Les piden nueve meses de cárcel por tener sexo al volante

Nacho Sáez
-
Les piden nueve meses de cárcel por tener sexo al volante

La Fiscalía acusa a una pareja de conducción temeraria tras ser grabados mientras circulaban por la AP-6, en Villacastín.

«Su conducción era zigzagueante. El vehículo se movía de un lado a otro de su carril con riesgo para ellos mismos y para los demás usuarios de la vía». La fiscal Elena Martín Mayo describe de esta manera el peligro para el tráfico que generaron el hombre y la mujer que fueron grabados en vídeo por otro conductor, el pasado 15 de septiembre, cuando practicaban sexo al volante en plena ruta por la autopista AP-6, a la altura del término municipal de Villacastín. Unas imágenes que pronto se convirtieron en virales y que dieron origen a una investigación que concluyó con la identificación de las dos personas y el traslado del caso al Juzgado de Santa María la Real de Nieva.

La Fiscalía solicita ahora nueve meses de cárcel y prohibir conducir vehículos a motor y ciclomotores durante tres años a cada uno de los acusados, que se sentarán en el banquillo del Juzgado de lo Penal –en fecha aún por determinar– por la presunta comisión de un delito de conducción temeraria. Está previsto que declaren los acusados y también que se practiquen pruebas testificales y documentales para aclarar lo ocurrido ese 15 de septiembre en la carretera.
Según resume el Ministerio Público en su escrito de conclusiones provisionales, en torno a las 17:30 horas del citado día, uno de los acusados conducía un Dacia Sandero propiedad de su padre, a la altura del kilómetro 81 de la AP-6, cuando su pareja «se sentó encima, abrazándole, con las piernas abiertas, colocándose ambos sobre el asiento del conductor, al tiempo que ella realizaba movimientos sexuales». Los hechos fueron grabados por otro conductor, que publicó las imágenes en las redes sociales y que originó la apertura de unas pesquisas por parte del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Segovia.
Después de visualizar las cámaras de control de la circulación, los agentes pudieron localizar el turismo y confirmar la identidad del conductor, un vecino de Madrid al que se le notificó la investigación en curso. Este reconoció los hechos e identificó a su acompañante, que también está acusada de un posible delito de conducción temeraria en concepto de inductora. 
«Circulaban por el carril izquierdo de la autopista, adelantando a varios vehículos pese a que el acusado y conductor no prestaba atención alguna a la conducción al estar realizando actividades con su pareja incompatibles con aquélla», relata la fiscal Elena Martín Mayo, que remarca que las actitudes descritas hacían que «su conducción fuera zigzagueante». «El vehículo se movía de un lado a otro de su carril con riesgo para ellos mismos y los demás usuarios de la vía».
Uno de los testigos que comparecerá en el juicio ha declarado, durante la fase de instrucción, que circulaba por la misma carretera con un vehículo Skoda y que intentó adelantar al turismo de los acusados. Sin embargo, tal y como figura en las conclusiones provisionales de la Fiscalía, tuvo que desistir «bruscamente» de realizar esa maniobra para evitar ser arrollado, debido a que el Dacia Sandero de la pareja invadió su carril.
Los hechos fueron dados a conocer a la opinión pública por la propia Guardia Civil a través de su perfil de Twitter, en el que agradeció la colaboración ciudadana para esclarecer el delito y también se permitió bromear: «Gracias a vuestra ayuda Guardia Civil #Tráfico #Segovia investiga a dos personas por un presunto delito delito contra la seguridad vial tras recibir un vídeo que circulaba por RRSS #CONSEJO... para conducir con seguridad hay que estar ‘muy frío’». Todos los medios de comunicación nacionales se hicieron eco de la noticia y el vídeo superó las 75.000 visualizaciones sólo en el perfil de Twitter de la Guardia Civil. 
El artículo 380 del Código Penal recoge que «el que condujere un vehículo a motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir por tiempo superior a uno y hasta seis años».
VÍDEOS VIRALES. El de esta pareja practicando sexo al volante no ha sido el único vídeo viral grabado en Segovia por delitos contra la seguridad vial que ha dado origen a investigaciones judiciales en los últimos años. En 2015, otro mostraba a un Ford Focus en el Polígono Industrial de Hontoria trasladando una furgoneta sobre su techo sin ninguna medida de seguridad. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Segovia abrió diligencias por este caso, pero decidió decretar su archivo un año después al no conseguir identificar a la persona que ejecutó dicha acción. Según fuentes judiciales, al tratarse de un posible delito penal, en concreto de uno contra la seguridad del tráfico, no era posible formular una acusación contra la empresa a la que se identificó como propietaria de los dos vehículos con los que se estaba cometiendo la infracción.
El procedimiento iniciado en su día por la Policía Local se paralizó al activarse la vía penal pero al archivarse debería haberse reanudado para derivar en la preceptiva multa para el responsable. «Pero si no lo tenemos identificado ni hay un testigo, no sé si podremos seguir», admitía la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero.
Mientras, el pasado mes de agosto, los ocupantes de un vehículo grabaron, a la entrada de Torrecaballeros el choque frontal entre otros dos, que ocasionó la muerte de una mujer de 90 años. La Subdelegación del Gobierno de Segovia confirmó que la principal hipótesis que barajaba la Guardia Civil era que el conductor del vehículo que invadió el carril contrario hubiera sufrido un problema de salud en ese momento. El vídeo, grabado desde el turismo que iba detrás al detectar maniobras extrañas, circuló rápidamente por Internet y la redes sociales.