scorecardresearch

Clara Martín: "Me gustaría reformar la plaza Oriental"

Juanjo Fernández
-

Con el aplomo que ya da el bastón de mando, Clara Martín desgrana sus planes para lo que resta de mandato en una entrevista conjunta para La 8 y El Día de Segovia en un plató excepcional: junto al Acueducto que tanto ha marcado a la nueva

Clara Martín: "Me gustaría reformar la plaza Oriental" - Foto: Rosa Blanco

Clara Martín, alcaldesa de Segovia. ¿Se ha hecho ya a que ese cargo acompañe a su nombre? ¿Se le hace raro?

No voy a engañar, pues sí. Todavía es un nombramiento que no tengo muy interiorizado.

¿Soñó algún día con ostentar esa responsabilidad?

Pues no. La vida te va poniendo retos y dando oportunidades y te van surgiendo a lo largo de la vida distintos escenarios y éste era uno de esos que no prevés.

En tres años ha pasado de trabajar como arqueóloga a presentarse como independiente en la lista de Clara Luquero, para ser concejal de Urbanismo y Patrimonio Histórico, afiliarse al PSOE hace apenas un año, y ahora alcaldesa. Tiene dos niñas pequeñas, de 10 y 6 años. ¿Cómo les ha explicado este proceso y que su madre es la que tiene el bastón de mando en Segovia?

Clara Martín: Clara Martín: "Me gustaría reformar la plaza Oriental" - Foto: Rosa BlancoNuestra familia es muy particular y creo que son muy conscientes de que trabajamos por conseguir cosas buenas para Segovia. Cuando trabajaba como arqueóloga ellas estaban acostumbradas a verme fuera de casa mucho tiempo, a andar por toda la provincia de un pueblo a otro, de hablar con una administración y con otra, entonces para ellas no ha sido extraño. Fue más extraño cuando les dije que iba a trabajar en el Ayuntamiento, yo creo que todavía no eran muy conscientes de lo que suponía eso. Pero ellas lo han vivido con mucha naturalidad, están muy emocionadas por la situación y ahora saben que tengo una responsabilidad que si antes ya me hacía estar poco tiempo en casa, ahora todavía menos. Aunque aún hay rutinas que intento seguir manteniendo con ellas.

¿A qué hora se ha levantado hoy y a qué hora se durmió anoche? ¿Más, parecido o menos que antes?

Todos los días madrugo mucho, mi despertador suena a las seis en punto de la mañana. Me gusta trabajar a primera hora del día. Y ahora igual que antes. Me gustan las rutinas de horarios constantes, he aprendido que es muy importante sobre todo con las niñas.

Enhorabuena a esa nueva alcaldesa, le gritan justo ahora ahí. ¿Se acostumbra a esos afectos?

Pues emociona, la verdad es que es la parte más amable de este trabajo.

En su discurso de toma de posesión citó al filósofo grecorromano Plutarco y a la también filósofa María Zambrano. ¿Van por ahí sus lecturas habituales? ¿Tiene tiempo ahora?

Me gusta mucho la historia por mi formación, y la novela histórica. Y me gusta la filosofía porque entiendo que al final deriva todo de la ética y la moral, que es muy importante en la vida actual, son valores que hay que preservar como principios básicos.

Estamos haciendo esta entrevista junto al Acueducto, en la plaza de Dia Sanz. Su antecesora Clara Luquero siempre decía que el Azoguejo es como el salón de casa de Segovia, donde se hace la vida y donde se recibe a los invitados, y como tal hay que cuidarlo. ¿Qué supone para Clara Martín el Acueducto ?

Ha marcado mi vida, mis intereses profesionales. Precisamente, ahora pasaba por ahí mi compañera de clase... Recuerdo cuando bajábamos juntas desde el Postigo todas las mañanas durante muchos años para ir al Mariano Quintanilla, subiendo por estas mismas escaleras. Entonces, estas piedras realmente marcaron mis intereses sobre el patrimonio histórico y la arqueología clásica. Ha sido el detonante de mi formación profesional.

Ya que estamos en este lugar, dos asuntos: primero, los vándalos siguen subiéndose al Acueducto y apenas se ponen sanciones. En lo que va de año se han puesto seis multas por subirse a estos arcos, aunque es cierto que en las últimas semanas casi todas. ¿Funcionan las cámaras de vigilancia? ¿Para cuándo la nueva normativa de protección para endurecer esas multas?  

Bueno, las multas han aumentado. Empezamos primero colocando las cámaras, que se ven desde el centro de control de la Policía y desde allí se avisa a las patrullas que pueden estar más cerca. Es verdad que en ese tránsito entre el aviso y la llegada de la Policía pasa un tiempo y no siempre se pilla in fraganti al infractor. Con una imagen de una cámara, si no tienes identificada a la persona, no se puede sancionar. Estamos trabajando con la modificación de la ordenanza de convivencia ciudadana para poder sancionar esos comportamientos incívicos. Hay que recordar que el Acueducto ya tiene la protección a nivel patrimonial más alta que puede tener cualquier monumento. En la propia Constitución hay tipificados delitos penales contra los daños al patrimonio histórico. De mano de las sanciones y de la concienciación hay que seguir trabajando para que se entienda por qué esos comportamientos dañan el monumento.

Volvamos a su currículum. Se licenció en la SEK en Historia del Arte y cuenta con el Graduado Superior en Ciencias del Patrimonio Cultural. ¿Qué la llevó de la historia del arte a la arqueología?

Estudié con una beca por las notas académicas y eso me permitió quedarme aquí en la SEK. Dentro de la Universidad tenían el proyecto Cauca, la excavación de la villa de las pizarras en Coca, y desde el primer verano ya estuve participando en ese yacimiento. Posteriormente, participé en otras excavaciones en la provincia y en provincias colindantes, con lo cual desde el primer día ya me fui a por mis piedras.

Corríjame si me equivoco. También participó en las excavaciones de Tiermes en Soria, cerca de Ayllón. Allí conoció a su marido, también arqueólogo, con el que trabajaba hasta que dio el salto a la política...

Así es.

¿Lo echa de menos? A ambas cosas me refiero, ese trabajo y el contacto laboral estrecho con su pareja.

Echo de menos mucho el trabajo en el campo. Al final, la arqueología es una pasión muy dura, es un trabajo muy sacrificado y si lo hacemos es por una vocación muy clara. Es un trabajo en el que tienes que ser muy constante, hacer muchos sacrificios, pasar muchas horas de frío, calor, lluvia, hielo y nieve, hacerte muchos kilómetros interminables… Es duro, pero al final lo echo de menos sobre todo por lo que supone de investigación de nuestro pasado. En lo personal, pues también lo echo de menos, pero la relación con mi marido sigue siendo muy estrecha. Y el trabajo en pareja tampoco es siempre fácil (risas).

Decía antes que su familia es muy particular. Su madre también es licenciada en Historia del Arte y diplomada en Enfermería, ejerció como enfermera y jefa de enfermeras durante muchos años en el Hospital General. Su padre es un querido compañero nuestro, Aurelio Martín, en La 8 Segovia y en el periódico El Día de Segovia, con una dilatada trayectoria periodística en El Adelantado, corresponsal de EFE y El País en Segovia. ¿Cómo influyó ese contexto familiar en la joven Clara Martín? Ya ha contado alguna vez que a la hora de la comida se veían y comentaban las noticias.

Pues es fundamental. Al final unos padres son las personas que tenemos de referencia en el día a día. Por un lado, el interés por la vida política a raíz del contacto con el periodismo por parte de mi padre fue mi día a día a la hora de las comidas, sobre todo, tanto sobre la situación nacional como a nivel local . Y luego la parte más vinculada a lo que es mi vocación profesional viene de la mano de mi madre. Ambos lo recordarán y lo tendrán grabado a fuego que siempre les decía que me llevaban a ver piedras a las cuatro de la tarde todos los veranos, cuando más calor hacía… El contexto familiar, indudablemente, te influye para todo.

Nos cuenta su padre, con mucho cariño, que usted siempre ha tenido una vida muy tranquila y ordenada. Que conserva el mismo grupo de amistades de la infancia, alguna también relacionada con la política, que siempre obtuvo notas muy buenas, aunque tras el examen siempre creía que lo había hecho regular… ¿En la Alcaldía veremos a esa Clara tranquila y ordenada o también tiene su genio, su carácter, que aún no hemos visto?

Creo que soy una persona ordenada. A la hora de trabajar tengo muy claro cuáles son los objetivos que tengo que conseguir. Soy aparentemente tranquila, pero también creo que tengo bastante carácter y cuando no me salen las cosas como me gustan, pues sí, me enfado como todo el mundo. También creo que soy una persona dialogante y que luego en seguida se me pasa el enfado y no soy nada rencorosa. Me gusta entender por qué han pasado esas cosas que no tenía yo previstas y ver qué posibilidades hay de que eso no se vuelva a repetir.

¿Es introvertida? Y lo digo porque da esa sensación y por anécdotas como la del otro día durante la foto oficial en la sala Blanca del Ayuntamiento junto a la ministra de Justicia, Pilar Llop, y el resto de autoridades. Sorprendió que usted mantuviese un segundísimo plano, incluso casi no saliendo en la foto al ser tapada por otros concejales.

Sí, no soy una persona que se caracterice por querer llamar la atención. Yo creo que las personas tenemos que ser merecedoras de un reconocimiento si hay realmente hechos que prueben que te mereces ese reconocimiento. No me gusta llamar la atención, soy reservada en mi ámbito más personal. Como bien decías, mantengo las amistades de toda la vida, algunas desde los 4 años, y eso me blinda ese aspecto personal que para mí es muy importante.

Una arqueóloga para conservar la Alcaldía, tituló este pasado fin de semana en este periódico un perfil sobre usted nuestro compañero David Aso. Es consciente de las dificultades que tendrá dentro de un año para poner en práctica sus buenas dotes como conservadora del patrimonio. Ya en las elecciones de 2019 la candidatura del PSOE, en la que usted estaba como número 7, se conservó solo por un puñado de votos. Y ahora las encuestas dan a PP, con nuevo líder, y a Vox un aumento considerable de sus expectativas en las urnas. Si extrapolamos los resultados de las autonómicas en Segovia de este mismo febrero, usted dentro de un año será la próxima jefa de la oposición.

Es verdad que la situación política en todos los ámbitos, nacional, autonómico y local está en una situación cambiante. Si echamos la vista atrás a lo largo de la historia, cada vez que ha habido un proceso de crisis vinculado a una crisis sanitaria o económica ha habido unas repercusiones políticas muy convulsas y muy interesantes. Hemos salido ahora de una situación derivada de la pandemia muy complicada. Es verdad que a nivel nacional y autonómica yo entiendo la política de una manera distinta que a nivel local. En este caso, el ciudadano al tener un contacto mucho más estrecho y directo con aquella persona que va a ser su representante, muchas veces dejan de lado los colores políticos y se centran más en las personas y en los proyectos que van vinculados a esas personas. Sé que tengo por delante un reto, sobre todo estos doce meses. Cuando llegue el momento de elaborar la candidatura del 2023 yo mostraré mi interés al partido y tendremos que elaborar un proyecto, si ellos consideran que soy la persona más adecuada para encabezarlo. Y luego las urnas y los ciudadanos decidirán, evidentemente. Eso es incuestionable.

A nuestra compañera de la tele Natalia Fernández, en la entrevista posterior al pleno del sábado de su toma de posesión, sí le adelantó que quiere ser la candidata socialista en las próximas elecciones municipales de mayo de 2023. ¿Lo de las primarias en el PSOE ya no se estila?

Según los estatutos del partido si hay una persona que ostenta el cargo puede plantearse poder continuar en ese cargo sin tener que acudir a unas primarias. Está en nuestro reglamento interno y así se podría hacer. Con lo cual yo se lo plantearé al partido y no lo haría si pensara que no tengo ese respaldo de mis compañeros.

Clara Luquero ha hecho con usted lo que Pedro Arahuetes hizo con ella: una designación a dedo cuando faltaba poco para acabar el mandato, para darse a conocer, para foguearse… ¿Entiende esas críticas?

No creo que haya sido una elección a dedo, ni mucho menos. Ha habido mucho diálogo con todos los compañeros, tanto en el equipo de Gobierno como dentro de los órganos de gobierno del Partido Socialista a nivel local y provincial. Se ha visto qué posibilidades había, qué persona podía encabezar este último año de Alcaldía y se ha visto mi perfil como el más idóneo, pero no he sido la única que ha estado en ese proceso. Y ha habido mucho diálogo y debate a nivel interno para poder hacer esa designación. No ha sido una elección personal de la alcaldesa, ni mucho menos.

Y dentro de un año, ¿tendrá manos libres para hacer su lista? ¿Ha pedido algo al partido o el partido a usted?

Le he pedido al partido confianza. Confianza en el proyecto en el que llevamos trabajando tres años y en el que nos queda uno para rematar y, por otro lado, ellos me han pedido dedicación al trabajo que me viene ahora por delante. Llevamos tiempo trabajando juntos en los órganos del partido y en ese sentido no habrá ninguna sorpresa ni por su parte ni por la mía. Ya nos conocemos bastante bien.

Luquero se ha deshecho en elogios estos días hacia su sucesora y ha contado cómo y cuándo pensó en usted. En 2016 cuando daba una ponencia sobre el Acueducto, precisamente. Insiste en que «es listísima, está muy preparada y va a ser mucho mejor alcaldesa que ella». ¿También lo cree?

Yo soy muy humilde, no puedo entrar a valorarme a mí misma porque creo que eso no procede. Lo que sé es que me estoy dedicando en cuerpo y alma como estos tres años de atrás. Hay mucho trabajo por hacer y, desde luego, por esfuerzo, trabajo y ganas de sacar adelante todas aquellas cuestiones en las que estamos trabajando no va a ser. Mi dedicación es exclusiva 100% en ese sentido y los ciudadanos decidirán dentro de un año si ha sido correcta o no.

Usted también ha sido siempre agradecida con Luquero, un tercio de su discurso se lo dedicó a ella. Cuando su antecesora llegó al Ayuntamiento hace 19 años, Clara Martín aún andaba en la Universidad. Usted nació después del intento de golpe de Estado de Tejero, el año que empezó a gobernar Felipe González. De Clara a Clara ha habido un cambio de generación. ¿También de estilos?

Las personas a la hora de trabajar marcamos nuestros propios estilos. Cada uno tenemos una identidad personal que nos acompaña toda la vida, pero tanto en la política como en cualquier otra faceta de nuestras vidas. Cada una tenemos nuestro estilo. Yo a Clara la considero un referente tanto en la política local y yo diría en la autonómica y nacional. Porque ha sido una persona que desde su calidad humana ha hecho posible proyectos, sobre todo en materia de cultura y turismo, que han transformado Segovia. Y ese reconocimiento es justo y necesario. Es una persona que ha dejado huella, no solo en mí, en todos los compañeros. Y creo que en todos los segovianos y segovianas.

Cuando Arahuetes se apartó de la Alcaldía, Clara Luquero también le elogiaba. Pero después acabó testando que no estaba dispuesta «a que nadie heredase lo que ella heredó». Defina el legado de Luquero. ¿Teme descubrir algún día que es una herencia envenenada?

Yo, mira, esas cuestiones ahora mismo… No sé lo que va a pasar mañana, no me puedo poner en lo que puede pasar dentro de un mes o dentro de un año. Pero sí que sé que el trabajo que ha hecho Clara Luquero estos años, con corazón y  esfuerzo, por mejorar Segovia ha sido incuestionable. Y dudo mucho que pueda haber unas situaciones de las cuales a futuro nos podamos arrepentir.

¿Qué porcentaje del programa electoral cree que se ha cumplido estos tres años y cuánto cree que falta por cumplir en el año que resta?

También lo dije en el discurso del sábado, en el 2019 empezamos un mandato con un programa electoral muy claro y las ideas muy claras y a los pocos meses nos vimos encerrados todos en casa con unas consecuencias que no teníamos ninguno en mente que podríamos sufrir durante estos años de pandemia. Teníamos un programa electoral que sigue siendo nuestro eje de ruta, pero no hemos podido ejecutarlo todo con la rapidez que nos hubiese gustado por la pandemia. Pero también hemos tenido que hacer cambios y adaptaciones, y se nos han presentado oportunidades que tampoco teníamos previstas en el programa electoral y que ahora mismo estamos desarrollando. Por tanto, no procede hablar de porcentajes de cómo estaba el programa electoral y cómo está ahora con todo lo que hemos sufrido estos años de cambios que no son para nada insustanciales.

No se moja en porcentajes, voy a intentar que lo haga en poner fechas de conclusión de algunos de los proyectos de aquel programa electoral. Por ejemplo, ¿puede fijar una para el edificio CIDE (Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial)?

No, no puedo poner una fecha porque tampoco quiero engañar al ciudadano y decir que el 15 de julio está abierto.  

Aproximadamente…

No puedo poner fechas. Ahora estamos en un proceso de conclusión de las obras por todas las vicisitudes que hemos pasado y nuestra idea es terminar el año con el edificio en funcionamiento, pero fecha exacta no puedo comprometerla porque no procede.

¿Y el centro de formación de FP prometido por el presidente del Gobierno?

Eso no depende del Ayuntamiento, depende del Ministerio, pero evidentemente esa es la idea, que empiece ese curso con esa instalación en el centro.

¿Pone fecha al proyecto industrial en Prado del Hoyo?

Voy a explicarlo bien para que se entienda cómo son estos procesos y cómo han evolucionado. Hace un año teníamos un sector de suelo industrial absolutamente bloqueado,  porque había un desentendimiento  de las partes privadas y no éramos capaces de llegar a un acuerdo entre ellos. Aunque el Ayuntamiento hizo distintas iniciativas para desbloquearlo fue imposible. En un año hemos conseguido enterrar las hachas de guerra entre las dos partes privadas firmando los convenios urbanísticos, y el último se aprobó en enero de 2022 y en febrero ha sido la aprobación inicial del plan parcial. Las tramitaciones urbanísticas son muy complejas porque son muy garantistas, todos sabemos que en otros ayuntamientos y en otras ciudades de España ha habido pelotazos urbanísticos, como se dice coloquialmente, precisamente porque no se ha hecho con todas las garantías marcadas por la normativa. Nosotros, con todas esas garantías, en un año hemos sido capaces de firmar dos convenios urbanísticos que han desbloqueado el sector y estamos a la espera de poder tramitar la aprobación definitiva con todos los informes que dependen de otras administraciones. Sobre los plazos… Tenemos claro que nos gustaría ir lo más rápido posible pero aquí hay otros agentes que no dependen exclusivamente del Ayuntamiento como son otras administraciones y los propietarios del suelo. La mayor parte de ese millón de metros cuadrados es de una propiedad privada, y si ellos no quieren ir rápido nosotros no podemos forzar a ir más rápido.

 

Lo que pasa es que hay empresas que sí quieren ir más rápido y están buscando sitio en localidades cercanas como Bernuy de Porreros.

No, no, no mezclemos proyectos que son totalmente distintos. Termino la explicación. Estamos en comunicación todos los agentes que estamos participando, las administraciones públicas, los propietarios privados y las iniciativas empresariales. Por un lado, un grupo una agrupación de empresas para un proyecto concreto que se presentó en abril de 2021 y, por otro lado, la Federación Empresarial Segoviana (FES), que también tiene puesta las miras en Prado del Hoyo. Y todos estamos remando en la misma dirección, todos tenemos muy claro que ese desarrollo de suelo industrial tiene que salir adelante. Lo que no podemos permitir es que personas y grupos políticos que no conocen en profundidad ese desarrollo y todos los pasos que se están dando vengan a sembrar dudas sobre un proyecto que sigue totalmente en marcha, como llevamos diciendo desde hace un año. Los pasos son largos, complejos, se están dando con una agilidad que en otros sitios no se han visto y los estamos dando con todas las garantías de la ley.

Sigo citando proyectos pendientes y le pido concisión: más restricciones al tráfico en el casco histórico.

Yo no lo abordaría como restricciones al tráfico. Creo que todas las ciudades de España están adaptando su movilidad, no es restringir, es adaptar la movilidad a las necesidades que tenemos ahora en las ciudades y los cambios que tenemos que adaptar todos como consecuencia del incremento de las emisiones de C02 que propician el cambio climático. Y todos tenemos marcada una fecha en el calendario que es el 31 de diciembre de 2023, cuando por ley tenemos que tener implantada por ley una zona de bajas emisiones y en esa línea estamos trabajando.

Reurbanizaciones de calles importantes como Padre Claret y Daoiz.

En el eje Catedral-Alcázar tienen que estar iniciadas las obras este año, tiene un plazo de ejecución de 15 meses. Precisamente, viene derivada de las subvenciones de fondos europeos para la mejora de la movilidad en Segovia. Y sobre la avenida de Padre Claret, este año también estarán iniciadas las obras y esperemos que concluidas.

¿Soluciones al atasco burocrático y normativo del Ayuntamiento?

Bueno, eso es un mal endémico en todas las administraciones públicas.

 

Y también una queja muy recurrente de arquitectos y constructores a la Concejalía que aún usted tiene delegada. Critican que los retrasos en la concesión de licencias ahuyentan las inversiones en Segovia.

Las concejalías de Urbanismo son complicadas porque los intereses económicos que van vinculados a esas actuaciones son importantes. Entonces, no es una cuestión solo propia de Segovia. Se lo recordaba al PP en uno de los últimos plenos, que analicen la situación en el Ayuntamiento de Salamanca o Palencia, por ejemplo, donde la situación es prácticamente la misma que en Segovia. Lo que hay que hacer es cumplir la ley, tenemos una normativa vinculada al urbanismo y al patrimonio cultural que hay que cumplir, y eso provoca que no todo el mundo esté conforme con el cumplimiento de la normativa y por eso muchas veces hay tiranteces en la aprobación de proyectos. Pero es que a esa situación, desafortunadamente, se nos ha añadido este año la marcha de técnicos a otras administraciones públicas y los procesos de selección de personal también han de ser muy garantistas. Ahora ya tenemos cubiertas las plazas, tenemos hecha la reorganización conforme a lo que se nos recomendaba en la auditoría que se realizó al servicio de urbanismo y estamos trabajando ya al 80-90% de plazas, queda alguna por cubrir de personal administrativo. Urbanismo es ya de por sí un servicio complejo pero añadido a esa falta de personal que hemos tenido se ha incrementado.

¿Mantendrá esas atribuciones en Urbanismo y Patrimonio? Ya ha dicho que prepara un cambio en el equipo de Gobierno que dará a conocer antes de tres semanas, ¿será drástico? ¿Bailarán muchas concejalías de titular? ¿Habrá socialistas que se queden sin cartera?

Estamos ahora mismo en un proceso en el que aún tiene que incorporarse una nueva compañera como consecuencia de la vacante que ha dejado Clara Luquero, y en ese momento en el que se incorpore esa compañera se harán los cambios que proceda. Ahora somos un concejal menos y hacer una reorganización ahora no es el momento. Sobre qué pasará dentro de un mes, pues ya lo veremos. Porque hay que hablar dentro del equipo de Gobierno largo y tendido y no va a ser una decisión que sea única y exclusivamente mía. Quiero llegar a acuerdos con los compañeros.

Veo que no me lo va a contar. Al menos dígame si lo tiene decidido ya.

No, no, no lo tengo decidido.

Desde el sábado dirige un equipo de gobierno en minoría ante una oposición que como ya se ha visto no le piensa dar tregua. Ni en teoría su socio programático: Podemos. ¿Prevé en breve intentar una aproximación con Guillermo San Juan, portavoz de la formación morada?

Con Guillermo San Juan hemos estado dialogando casi todas las semanas sobre un tema u otro y hemos llegado a muchísimos acuerdos. De hecho, los acuerdos de la toma de posesión de Clara Luquero o los acuerdos para las aprobaciones de presupuestos han sido consecuencia de ese diálogo. Por lo tanto, con Guillermo San Juan creo hay una relación magnífica, cada uno con unos marcos programáticos claros, donde hay puntos de acuerdo pero también de desacuerdo, y eso es totalmente sano en una democracia. Con Guillermo hablaré, pero también quiero hablar con el resto de portavoces porque creo que ese diálogo es importante, quiero escuchar al resto de compañeros y saber si quieren acuerdos o tienen algún proyecto sobre el que quieran tener información antes de hacer críticas fundamentadas en escuchas que no se sabe bien de dónde vienen.

Usted ha sido taxativa con el papel de la oposición desde el primer día. Les pidió el otro día que aparcasen «la sobreactuación, el insulto y el ruido con el único fin de confundir a la ciudadanía». ¿La regañina iba dirigida a alguien en particular?

Va dirigido fundamentalmente a aquellos que entienden la política en esos hechos. La semana pasada antes de la toma de posesión el portavoz del PP se expuso con el proyecto de Prado del Hoyo y tuvimos que salir tanto los empresarios como el Ayuntamiento defendiendo la gestión en ese proyecto en el que todos tenemos que ir de la mano. Él decía que blanco y en botella leche pero ha metido la pata. Este mismo martes la FES insistía en que el proyecto sigue en marcha y que ese tipo de críticas no caben en una ciudad en la que todos tenemos que tener muy claro que con los proyectos tan fundamentales para el futuro tenemos que ir de la mano. Y ese ruido basado simplemente en intentar enturbiar mi figura justo antes de la toma de posesión… Creo que se le vio mucho el plumero, como se dice coloquialmente.

Opina de usted Pablo Pérez, portavoz del PP, del que está hablando ahora: «Es la continuación de un proyecto fallido y agotado aferrado al pasado y que no dará solución a los problemas de la ciudad». Y dice Noemí Otero, de Ciudadanos: «Clara Martín es un parche. No parece que haya buenos augurios, máxime con el reflejo de la concejalía de urbanismo».

Todavía estoy esperando sus propuestas de ciudad. Ninguno nos ha traído una propuesta para generar un futuro para esta ciudad. Las únicas propuestas que tenemos sobre la mesa es la del equipo de Gobierno y las de Podemos. La política debe ser constructiva y ofrecer opciones. Estos tres últimos años no ha habido ninguna opción distinta a ninguna de las iniciativas del grupo socialista e IU.

Su primer encuentro oficial con representantes de otras instituciones ha sido con Lirio Martín, subdelegada del Gobierno, de su mismo partido. ¿Para cuándo ha dejado las reuniones con el delegado de la Junta y con el presidente de la Diputación? Institución ésta última, por cierto, que no tuvo representantes en su toma de posesión.

El jueves. El jueves tengo cita con los dos. De hecho, estuve con ellos esta misma semana en la entrega del Gil de Biedma en la Diputación. Mi relación con ambas instituciones estos tres años ha sido muy estrecha. Con el delegado territorial hemos trabajado asuntos muy importantes para la ciudad, como es el Hospital General, la escuela de Enfermería o el propio proyecto industrial de Prado del Hoyo. Las reuniones se han cuadrado así por agendas, no es que hayamos tenido una prioridad en ver antes a unos o a otros. Este martes tuvimos la junta de seguridad de las fiestas de Segovia en la Subdelegación del Gobierno y ya aprovechamos para mantener un encuentro.

¿Y teniendo en cuenta todos los proyectos que dependen del buen entendimiento entre Junta y Ayuntamiento ha pedido ya una reunión con el presidente Alfonso Fernández Mañueco?

Es una reunión que lleva solicitada por parte de la alcaldesa Clara Luquero desde el año pasado, que se tuvo que suspender por la convocatoria electoral de las autonómicas y, en sentido, en el momento que ella anunció su cese se habló con el presidente Mañueco incluso en la reciente visita a Segovia con motivo de la inauguración de la sede del Colegio de Médicos que esa reunión se mantendría conmigo. Nos tienen que dar ellos la fecha y su idea era trasladarse él a Segovia.

Y dirigiendo una ciudad tan cultural, ¿se reunirá pronto con el consejero Gonzalo Santonja? ¿Tendrá reparos con Vox?

Yo entiendo el diálogo de las administraciones. Debemos centrarnos en los proyecto de nuestra ciudad y defender los intereses de los segovianos. No procede otra cosa. Tenemos muchos proyectos por delante y confío en el diálogo.

Se acaba la entrevista y deja pocos titulares para abrir informativos y periódicos. Voy a intentarlo con la última pregunta: vivimos tiempos de pocos dispendios y vacas flacas presupuestarias, pero si se encontrase con el genio de la lámpara y le concediese un deseo para resolver una carencia de Segovia o un proyecto para transformar la ciudad, costase lo que costase, ¿cuál sería?  ¿Qué quiere Clara Martín para Segovia?   

Una ciudad como la nuestra debe confiar mucho en la diversificación económica. En ese sentido, si tuviese una bolsa de dinero con un cheque en blanco pediría que mañana mismo estuviesen instaladas ya todas las empresas, el puerto seco y el desarrollo industrial de Prado del Hoyo en un 100% de funcionamiento. Si me preguntas ya en el plano más personal, como apasionada del patrimonio histórico, me encantaría poder abordar una reforma integral de la plaza Oriental, con lo que ganaría mucho a nivel urbano nuestra ciudad.

Le deseo lo mejor, alcaldesa. Y que disfrute de las fiestas de San Juan y San Pedro, que están a la vuelta de la esquina. Bonito y oportuno momento para estrenar su mandato, por cierto.

Las cogeremos con ganas seguro. Muchas gracias.