scorecardresearch
Fernando Aller

DESDE EL ALA OESTE

Fernando Aller

Periodista


Carbón importado

05/11/2021

Cuan huecas han sonado las soflamas compartidas estos días en Glasgow por presidentes de gobiernos. Mientras hablaban de la necesidad de reducir la contaminación atmosférica, en un intento por legar a las generaciones futuras un planeta habitable, los países que generan las mayores emisiones se limitaban a recitar el papel protocolario de los compromisos, ambiciosos en su inconcreción de plazos o tan lejanos que seguramente ninguno de los reunidos se verá obligado a justificar en el mismo foro y ante las mismas caras los incumplimientos de sus discursos.
Paradójica esta cumbre del clima. Mientras se hablaba de potenciar las energías renovables, Europa, para bien y para mal como único referente de seriedad mundial en estos asuntos, se veía en la lamentable tesitura de recurrir de nuevo al carbón para mitigar la fuerte subida del precio del gas y su implicación en la crisis energética actual. El Reino Unido recuperaba las tres centrales térmicas que aún no ha derribado. Alemania potenciaba también su producción, que nunca ha clausurado totalmente como corresponde a quien manda y reparte juego, y otros países de la UE hacían lo mismo. Incluso España. Al puerto del Ferrol llegaron 20.000 toneladas de carbón importado de Estados Unidos para ser quemado en la central de As Pontes. Es probable igualmente se reactive la central térmica de Almería. También con carbón importado. Y todo eso porque aquello de lo que tanto se habló, la necesidad de mantener reservas estratégicas de mineral, nunca se tradujo en hechos. Y si lamentable es para España, lo es aún mas para Castilla y León. Es evidente que las minas de interior ya no se pueden recuperar. No se ha trabajado en su mantenimiento y tampoco ofrecen seguridad. Pero no se entiende por qué es necesario importar carbón de Estados Unidos teniendo a nuestro alcance la posibilidad de extraer carbón a cielo abierto autóctono. Tenemos carbón y todavía contamos con térmicas para la actual coyuntura de crisis energética. El Gobierno debería de dar explicaciones sobre estas importaciones y la Junta informar sobre el agravio que representa para la economía de Castilla y León la primacía otorgada a las térmicas de otras regiones y al carbón extranjero.