scorecardresearch
Rafael Monje

DE SIETE EN SIETE

Rafael Monje

Periodista


Crucificado y chamuscado

01/09/2021

La renuncia del ya ex procurador Salvador Cruz tras 26 años de actividad pública bajo las siglas del PP no deja de ser la confirmación de que en política los movimientos individuales cotizan a la baja. El político salmantino, seguramente imbuido por los cantos de sirena de Génova, vio la oportunidad de colmar una vieja aspiración: ser el nuevo presidente provincial del partido en Salamanca. Y con ese anhelo se presentó, a espaldas del presidente regional y presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, hace pocos meses en la sede nacional del partido para mover ficha. No era tampoco un llanero solitario, porque al menos otros siete u ocho cargos públicos en la provincia comparten, que se sepa, sus mismas plegarias.

Pero la estrategia de Génova que, a todas luces, era en ese momento poner en entredicho el liderazgo del mismísimo Fernández Mañueco en su propia provincia (Salamanca), ha cambiado radicalmente, llevándose por medio a la primera víctima: Salvador Cruz, un simple peón en el tablero de ajedrez; un daño colateral insignificante, a la postre.

¿Qué ha sucedido para esa mutación? Pues, a priori, dos cuestiones bien claras. De un lado, el reforzamiento institucional del presidente de la Junta tras superar la inocente moción de censura que le planteó el PSOE regional. De otro, y de mayor peso, las encuestas que maneja en los últimos tiempos el PP nacional, que aproximan a la formación liderada por Pablo Casado a La Moncloa. Estas y no otras parecen las principales razones para que Teodoro García Egea, mano ejecutora en Génova, haya acabado por dejar caer a Salvador Cruz del fino alambre en el que se movía. No hay que olvidar que cualquier aspiración real de llegar al Gobierno de la nación casa mal con cuitas internas y luchas fratricidas en territorios que, como el de Castilla y León, aporta de por sí suculentos escaños.

Así las cosas, el ya ex procurador Salvador Cruz ha acabado crucificado (valga la redundancia) y chamuscado por intentar situarse al sol que más calienta. Su próximo destino, por cierto, el sector de las fotovoltaicas. Coincidencias del destino.