scorecardresearch

La huelga de súper planea sobre siete tiendas de Segovia

D. A.
-

La movilización convocada por UGT y CCOO para los días 7, 23, 24, 30 y 31 de diciembre es regional y en la provincia afectaría a los supermercados de las cadenas Lupa, Froiz y Top Cash, que suman entre 160 y 170 trabajadores

El Lupa de Carrascalejo, en Palazuelos de Eresma, es uno de los que se vería afectado por la huelga. - Foto: Rosa Blanco

Siete supermercados de Segovia pertenecientes a las cadenas Lupa, Froiz y Top Cash (este último dirigido a mayoristas) están amenazados de huelga durante los días 7, 23, 24, 30 y 31 de diciembre; es decir, la jornada laborable entre festivos del puente de la Constitución y la Inmaculada y cuatro fechas absolutamente clave para las compras navideñas. La movilización convocada por UGT y CCOO, ratificada por los trabajadores en asamblea el pasado domingo, pero pendiente de una reunión la próxima semana en el Servicio de Relaciones Laborales, se debe al bloqueo de la negociación del convenio colectivo de la Mediana Distribución en Castilla y León, del cual también dependen las condiciones de los empleados de Gadis, Alimerka o La Plaza de Dia, aparte de los ya citados, si bien estas firmas no tienen tiendas en Segovia. 

Otras cadenas como Mercadona, Dia, Lidl o Aldi cuentan con una importante presencia en esta provincia, pero no se verán afectadas por disponer de convenio colectivo propio. La gallega Froiz, sin embargo, sí tiene una tienda en Cuéllar; la cántabra Lupa, cinco repartidas por La Lastrilla, Carrascalejo (Palazuelos de Eresma), El Espinar, Nava de la Asunción y Riaza; y Top Cash, que pertenece al mismo grupo que Lupa (Semark), se encuentra en el polígono de Hontoria. 

De esta forma, si bien en el conjunto de Castilla y León hay más de 2.000 empleados llamados a secundar la huelga, en Segovia la cifra se quedaría entre 160 y 170, según estimaciones sindicales. De hecho, esta provincia es la segunda que menos tiendas tiene de las cadenas afectadas; sólo por delante de las tres de Soria y nada que ver con las 87 de Valladolid, 64 de León, 30 de Salamanca, 30 de Burgos, 23 de Zamora... De ahí también que las asambleas del pasado fin de semana en la Comunidad congregaran en total a un millar de personas, según los convocantes, pero apenas una veintena en Segovia.

Los sindicatos, con el respaldo de los trabajadores, defienden «una subida acorde a los beneficios obtenidos por estas empresas durante la pandemia», dentro de un sector que ha abierto «hasta 24 tiendas en un año en Castilla y León». Toman como referencia lo que gana un dependiente especialista según convenio, 15 pagas de 1.037 euros brutos, para plantear una mejora salarial progresiva que les permita alcanzar los 1.200 en 2025. Repartida esa diferencia de 173 euros, serían unos 34 de mejora anual de aquí hasta entonces, contando con que la negociación de este convenio arrancó a principios de 2020 y que empezaría a aplicarse con carácter retroactivo desde 2021. Asimismo, para el resto de categorías demandan un incremento en similar proporción, en torno a un 2 o 3% anual.

Precisamente la semana pasada se firmaba en Valladolid un convenio provincial de hostelería con una subida salarial que permitirá alcanzar los 1.200 euros en ese sector para 2026. «Un sector especialmente castigado por la pandemia, mientras que al de las medianas superficies le ha pasado justo lo contrario», destaca el coordinador de la Federación de Servicios de CCOO Castilla y León en Segovia, Ángel Torrego, también trabajador de Lupa. «En los supermercados no sólo no se ha dejado de trabajar en todo este tiempo, sino que se ha exigido un sobreesfuerzo a las plantillas que es ahora cuando se debe ver reconocido, aunque la memoria en este país parece especialmente corta», añade.

«Queda pendiente la reunión en el Serla (solicitada por la patronal para apurar opciones de acuerdo antes de la huelga), así que vamos a ver qué pasa en los próximos días, pero los trabajadores han demostrado que están dispuestos a movilizarse para luchar por unos salarios que no serían para nada abultados, teniendo en cuenta además que hablamos de alcanzar el objetivo en 2025», concluye.