scorecardresearch

La Coordinadora de Bomberos Profesionales critica a la Junta

Ical
-

El colectivo hace un llamamiento desde Segovia a profesionales de todo el país para ayudar a Castilla y León y, a través de su presidente, exige la dimisión del consejero de Medio Ambiente por "incapacidad"

La Coordinadora de Bomberos Profesionales critica a la Junta - Foto: Nacho Valverde

El presidente de la Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales, Miguel Sánchez, afirmó el martes que es "el momento de ayudar" e hizo un llamamiento a bomberos de todo el país para que soliciten a sus administraciones, porque no pueden hacerlo a título personal, que les permitan participar y ayudar a sus compañeros de Castilla y León, ante la oleada de incendios que asola la Comunidad. Asimismo, exigió al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, el cese inmediato del consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, porque, en su opinión, "ha demostrado ser un incompetente".

Miguel Sánchez compareció en rueda de prensa en la sede del PSOE de Segovia, junto con el portavoz de Medio Ambiente del Grupo Socialista en las Cortes Regionales, José Luis Vázquez, y dijo a Suárez-Quiñones que "no puede asumir la vida de ninguna persona" y su gestión ha sido "ineficaz e ineficiente". Además, denunció que, en Castilla y León "la descoordinación es inasumible" y Castilla y León "no puede basar su planteamiento en que 'no tengo recursos y la respuestas sea los recursos externos' porque no es de recibo".

Además, lamentó que Castilla y León sea "una anomalía" y "una de las grandes excepciones de nuestro país" porque no ha sabido rectificar y adaptar sus planes de emergencia, con un análisis a posteriori de lo está sucediendo verano tras verano con los incendios forestales. "Estoy aquí porque mis compañeros de Castilla y León me ha pedido que venga porque no pueden más", sostuvo.

La Coordinadora de Bomberos Profesionales critica a la JuntaLa Coordinadora de Bomberos Profesionales critica a la Junta - Foto: Nacho Valverde

Miguel Sánchez explicó que el objetivo de los bomberos profesionales es que los incendios nunca pasen de conatos, que es un fuego controlado. Si la reacción es "lenta, ineficaz e ineficiente un pequeño conato se convierte en un incendio" y las comunidades se ven en la obligación esperar a que lleguen bomberos de otras partes del país. Cuando las soluciones no son rápidas, acaban en "grandes incendios, en un incendio inasumible que se apagará cuando la naturaleza y los recursos que haya, quieran".

Formación, experiencia y autoridad. Sánchez hizo una defensa del trabajo de los bomberos que como profesionales tienen "la formación, la experiencia y la capacidad para solucionar un problema", para matizar que "un problema, en el momento que no tenemos los recursos para dar una solución a los vecinos estamos incurriendo en una negligencia legal y moral".

El presidente de la Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales remarcó que ellos tienen la autoridad para pedir a un vecino que no se meta en un incendio pero eso no lo hace un voluntario,  como pasó en Zamora. Los bomberos profesionales, defendió Sánchez, siempre darán la orden de volverse a cualquiera que tome la decisión de entrar a un incendio "por su afán voluntario de hacer un cortafuegos", aunque tienen claro que "les duele su tierra y su trabajo", porque lo está quemando en Castilla y León es "el futuro del desarrollo rural" de las provincias.

La Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales lamentó el fallecimiento del brigadista y el ganadero en el incendio de Losacio (Zamora), las perdidas de vidas humanas en "incendios lamentables que habíamos anticipado que se iban a producir y no se iban a poder resolver con eficacia y eficiencia".

Desde esta organización aseguraron que hay que ser "realistas" y reclamaron que a la mayor brevedad posible el Congreso de los Diputados apruebe para que se pueda poner en marcha la Ley de Bomberos, y así de pueda aportar "seguridad jurídica" a los profesionales que acuden a las emergencias. 

Miguel Sánchez también lamentó que los módulos que ya existen de FP de bomberos profesionales se estén desarrollando en el ámbito privado, no en el público, y que no exista una homogeneización en todo el territorio nacional como si existe en la Policía Nacional o la Guardia Civil, que son de seguridad. "Se tiene que estudiar 150 temarios diferentes, con 150 pruebas diferentes, callejeros diferentes", explicó.