scorecardresearch

Ameacyl cifra en 65M€ el ahorro con especialistas en urgencias

SPC
-

La Agrupación de Médicos y Enfermeros de Área de Castilla y León asegura que permitiría fidelizar profesionales y avanzar en una reestructuración ambiciosa del sistema autonómico

Dos mujeres acceden a un centro de salud de la provincia de Burgos. - Foto: Jesús J. Matías

La puesta en marcha dentro de Sacyl de la figura de persona o especialista de atención continuada y urgencias en los centros de salud que permitiría mejorar la atención, paliar las carencias del déficit de profesionales en Atención Primaria y reduciría el gasto de la Consejería en 56 y 65 millones de euros al año. Una arriesgada apuesta que ha puesto sobre la mesa la Agrupación de Médicos y Enfermeros de Área de Castilla y León (Ameacyl) en un informe para reorganizar el sistema sanitario autonómico que, según ellos, supondría fidelizar profesionales. «Se trata de dar un paso en la organización del sistema, tras 35 años sin una reestructuración ambiciosa, ante los retos para atender a una población cada vez más envejecida, con patologías crónicas y sin profesionales suficientes», detalla el documento al que ha tenido acceso Ical.

Y es que, según esta asociación de sanitarios, la organización del sistema de salud actual en Castilla y León supone un coste más elevado para la Consejería que la creación de un cuerpo específico de profesionales especialistas para la atención de urgencias de los centros de salud, lo que mejoraría la calidad asistencial, tanto en las consultas como en las urgencias fuera del horario habitual de consulta, además de contribuir a la reducción de las listas de espera en Atención Primaria. 

Igualmente, destacan que esta propuesta serviría para crear puestos de trabajo «más atractivos» que «facilitarían la fijación de nuevos médicos y enfermeras» en la Comunidad, permitiendo de esta forma la ampliación de las plantillas y reduciendo el coste final del servicio para la Administración «De esta forma, se pondría freno a la incesante emigración de profesionales en busca de mejores condiciones de trabajo, permitiendo su estabilización laboral en Castilla y León», incide el texto.

El modelo de organización propuesto por Ameacyl, basado en la creación de un servicio de atención continuada y urgencias, crearía puestos de trabajo estables, ya que convierte las horas complementarias de profesionales que ya tienen un contrato (horas «extras» u horas realizadas fuera de la jornada ordinaria) en horas ordinarias de nuevos puestos de trabajo.

En este sentido, la asignación de un horario propio del nuevo servicio permite planificar las carteleras de trabajo y calcular la plantilla necesaria, la creación de plazas y posterior oferta en procesos selectivos, así como realizar una cobertura real en las convocatorias «reduciendo la alta tasa de temporalidad del colectivo de médicos y enfermeras/os de área, consiguiendo así mayor estabilidad en el empleo».

Inversión en empleo

Además de los costes cuantificables de cada modelo organizativo, deben valorarse las consecuencias sociales derivadas de la «inversión en empleo», por lo que la actividad generada por la creación y estabilidad en el empleo se traduce en confianza y consumo, «lo que a su vez genera empleos indirectos y un efecto multiplicador de la actividad económica, que a su vez, facilita la recuperación en periodos de crisis y acelera la recuperación económica», añade el estudio. «La situación actual empeora las crisis y retrasa la recuperación económica, además de fomentar la disminución de disponibilidad tanto de médicos como de enfermeras/os, que tratan de obtener mayor estabilidad laboral y mejorar su conciliación familiar y laboral», denuncian desde Ameacyl.

Además, y para argumentar su propuesta, aseguran que este modelo de organización para Sacyl ya ha sido desarrollado en otros servicios sanitarios y «continúa utilizándose, generando mayor satisfacción laboral entre los distintos profesionales al verse delimitadas sus funciones y circunscribirse los horarios de actividad de cada uno». En este sentido, los autores del informe aseguran que los resultados evidencian que es más eficiente y productivo que la Atención Continuada la realicen médicos y enfermeros «con esta función específica», de la misma forma en que es realizada en otros servicios sanitarios, pasando a ser las horas de guardia de los equipos de primaria la jornada ordinaria del nuevo personal.

Por último, exponen que esta reducción de la jornada complementaria del personal permitiría mejorar la capacidad de cobertura ante cualquier eventualidad como consecuencia de una plantilla mejor dimensionada.