trata de un trámite que «cuando se hace, se resuelve en pocos días», igual que la homologación del remolque,«pero todas las veces que pedimos que se diera de alta respondían que estaban con mucho trabajo». 
Tampoco han recibido la «formación inicial obligatoria de 60 horas», de ahí también en parte que relate como se estrenaron en la Carrera de Fin de Año «desubicados», sin saber qué hacer ni cómo, aunque Muñoz y algunos más sí tenían experiencia previa y son profesionales de distintas áreas relacionadas con la seguridad ciudadana.
Ahora han decidido crear su propia agrupación (Saemer PC). «En pocos días» la han dado de alta y ya están ‘reclutando’ voluntarios. «Un patrocinio» les aporta un 4x4, cuentan con obtener otros y también ayudas de la Junta. El Ayuntamiento, mientras, prevé convocar plazas a partir de la próxima semana, pero deberán pasar varios meses hasta reactivar la agrupación municipal.