Un control de Guardia Civil 'espanta' clientes en Santo Tomé

DS
-

El área de servicio Mirasierra (restaurante, cafetería, hotel y gasolinera) denuncia que el control se pone a sus puertas desde hace una semana durante todo el día, de 7.00 a 21 horas, por lo que "no entra nadie"

Un control de Guardia Civil 'espanta' clientes en Santo Tomé

El área de servicio Mirasierra, situada en la A1, dentro del término municipal de Santo Tomé del Puerto y dotada con restaurante, cafetería, hotel y gasolinera, denuncia que un control de carretera de la Guardia Civil le está dejando sin clientes desde hace una semana. "Llevamos padeciendo desde el viernes pasado un control formado por 12 integrantes de la Guardia Civil en la puerta de nuestro establecimiento", denuncia su responsable, "ya que tienen cortada la nacional l  y todo el trafico pasa por la vía de servicio. Añade que se instalan a las 7 de la mañana y suelen estar hasta las 21.00 horas, 

"Nosotros no estamos en contra de dicho control, pero como lo hacen en la puerta de nuestra área , lógicamente no entra nadie, por lo que nos están causando un perjuicio economico muy importante, además de tener ya a media plantilla  en ERTE, pero les da igual", añade. "Les hemos manifestado que por favor hagan el control detrás de nuestro hotel, que hay un parking inmenso de viavilidad invernal", añade, ya que que en los meses fuertes del confinamiento (marzo, abril, mayo y junio) recuerda que fue ahí donde hicieron los controles. Sin embargo, aunque se han quejado por el perjuicio en el cuartel de Sepúlveda, el control se mantiene y, según afirma, ahí se prevé que continúe al menos hasta el próximo lunes. 

"Todo esto se lo trasladamos a la subdelegada del Gobierno en Segovia el pasado martes", continúa el responsable del área de servicio. "Hablamos con ella, nos dijo que tratarían de dejarnos trabajar y que hablaría con Guardia Civil, pero de momento no tenemos solución alguna".

El responsable del área de servicio subraya que no están en contra del control, pero reitera su petición de que no se haga "en la puerta de entrada" del establecimiento. "Y que en estos tiempos tan difíciles en que la hosteleria está hundida ya, que nos dejen trabajar dignamente y bajen el control 100 metros, al parking de viavilidad invernal, como siempre, que la solucion es muy facil", concluye.