scorecardresearch

El exalcalde segoviano que ha llamado la atención de Planeta

Nacho Sáez
-

Alberto Herrero, trabajador forestal y exprimer edil de Bercial, acaba de publicar una novela con esa editorial, que también se ha reservado los derechos de la segunda parte.

Del monte a Planeta

En ‘Mientras escribo’, Stephen King disecciona el oficio de escribir, las herramientas que él considera que son necesarias (el vocabulario, la gramática, el estilo…) y los errores más frecuentes a la hora de abordarlo. En ninguna de las 319 páginas que dan forma a ese libro se refiere a la edad con la que debe comenzar el escritor. Primer obstáculo salvado por tanto para JC Santiago, que a sus 49 años ha publicado su primera novela de la mano nada más y nada menos que de la editorial Planeta, que no se ha quedado ahí y ha reservado los derechos de la segunda parte.

La historia personal de JC Santiago aún está sin concluir pero también podría protagonizar una novela. Trabajador forestal y exalcalde del municipio segoviano de Bercial, en realidad se llama Alberto Herrero. «No he usado mi nombre porque da la casualidad de que hay una persona en Segovia que se llama como yo y que emite bastantes fotografías en El Tiempo. En La 1, en La 2… Para no coincidir con él, ya que a mí me felicitan muchas veces por las fotos del tiempo, decidimos poner otro nombre. Y elegimos ese como un guiño al Año Xacobeo y al Camino de Santiago, que me gusta mucho», explica entre risas. 

Además ha visto cómo una simple ayuda a un familiar se ha convertido en un producto con seguidores incluso en Latinoamérica. ‘Crimen tras la muerte’ (Click Ediciones, una editora de Planeta) se encuentra a la venta en formato ‘ebook’. «Soy un escritor novel, ahora mismo no se pueden organizar firmas, no hay ferias del libro, está todo muy limitado…», señala Alberto a la hora de justificar que no se haya publicado en papel.

Una anécdota al lado de la confianza depositada en este admirador de ‘El padrino’ de Mario Puzo y ‘El Perfume’ de Patrick Süskind. «Nunca había escrito nada y fue una pequeña aventura. Un familiar me pidió si podía escribir un relato para luego emitir un podcast, y al actor de doblaje Arturo López, que fue el que empezó a narrarlo, le gustó y dijo que había que escribir más porque le parecía bueno. Y así fue mi manera de empezar en el mundo de la literatura», cuenta sentado en el Pinarillo, donde arranca la trama de su novela.

En la Segovia de la pandemia y el confinamiento, un asesino desafía a la inspectora Clara Demente, que protagoniza una lucha contra el reloj para resolver los juegos a los que la reta con el objetivo de evitar más crímenes. «Es una novela muy rápida, muy intrépida, una persecución continua de la inspectora al asesino», destaca Alberto, que desvela que prepara una saga: «Por lo que he podido hablar con Plaeta sobre todo les ha gustado la historia y el personaje de la inspectora, Clara Demente, y el tándem que tiene con su perro, que es un sabueso. Dicen que es una inspectora que llega a la gente. De hecho las personas que van leyendo la novela ya han creado en las reseñas su club de fans, quieren más de ella».

A Planeta llegó en un intento por probar fortuna de Alberto, aficionado a la lectura y en concreto a la novela negra. «Yo no tenía porqué estar confinado porque los trabajos forestales se consideran esenciales, pero creí que lo prioritario era la salud. Me encerré en casa y, como soy inquieto, me dediqué a leer y a escribir y salió esta vena creativa. En esa vorágine en la que no había otra cosa que hacer me dediqué a escribir. Dicen que tengo imaginación», señala.

Entre 2003 y 2011 fue el alcalde de Bercial y, durante los cuatro años siguientes, presidente de la Mancomunidad de Municipios del Zorita, pero su verdadero oficio está en el campo y en el monte. Trabajador autónomo, se dedica a las talas, las podas y las plantaciones, aunque ahora se encuentra de baja por un accidente laboral que sufrió hace unos días. Un percance que se suma al duro último año que él también ha vivido.

«La crisis está afectando a todo. Aparte de lo laboral, las restricciones que hay te afectan a la cabeza y eso no te hace desarrollar igual de bien tu trabajo. Tienes demasiadas preocupaciones. Yo ahora estoy trabajando en el pinar de Villacastín y llevamos meses comiendo en el campo un bocadillo. Mentalmente cansa», reflexiona, al tiempo que subraya su amor incondicional por la naturaleza: «Me gusta, me inspira, me hace sentir bien».

También le reconfortan las críticas que ha leído sobre su novela. «La respuesta de la gente está siendo fabulosa. Para una puntuación de cinco estrellas, que es lo que se viene dando, ando en 4,8. Me ha gustado que la principal pega que están poniendo es que se les hace corto, que quieren más novelas de Clara Demente». Pero mantiene los pies en el suelo. «Para mí el premio Planeta es publicar con ellos. Conseguirlo ni se me pasa por la cabeza. Me puse a escribir, ya era complicado pensar que lo pudiera editar y haberlo hecho con Planeta es el mejor premio que puedo tener», razona. Sí que suspira, reconoce, cuando piensa en una firma de libros en Segovia. «Soy una persona inquieta, no puedo parar. Necesito estar siempre haciendo cosas, crecer… Pero mejor ir despacio e ir avanzando», concluye.