scorecardresearch

Dos 'primeras' y un problema de luces

Nacho Sáez
-

La iluminación del Estadio Municipal de La Albuera no reúne las condiciones para que se televisen los partidos de Copa del Rey de la Segoviana y del Unami contra el Mallorca y el Alavés y ambos clubes temen verse obligados a jugar en otra provincia.

Dos 'primeras' y un problema de luces

Un hito que se debería disfrutar como lo que es, histórico, amenaza con convertirse en un conflicto de notables repercusiones. Por primera vez en la historia dos clubes segovianos de fútbol se medirán a dos equipos de Primera División la misma semana. Pero no tienen campo donde hacerlo a día de hoy. La iluminación del Estadio Municipal de La Albuera no reúne las condiciones que exige la Real Federación Española de Fútbol para un partido de Copa del Rey con equipos de la máxima categoría implicados, y quedan menos de dos semanas para buscar una solución con el objetivo de que la Segoviana pueda recibir al Mallorca y el Unami al Alavés en La Albuera y no en un estadio de otra provincia.

Se avecina una partida de ajedrez. Los dos clubes ya han trasladado la presión al Ayuntamiento. «Me parecería muy triste que fuéramos el primer equipo en España que tuviera que jugar la Copa del Rey fuera del límite de su provincia cuando le ha tocado en casa», señala el presidente gimnástico, Agustín Cuenca. «Agradecemos y entendemos el esfuerzo que tiene que hacer el Ayuntamiento, que no lo tenía en sus presupuestos, pero a la ciudad la dejaría con el culo al aire», abunda su homólogo del Unami, Francisco Andray.

El equipo de Gobierno de Clara Luquero se enfrenta a un nuevo factor de desgaste político, pero la solución no parece cercana. Según reconoció en la mañana de este jueves la concejala de Deportes, Marian Rueda, el Ayuntamiento no tenía al cierre de esta edición siquiera un presupuesto más o menos exacto de lo que costaría alquilar los grupos electrógenos necesarios para cumplir la exigencia federativa con una solución de emergencia. «Las empresas con las que ya hemos hablado nos han dicho desde 2.500 euros hasta 60.000». La edil de Deportes tampoco está convencida de que la ciudad tenga que asumir el desembolso. «Estamos a final de año y las posibilidades presupuestarias son las que son. A ver qué dice también la Federación porque si monta competiciones de este calibre a lo mejor tiene que aportar algo», subraya.

Dos 'primeras' y un problema de lucesDos 'primeras' y un problema de lucesEl Ayuntamiento se ha chocado de frente con un problema que le estaba esperando a la vuelta de la esquina. En 2019 y el año pasado la Segoviana tuvo opciones de quedar emparejado con un equipo de Primera División, pero finalmente se enfrentó al Elche y al Girona, que entonces militaban en Segunda División. No había obligación de televisar esos partidos, al contrario de lo que ocurre con los equipos de la máxima categoría, pero el Ejecutivo de Luquero ya tuvo conocimiento del potencial conflicto. Los dos años transcurridos no han servido para que se habiliten las mejoras necesarias. En una entrevista concedida a El Día de Segovia el pasado 18 de septiembre, la concejala de Deportes expresó su confianza en que los presupuestos municipales para 2022 incorporaran una partida para mejorar la iluminación de La Albuera, pero esa apuesta va a llegar tarde.

La propia Rueda se defiende con las actuaciones en materia deportiva ejecutadas a lo largo de este mandato, que incluyen la sustitución del césped de artificial del campo José Antonio Minguela, la mejora de la accesibilidad del Perico o la creación de la Casa del Deporte, entre otras. «Y diariamente invertimos muchísimo dinero en el mantenimiento del Estadio de La Albuera. Aun así vamos a intentar que estos partidos de Copa se jueguen aquí», remarca la concejala de Deportes, que tiene previsto reunirse con los responsables de la Segoviana y del Unami para buscar su implicación.

Ambos clubes se desmarcan y aseguran no tener recursos para financiar esta actuación de emergencia. El presidente gimnástico recuerda incluso que esta misma temporada han aportado un videomarcador al estadio tras una inversión de 20.000 euros. No obstante, los dos reciben subvenciones anuales del Ayuntamiento y obtendrán ingresos extra por su participación en la Copa, aunque este último apartado aún no se atreven a concretar a cuánto ascenderá. En el curso 2018/2019, en el que cayó eliminada ante el Elche, la Segoviana ganó algo más de 30.000 euros entre el premio que la Federación daba a los equipos que llegaban hasta la primera eliminatoria de la Copa del Rey (unos 23.000) y la taquilla (7.000 aproximadamente).

En cualquier caso no es la primera vez en la historia de la Copa del Rey que surge este inconveniente. En el curso 2018/2019 el Becerril, equipo de Regional del municipio palentino de Becerril de Campos, se tuvo que trasladar junto a sus aficionados a Palencia capital para jugar su eliminatoria también de Copa contra la Real Sociedad. Pocas semanas después Unionistas de Salamanca se vio en la tesitura de gastar alrededor de 70.000 euros para poder medirse en esa competición al Real Madrid en su estadio habitual.

un sueño. El desenlace en el caso de Segovia se conocerá en las próximas horas o días, pero de momento ha dejado en un segundo plano lo deportivo. El Unami ha alcanzado el mayor éxito deportivo de su historia al clasificarse para la Copa del Rey tras derrotar este pasado miércoles al conjunto riojano del Aldeano (1-3). «Al final un sorteo de estos estás acostumbrado a verlo desde casa y en ningún momento te esperas tú, jugando en Preferente, acabar ahí. Es un orgullo muy grande porque al final es dar visibilidad al fútbol de barro, al fútbol de abajo, de gente que no gana un duro con esto y que tiene un gran trabajo detrás. Es muy bonito ver a un equipo de esta categoría codearse con los 'top' del fútbol español», destaca el capitán del equipo azulón, Sergio Prieto. «Detrás de todo está la familia, los amigos...», añadía Koby, que dio el pase del segundo gol y marcó el tercero en la victoria en Aldeanueva del Ebro y se tuvo que despertar a las siete y media de la mañana para ir a trabajar después de haberse metido en la cama a las cuatro y medio.

El sorteo que les emparejó con el Alavés lo siguieron ellos y sus compañeros en el bar La Bien Tirada, donde la euforia por el éxito de la víspera se vio rebajada al no caerles ninguno de los 'gordos', entre los que ya previamente sabían que no estaban el Atlético, Barcelona, Real Madrid y Athletic de Bilbao por estar exentos de esta eliminatoria. «Nos esperábamos algo más interesante como un Betis, un Sevilla o un Villarreal pero es un Primera  y nos podemos dar con un canto en los dientes.  Esto no creo que se vuelva a repetir así que vamos a intentar aprovecharlo», decía Koby. En la Segoviana, en cambio, la alegría era total. Solo tenían un seis por ciento de posibilidades de que les tocara un Primera. Y se verán las caras con el Mallorca.