Fuga de talentos: los jóvenes más cualificados se marchan

SPC
-

Un estudio de la Asociación de Geógrafos Españoles posiciona a la Comunidad como «fábrica de talentos» al ser el territorio autonómico que lidera la salida de jóvenes con formación universitaria

Un grupo de jóvenes charla en el campus de Palencia correspondiente a la Universidad de Valladolid. - Foto: Sara Muniosguren

Castilla y León lleva años padeciendo la marcha de sus habitantes, en especial de jóvenes cualificados que abandonan su tierra en busca de mejores oportunidades y condiciones laborales en otros territorios. Un estudio de Miguel González y Antonio López-Gay, publicado por la Asociación de Geógrafos Españoles, evidencia este drama poblacional que vive desde hace décadas. En él se apunta a la Comunidad como «fábrica de talentos» tras analizar el éxodo migratorio autonómico atendiendo al censo de 2011, aunque también evidencia que además de que son más los jóvenes que se marchan que los que entran, su nivel formativo es muy superior al que llega.
Este estudio, que lleva por título ‘Emigración y fuga de talentos en Castilla y León’ apunta al perfil del emigrante castellano y leonés como una persona joven, con estudios universitarios y una alta cualificación, que trabaja por cuenta ajena y que generalmente no retorna a su lugar de origen. A pesar de que los datos analizados se remontan a hace casi una década, se considera «bastante probable» que en los últimos años haya aumentado el nivel de instrucción de la población autóctona mientras que la oferta ocupacional «se haya precarizado aún más», en especial atendiendo a la situación de crisis económica que se ha dado.
Los autores del informe puntualizan que el mantenimiento de un tejido productivo precario y un «marcado» desajuste entre las características de la oferta de trabajo y el nivel formativo de la población son los ingredientes fundamentales que harán que los jóvenes de Castilla y León sigan optando por salir fuera en busca de mejores oportunidades laborales en otros territorios, que se verán beneficiados en la recepción de población, fundamentalmente Madrid.
Una de las principales conclusiones del estudio es la elevada formación con la que cuentan los jóvenes de Castilla y León en relación al resto del país, una sobrecualificación que no es suficiente para encontrar un puesto de trabajo acorde en la Comunidad, lo que la convierte en la principal emisora de talento. Uno de cada cuatro jóvenes de entre 25 y 39 años se marcha fuera frente al 13,1 por ciento de la media nacional, y si atendemos a la población con estudios universitarios, hasta el 35,5 por ciento de estos jóvenes opta por esta alternativa, frente al 16,5 por ciento nacional.
En términos absolutos, Castilla y León es la cuarta comunidad emisora, con 126.615 jóvenes emigrantes, solo por detrás de Madrid (199.370), Cataluña (142.445) y Andalucía (149.965). Atendiendo a los jóvenes con estudios universitarios, Castilla y León es la segunda, con 65.990 emigrados, detrás de Madrid, con 67.760.
Pero si la Comunidad es uno de los territorios autonómicos con mayor número de universitarios, ¿por qué estos optan por salir a otras provincias? El estudio hace referencia al «importante déficit» de actividades tecnológicas e innovadoras en Castilla y León, lo que supone un «desajuste» entre el nivel de cualificación de la población y la estructura ocupacional del mercado de trabajo.
Lamentablemente el saldo entre entradas y salidas de población joven en la Comunidad es negativo, según informa Ical. Según el censo de 2011, el número de castellanos y leoneses que residen fuera ascendía a 126.100 personas mientras que el número de jóvenes nacidos en otros territorios y que se instalaron en Castilla y León era de 67.735, lo que dejó un balance negativo de 58.365 habitantes.