scorecardresearch

«Los docentes de CyL tienen las peores condiciones laborales»

SPC
-

Entrevista con Beatriz García, secretaria de Enseñanza de UGT Servicios Públicos de Castilla y León

Beatriz García González, secretaria de Enseñanza de UGT Servicios Públicos de Castilla y León.

La secretaria de Enseñanza de UGT Servicios Públicos Castilla y León, Beatriz García González, asegura que los docentes de Castilla y León llevan más de diez años olvidados por la Junta y no han recuperado los derechos perdidos en 2012 y sus condiciones sociolaborales son de las peores España, aunque son los primeros en los informes educativos. En otras comunidades, en esta década, han llegado a acuerdos para mantener e incentivar a su profesorado, no así en Castilla y León, gobernados todo este tiempo por el Partido Popular que ni cumple sus propios pactos ni está dispuesto a negociar.

Asegura reiteradamente que las condiciones laborales de los docentes de Castilla y León son «las peores de España». ¿En qué datos sustenta esta afirmación?
Parte del sueldo de los docentes está fijado por el Ministerio (sueldo, trienios y pagas extras) y ahí no hay diferencias sustanciales, pero otra depende de las propias comunidades autónomas, como el complemento específico autonómico o las cuantías del complemento específico de formación (sexenios) que hacen que el profesorado de CyL esté entre los peor pagados de España.

Por ejemplo, un maestro gana al inicio de su carrera en nuestra comunidad 100 euros menos al mes que la media nacional, mientras que un profesor de Secundaria gana 115 euros menos. A los 15 años la situación se agrava: la diferencia negativa es ya de 183 y de casi 200 euros menos al mes, respectivamente, lo que deja a CyL en el quinto puesto por la cola entre los peor retribuidos de España y muy lejos de los sueldos de Cantabria, Asturias o Castilla La Mancha, por ejemplo, con los que las diferencias mensuales llegan a los 238 euros.

¿Hay otros aspectos además del salario?

A esto se le suma que somos la única comunidad obligada a elegir entre cobrar sexenios o el complemento denominado carrera profesional, y por el que solo han optado el 10% de los docentes castellanos y leoneses, mientras que en las comunidades vecinas se cobran ambos. Sin embargo, y gracias al gran acuerdo nacional firmado por UGT, y con el voto en contra de CSIF, los docentes de CyL van a ver incrementado su salario hasta un 9,8 % en 3 años, con efectos retroactivos desde el 1 de enero de este año, que se reflejarán en la nómina de noviembre.

Además, otra gran medida es la recuperación de las 35 horas. Y aquí recordamos que el PP incumplió su propio pacto firmado con las organizaciones sindicales, lo que provocó en nuestra comunidad la primera huelga de empleados públicos.

¿Qué medidas se han tomado en la Comunidad para mejorar las condiciones de los docentes durante esta década?

Ninguna. Es cierto que, a consecuencia de la pandemia se firmó un Acuerdo Covid para mejorar la atención del alumnado y la calidad de la enseñanza que bajó ratios y aumentó el número de profesionales y que la comunidad educativa estaba contenta con la reducción del número de alumnos por aula. Pero la Junta decidió que, acabada la pandemia, era mejor firmar otro que no revierte ni uno solo de los derechos arrebatados en 2012, ni una sola mejora, sube el número de alumnos en el aula y no se está atendiendo a los de atención a la diversidad, aquellos que tienen necesidades específicas, los que necesitan una atención individualizada, con dificultades de lectura, etc. Además, hace distinciones entre profesionales, se olvida de los equipos de orientación educativa o de la figura obligatoria del Coordinador de Bienestar que no se ha implantado en CyL. Los profesionales de la educación están abandonados por una Junta que no apuesta por ellos.

En este sentido ¿es hoy menos atractiva la profesión de docente que hace diez años? ¿Hay 'fuga' de profesores?

Tenemos una comunidad con una orografía muy característica y los docentes prefieren trabajar en zonas limítrofes donde la labor docente es debidamente reconocida y remunerada. Miles de docentes se desplazan cada año especialmente a la zona rural donde muchas veces no existen ni viviendas para alquilar ni transporte público, y sin compensación económica de ningún tipo, y al final resulta más fácil irse a Asturias, Cantabria, La Rioja, Extremadura, etc. Hay comunidades contiguas a la nuestra, y del mismo signo político, incluso, en las que durante estos años se han revertido varios de los derechos perdidos, que no disfrutamos aquí, a través de la negociación. En Madrid se han aprobado medidas que hacen interesante trabajar allí como ratios reducidas, cobro de tutorías, mejoras en licencias y permisos, teletrabajo, etc.

¿Qué mejoras urgentes necesita el sector?

La primera a nivel retributivo, es urgente que la Junta incremente los complementos autonómicos para conseguir la equiparación salarial y que nuestra comunidad resulte atractiva a los profesionales de la educación. Reivindicamos una mejora de las retribuciones que nos coloque por encima de la media, más en consonancia con los resultados que obtiene la educación de CyL en las evaluaciones internacionales. Además, es urgente abrir vías de negociación para mejorar otras condiciones como la reducción de horario lectivo, bajar las ratios, no renunciar a los sexenios, cobrar un complemento por tutorías, que reduzcan la burocracia a la que estamos sometidos y que los interinos de Castilla y León cobren el verano como ocurre en varias CCAA, entre otras.

En vista de la situación ¿cuáles son los principales objetivos de la actuación de UGT?

Seguiremos trabajando para dignificar la labor docente en todos los foros donde estamos. La Junta de CyL mira para otro lado en los problemas de la enseñanza pública, no se ha conseguido ni una sola mejora, vamos para atrás en condiciones y la previsión a futuro no es halagüeña. El próximo 1 de diciembre son las elecciones de enseñanza pública donde el profesorado tiene la oportunidad de cambiar el rumbo de CyL, de conseguir por fin derechos, de mejorar sus condiciones por una escuela pública, única, pluralista y laica.