scorecardresearch

El 3D Wire deberá reinventarse con menos de la mitad de dinero

D. A.
-

Paramotion justifica el traslado a Valencia del Mercado Profesional de Animación, Videojuegos y New Media en el apoyo del tejido empresarial e institucional de allí

El Mercado Profesional de Animación, Videojuegos y New Media celebró 11 ediciones como 3D Wire y las dos últimas como Weird Market.

El Ayuntamiento de Segovia deberá reinventar el 3D Wire en tiempo récord si quiere celebrarlo en octubre o noviembre, y además con menos de la mitad de presupuesto que en pasadas ediciones (15.000 euros), tras la marcha de la empresa que lo creó y organizó durante trece años. Prevé darle un enfoque más popular, lúdico y divulgativo, después de que Paramotion Films se haya llevado a Valencia el evento original: «El Mercado Profesional de Animación, Videojuegos y New Media más importante de España», así como el festival de cortos de animación que hacía a la vez. Allí lo celebrará en torno a sus fechas habituales, del 27 de septiembre al 2 de octubre, bajo el nuevo nombre que estrenó en 2019 (Weird Market); aunque al menos el antiguo (3D Wire) se queda en Segovia, a falta, eso sí, de darle un contenido aún por definirse.

La noticia saltaba el jueves de la semana pasada y no en Segovia, sino en Valencia, al presentarse el acuerdo alcanzado por Paramotion Films con las tres principales administraciones públicas de la Comunidad levantina: Generalitat, Diputación y Ayuntamiento de Valencia. Una «alineación de instituciones» que el entonces alcalde accidental, Jesús García Zamora, ya valoraba el viernes 3 de junio como clave.

Días después, el pasado lunes, el director de Paramotion Films, José Luis Farias, exponía sus razones a esta redacción: «Creo que Jesús lo ha explicado bastante bien. Es un tema de crecimiento, sobre todo por tener en Valencia un tejido de empresas de animación y videojuegos que no tenemos en Castilla y León», afirmó. «Teníamos otras opciones pero ha sido el propio sector valenciano el que ha intercedido un poco. Hemos ido de su mano, y luego está también está el tema de trabajar con las tres instituciones a la vez. Así creemos que en Valencia podemos dar un salto y mejorar nuestra apuesta, haciendo lo mismo que hacíamos aquí pero con otra magnitud».

¿Y ha encontrado allí entonces más apoyo público que en Segovia? «No quiero hablar del pasado, pasamos página. En algún momento llegamos a conseguir que las tres instituciones colaborasen y trabajasen juntas, lo que pasa es que bueno, a veces se puede y a veces no. Y no es tanto esa pata, sino que en Valencia hay un tejido industrial alrededor de la animación y los videojuegos muy potente», insistió. 

Respecto a Segovia, «al menos dejamos una semilla que va a tener continuidad y deseamos lo mejor al nuevo evento, aunque obviamente sea distinto, ya que no estaremos los que creamos el 3D Wire (en 2009)», recordó. «Se lo propusimos al Ayuntamiento a través del CAT (el proyecto global, que va más allá del edificio inacabado) y éramos los dueños de la marca, que por cierto no se la vendimos, sino que se la cedimos en 2014», matizó. Así se da la circunstancia de que este otoño puede haber dos decimocuartas ediciones, ya que unos y otros se la atribuyen.

La próxima edición. De la próxima edición en Segovia se encarga la Concejalía de Innovación, cuyo titular, Alberto Espinar, avanza que cuenta con externalizar su organización con la contratación de otra «persona u empresa» que lleve a cabo la reinvención bajo nuevos parámetros que faciliten «más interacción con el ciudadano de a pie», para lo cual están manteniendo contactos con instituciones educativas como IE University y la Uva. «Nosotros hemos apostado siempre por este festival, la marca es del Ayuntamiento de Segovia y aprovecharemos esta circunstancia como una nueva oportunidad, un revulsivo, para darle un enfoque diferente y llegar a más gente», destaca. «Estamos muy satisfechos con la labor de Paramotion en estos años, pero siempre se pueden mejorar cosas y habíamos detectado que se trata de un festival que aglutinaba a mucha gente del sector, empresas de fuera, pero le costaba llegar al ciudadano de a pie», opina. «Por eso intentaremos darle un nuevo enfoque más educativo y divulgativo, pensando también en los jóvenes que quieran acercarse a este sector».

Su sede, en principio, apunta a seguir siendo La Cárcel_Segovia Centro de Creación, que ya lo fue en la edición de 2021 porque, «dos meses antes de celebrarse, Paramotion comunicó que no iba a poder disponer del Palacio Quintanar (su sede tradicional, propiedad de la Junta) por coincidir con una exposición».

Sobre el presupuesto, Espinar estima que se quedará «en menos de la mitad de lo habitual» porque el Ayuntamiento ya sólo contaba con la aportación municipal de 15.000 euros: «Más apoyo público está claro que es imposible, dado que la opción de la línea de subvenciones de la Junta ya pasó, y sabemos lo difícil que es captar patrocinios privados». Así que «la apuesta por el festival sigue adelante, pero adaptada a las nuevas circunstancias y dando un enfoque diferente», concluye.