MGS paga ya a algunos estafados por uno de sus agentes

Aurelio Martín
-
MGS paga ya a algunos estafados por uno de sus agentes - Foto: Rosa Blanco

La compañía, que se siente también perjudicada, alcanza acuerdos individualizados con quienes contrataron planes con uno de sus mediadores, también suboficial en la 'Base Mixta'.

La compañía MGSSeguros y reaseguros,  que cotiza en Bolsa, ha comenzado a devolver dinero a algunos clientes de planes de inversión  –en torno a media docena– que pudieron ser estafados por uno de sus mediadores en Segovia, que también estaba destinado como suboficial en el Parque y Centro de Mantenimiento de Sistemas Acorazados (PCMASA 2), conocido como antigua Base Mixta, donde fue encontrado muerto junto a su arma cuando iba a ser relevado de una guardia, el 23 de enero de este año, como ha informado El Día de Segovia en su última edición.  
Un portavoz de MGS ha asegurado a este periódico que tienen contabilizados a un total de 72 afectados, aunque no pueden determinar la cantidad que pudo ser defraudada por este agente. No obstante la compañía estima que es «bastante inferior» a la cifra de cuatro millones de euros, aunque eso lo determinará el análisis de la documentación de cada caso. Lo que no se podrá evaluar será aquello que fue entregado en mano sin que se extendiera un recibo o si el justificante bancario que se facilitó al cliente estaba manipulado porque el ingreso no se llevó a cabo.  Hay todo tipo de operaciones, desde 150.000 euros, incluso más, hasta 1.000 euros.
MGS conoció la situación que ha denunciado después de que, la misma tarde del fallecimiento del militar, en su oficina de la calle Fernández Jiménez se recibieron varias visitas de personas que se interesaban por unos contratos de seguro, que supuestamente habían formalizado con esta compañía. Además de denunciar al mediador fallecido también incluyeron a su viuda y al sobrino, que trabajaban con él en un local del barrio de La Albuera. Según el portavoz de la compañía, «al haber fallecido  la persona que llevaba la actividad comercial principalmente será la Justicia la que determine si hubo colaboración necesaria, en el momento en que hacemos la demanda pensamos que sí, pero no va a ser fácil poder determinarlo».
El caso se encuentra en fase de instrucción en el Juzgado número 1 de la capital cuyo titular ya ha tomado declaración a los dos investigados, la viuda y el sobrino del suboficial, quienes han asegurado que desconocían este presunto fraude y se lo atribuyen al difunto.   
En la compañía se mantiene que,  presuntamente, se puede estar ante una estafa del tipo piramidal clásico: «Lo que hacía el mediador era simular una póliza de seguro, con un nombre de producto parecido a los nuestros pero no idéntico, aunque el documento era de buena calidad porque imitaba todos los formatos, tipografía y fondos tramados», subraya el portavoz de MGS.
Luego, siempre según la versión de la compañía, «ofrecía y vendía ese teórico producto a sus clientes y cobraba las cantidades, con un tipo de interés bastante atractivo por encima de los estándares del mercado, pero el dinero no llegaba a MGS porque no existía una póliza ni el producto que había vendido. Lo que intentaba el mediador es que no se llegase a vencimiento de la operación, que se fuera reinvirtiendo «para que se mantuviese esa pelota financiera».  
En MGS, según su denuncia, «la responsabilidad es de las personas que han estafado y nosotros nos sentimos también estafados, otra cosa es que  tenemos un prestigio en el sector y estamos hablando para tratar cada caso de forma personalizada».
La compañía mantiene negociaciones individuales y en algún caso en la fase de haber abonado ya una indemnización a personas que han sufrido esta estafa,  dinero que tratará que sea luego satisfecha por los «responsables reales», otra cosa es que lo consigan, reconocen.  La razón de los acuerdos la explica el portavoz de MGS: «Tratamos de llegar a vías amistosas, en el supuesto de que se otorgue la responsabilidad civil subsidiaria, evidentemente no criminal, porque somos unas víctimas más,  intentamos que no se llegue a ese punto en una defensa lógica de nuestros intereses». 
Los casos en que hay acuerdo voluntario no suman la media docena, menos de un diez por ciento de los que se han contabilizado hasta el momento, mientras se continúan evaluando y documentando las cantidades que han podido ser estafadas. Algunos casos hablan de devoluciones del 100% en cantidades bajas y en acuerdos en las más altas.
Según MGS este caso les ha causado «sorpresa e indignación, nuestra imagen ha sido muy afectada, puede dar la impresión de que ha sido la compañía, por lo que ahora vamos a tratar con todos los afectados de forma individual, abordar todos los casos y reparar los problemas que se hayan presentado para, después, ver si podemos repercutirlo en los verdaderos responsables».  
Los afectados  según fuentes jurídicas, son personas de clase media o media baja que había confiado sus ahorros en este mediador ante la posibilidad de una contingencia, los estudios de los hijos o una posible enfermedad.