scorecardresearch

Antonio Largo: "Quiero seguir para consolidar el avance"

M. Rodríguez
-

Este catedrático de Química Física se presenta a la reelección como rector de la Uva con un programa de 550 medidas para «consolidar el cambio» que inició en 2018

Antonio Largo. - Foto: J. Tajes

Antonio Largo apunta que afronta esta campaña, en la que se enfrentará a su exsecretaria general, con humildad, ilusión, con las ganas renovadas y con «mucha más» energía y un proyecto «abierto, participativo, transversal e igualitario». Y marca claramente posición con su apuesta por el diálogo y la participación. «Hemos buscado siempre el consenso y queremos seguir por esa vía. Los proyectos colaborativos y que son integradores son mucho mejores que los individualistas y caudillistas».

¿Cuál es su propuesta de modelo para la UVa?

Se basa en consolidar el cambio iniciado en 2018 porque creemos que la UVa necesita encauzarse en un proyecto con un recorrido suficientemente amplio para que se ejecute. La pandemia marcó parte del anterior, lo que es un handicap objetivamente. Nuestro modelo de gobierno lo conoce muy bien la comunidad universitaria: somos una candidatura absolutamente académica, independiente, nuestra única identidad es la universitaria y nuestro compromiso es con toda la comunidad porque somos un equipo igualitario y participativo.

¿Plantean algún cambio en la estructura organizativa?

Ya hicimos una configuración diferente, apostando por la transformación digital y la innovación docente, por la comunicación y la extensión universitaria y también por un área de responsabilidad social. Ha sido un modelo de éxito porque la UVa ahora mismo lidera distintos proyectos con fondos europeos para la transformación digital. 

Tenemos tres prioridades, que son los tres colectivos que integran la comunidad: estudiantes, profesorado e investigadores y personal de administración y servicios. Para atenderles marcamos diez líneas estratégicas sobre las que trabajar. Hay muchos retos por delante porque la institución es muy compleja, con actividad muy diferente y queremos consolidar el avance de estos años, pero integrando nuevas líneas que no se han podido desarrollar.

¿Cómo se avanzará en la conexión con las empresas?

En periodo de pandemia ha sido muy difícil, pero se han incrementado el número de actividades con organizaciones empresariales y también apoyándonos en el Consejo Social. Hemos creado el Banco del Talento, trabajado en un observatorio de empleabilidad para hacer un seguimiento fiel de cómo evoluciona la inserción laboral de los estudiantes y queremos ir por esa vía.

¿Cómo plantea atraer nuevos estudiantes?

Ya lo estamos consiguiendo. Hemos incrementado la matriculación de estudiantes y hemos invertido la tendencia, con un repunte, sobre todo en nuevo ingreso. Se ha conseguido poniendo en valor las titulaciones que ya tenemos y la excelencia académica que se quiere impartir en la UVa, además de con la oferta de nuevas titulaciones en grados y máster. En estos cuatro años hemos implantado seis nuevos grados, con mucho éxito, y diez nuevos másteres. La oferta de máster tiene que adaptarse más a lo que es la demanda social y ahí tenemos campo de juego para mejorar. 

¿Qué cambios plantea en el mapa de titulaciones?

Ahora mismo está sometido a evaluación un nuevo grado de Relaciones Internacionales y espero que se apruebe y esté disponible para el curso 2022-23. Hicimos un Consejo de Gobierno deliberativo para definir el futuro de la oferta académica de la UVa, algo que no se había hecho antes. 

Tenemos una estrategia, que nos ha llevado a crecer en el área Bio, que era una carencia que teníamos, pero las propuestas tienen que surgir de los centros. Hay que ver la nueva Consejería de Educación qué pautas quiere marcar para el futuro porque ellos son los que autorizan los títulos. 

¿Qué planteamiento se aplicará para el rejuvenecimiento de la plantilla y para paliar la precariedad de contratos?

En profesorado hemos acabado con las listas de espera, los contratados doctores tienen ya reconocido el cien por cien de sus complementos docentes e investigadores y se ha triplicado la oferta de profesores ayudantes doctores, que queremos incrementar en cien cada año. Adicionalmente ofertamos plazas de contratado doctor para nuevas titulaciones o unidades docentes estratégicas. 

Estamos inyectando tres veces más profesores jóvenes que lo que se hacía anteriormente y queremos incrementarlo más. Y hay que sostenerlo para paliar el envejecimiento tan acusado. A la vez hemos ofrecido por primera vez 15 plazas anuales de excelencia para profesores distinguidos. Y en investigadores ofertaremos más contratos predoctorales, unos 60 cada año, y postdoctorales, incluidos los senior. Y les ofrecemos la estabilización tras la acreditación. 

¿La formación online es la asignatura pendiente de la UVa?

Era una asignatura pendiente y la pandemia nos ha obligado a ponernos las pilas y trabajar en ello. Estos años se ha complementado la presencial con online. Creamos el vicerrectorado de Innovación Docente y Transformación Digital y el centro Virtuva antes de la pandemia, con lo que nos anticipamos. 

Ahora el reto es ofertar titulaciones online no por obligación sino que sean titulaciones que se fortalecerán a través de una docencia virtual o que permitirán la captación de unos estudiantes a los cuales no llegaríamos de otro modo. No perderemos nuestra esencia de presencialidad, pero se complementarán algunas titulaciones con la docencia online. 

¿Otro reto pendiente es mejorar la posición en los ranking de investigación y la marca UVa?

La pandemia cambió las prioridades. Creamos una unidad para analizar los diferentes ranking. Hemos mejorado, y en el CyD, el más prestigioso a nivel nacional, nos reconoce como una de la cuatro universidades que más ha mejorado en los últimos cinco años. Lo que interesa es que el nivel se incremente y eso pasa por tener grupos de investigación potentes. La vía a seguir es la incorporación de investigadores de calidad y apoyar las estructuras de investigación que tienen potencial. Esto es una labor de años, con trabajo sostenido. 

¿Qué necesidades en infraestructuras se mantienen en Valladolid?

Tenemos identificadas necesidades como la reforma del edificio de Ciencias de la Salud y dotar a las Facultades de Medicina y Enfermería de los medios adecuados. Hay un plan de intervención. También hace falta un aulario en el campus Miguel Delibes porque la Facultad de Ciencias tiene cien por cien de presencialidad a costa de estar deslocalizados en cinco sitios diferentes.  Esta facultad, relativamente joven, no responde a las necesidades y hay que dar una solución. Y también tenemos apuntada la solución para la integración de la Escuela de Arquitectura, que es el centro que queda ahora un poco desintegrado de la estructura de campus de Valladolid. Junto a otras muchas necesidades, pero estas son las prioritarias.

¿Qué uso se le dará al edificio de Francisco Mendizaba de la capital vallisoletana?

Estamos en negociaciones con otras instituciones. Es prematuro anticiparlo porque estas cuestiones hasta que no se consolidan no se pueden anunciar. Tenemos un plan de cómo se puede beneficiar la UVa de las infraestructuras que estaban realizando una función y ahora se quedan sin uso.

¿Hay una apuesta decidida por el hospital universitario de Soria vinculado a la Facultad de Ciencias de la Salud?
Eso depende de la Junta, pero en el concierto UVa-Sacyl ya de facto todos los hospitales que entran en el territorio de campus se pueden considerar universitarios. Y tenemos un compromiso de vinculación y de investigación. 
 ¿Qué planes tienen para el edificio I+D+i de Soria?
Ya hemos hecho un gasto de 400.000 euros para ir adaptando ese edificio y habrá que hacer mayor inversión. Hay que buscar colaboraciones externas. A medida que podamos lo iremos destinando para el uso concebido inicialmente y que sirva para dinamizar la provincia. Tenemos también un compromiso para desarrollar la infraestructura deportiva, que complemente el grado de Ciencias del Deporte, que nos interesa que crezca en el futuro.
Forestales es uno de los estudios con menos alumnos, ¿cómo se puede relanzar? ¿Corre peligro?
Hay que incrementar la calidad de la formación, y por ahí van los proyectos para Forestales. El mismo problema le afecta en el resto de universidades, donde también bajan los alumnos. Con el entorno que tenemos y con la importancia que cobrará la especialización en el ámbito de la bioenergía, creo que hay buenas expectativas de que se puedan consolidar los títulos y reforzarlos.