scorecardresearch

Fernández pide votar a Podemos "para un momento histórico"

SPC
-

El candidato de la formación morada defiende que son los únicos que "dicen la verdad, caiga quien caiga y le pese a quien le pese" y resalta unos comicios "cruciales" porque las principales competencias están transferidas

El candidato de Podemos a la Presidencia de la Junta, Pablo Fernández, junto a Ione Belarra, secretaria genera de la organización, y los ministros Irene Montero y Alberto Garzón. - Foto: Eduardo Margareto (Ical)

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Junta, Pablo Fernández, pidió hoy el voto para su formación "para un momento histórico" que se producirá, dijo, el próximo domingo y porque Castilla y León "no merece ni un segundo más" a un presidente como Alfonso Fernández Mañueco, que "ha permitido la corrupción en España" cuando estaba al frente del Comité de Garantías del PP.

En un acto celebrado ante más de medio millar de personas en el barrio de La Victoria de Valladolid, Pablo Fernández cerró la campaña arropado por toda la plana mayor de Unidas Podemos, entre ellos los ministros Irene Montero, Alberto Garzón e Ione Belarra, secretaria genera de la organización. Fernández, quien destacó que la unión entre IU y Podemos "era el camino", se refirió a una campaña "extraña, anómala y convocada por las ansias del PP, que ha interpuesto los intereses personales de Mañueco y Casado, que no llegará nunca a La Moncloa".

Insistió en que pretenden adelantarse a los "múltiples casos de corrupción sangrante que cercan y asolan al PP" y avanzó que en un mes "empezarán a desfilar cargos 'populares' inmersos en varias macrocausas judiciales", según las declaraciones recogidas por la Agencia Ical.

Fernández profundizó en los 35 años de "corrupción, despoblación, deterioro de los servicios públicos y exilio" y afeó a Mañueco y Casado que dijeran que "el PP gobierna mejor, con bajada de impuestos y más trabajo", cuando su política fiscal "consiste en eliminar el Impuesto de Sucesiones a 700 personas y crear solo 1.900 empleos en diez años, uno de cada mil en España". "Que no gobiernan mejor, que es un mantra", sentenció.

Igualmente, avanzó que su formación fortalecerá los servicios públicos y cambiará el modelo productivo si llegan a la Junta: "Más sostenible, digital, que impulse la cultura, que cuide a los agricultores y ganaderos, a los mayores y pensionistas. Un proyecto que permita que los jóvenes se puedan quedar aquí".

Por eso, insistió en que encabeza una candidatura que "dice la verdad, caiga quien caiga y le pese a quien le pese", y advirtió de que se trata de unos comicios "cruciales, porque las principales competencias están transferidas" a las autonomías. "El PP ha destrozado nuestra sanidad, la ha privatizado y ha cerrado consultores rurales. Unidas Podemos garantizará la apertura, con mismo trato independientemente de donde se viva".

También en educación, una cuestión que implica elegir" y Unidas Podemos "apuesta por la educación pública". En este sentido, apeló a que lo "dicen claramente, sin ambages", para reducir tasas universitarias, "de las más altas de España". No olvidó los servicios sociales y tachó de "deleznable e infame" que el PP los haya convertido en un "vehículo de negocio para sus amigos y empresarios, con el 60 por ciento de plazas privadas y el servicio de atención a domicilio privatizado". "Lo recuperaremos todo para lo público con condiciones dignas para trabajadores", prometió.

Fernández citó que la Junta, "en lo peor de la primera ola, dio la orden de no trasladar a los mayores de las residencias a los hospitales y provocaron la muerte de cientos de personas", razón por la que pedirá en las Cortes una comisión de investigación al inicio de legislatura. Del sector primario afeó las declaraciones "contradictorias de Pablo Casado" y pidió un aplauso para el ministro de Consumo por sus declaraciones sobre las macrogranjas.

También prometió una ley de autónomos y citó la cifra de casi 5.000 perdidos en el último año. Y recibió un fuerte aplauso cuando habló de las "diferencias" entre él y Mañueco, ya que lo dos estudiaron Derecho, pero el líder del PP "tardó más de diez años en terminar la carrera". Sobre su procedencia laboral, recordó con "orgullo" que ha sido kioskero: "Y estoy muy orgulloso de haberlo sido, a diferencia de Mañueco, Casado y Abascal que han estado viviendo de "mamandurrias".

Sobre la política fiscal, comprometió que "los ricos y grandes fortunas van a empezar a pagar lo que tienen que pagar"; en igualdad, sostuvo que es una ""vergüenza" que Castilla y León "sea una de la cuatro comunidades sin ley de igualdad y diversidad sexual para que todo el mundo pueda ser quien quiera ser"; y vaticinó que cuando llegue al Gobierno "aplicará sin miedo políticas de izquierda, porque lo somos todos los días". También prometió una ley de memoria histórica que "garantice la verdad, justicia y reparación para las víctimas del franquismo".

Para concluir, se erigió como la "única garantía de cambio", porque esta Comunidad "no necesita cambiar un gobierno por otro, sino gente valiente". "¡A por ello!, el 13F construiremos una Castilla y León más grande, más digna, más justa y mejor donde las personas sean lo primero", concluyó.