scorecardresearch

Los súper piden eliminar o reducir el IVA de algunos alimentos

SPC
-

La patronal de la distribución exige que se repercuta el exceso de recaudación por la inflación en una bajada del impuesto y mejores condiciones en el acceso a la energía y el transporte

Una mujer realiza la compra en el interior de un supermercado. - Foto: Yolanda Lancha

La patronal de los supermercados de Castilla y León pide alGobierno central que rebaje o elimine temporalmente el IVA de los productos alimentarios para que repercuta en el consumidor el incremento de la recaudación tributaria derivada del alza de precios. En este sentido, proponen que algunos productos que cuentan con un 21 por ciento de IVA bajen al 10; del 10 al cuatro; y del cuatro al cero hasta que la crisis inflacionista se resuelva. Una medida lanzada ayer por la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), que aseguró que el Estado tiene «margen» para ello, tal y como explicó su director general, Ignacio García, quien presidió la Junta Directiva de esta organización, y que en Castilla y León está representada por Asucyl y su presidente, José Daniel Posadas.

«Es un impuesto inflacionista, a tipo fijo, por lo que el Estado recauda más porque los precios son más altos, con un exceso de recaudación importante», expuso García, quien reclamó un análisis de esta medida, «sin comprometer los ingresos del Estado», para que parte de ese exceso «se devuelva con una reclasificación de los tipos o reduciendo el IVA». «Se puede hacer. Se puso en marcha temporalmente en Alemania y tuvo buenos resultados», indicó el presidente de Asedas.

Otra de las peticiones se refirió a  un reconocimiento a efectos del precio de la energía, para «poder disponer de un coste sostenible», principalmente para aquellos subsectores con un peso de sus gastos del 30 por ciento vinculado a la energía. «Tenemos supermercados muy eficientes que han triplicado su gasto energético y esto se comerá los beneficios. Habrá cadenas que den resultados negativos», advirtió García.

Además, en el ámbito del transporte, para el que demandó un coste «razonable» de los combustibles y que ha empujado a aumentos de hasta un 10% de frutas y hortalizas; así como el acceso a las materias primas, porque España, apuntó, es deficitaria en cereales y alimentación ganadera, sectores con gran dependencia de Rusia y Ucrania.

García, por todo ello, pidió comprensión a la sociedad y apeló a la responsabilidad de todos y defendió que aunque «haya sorpresa por los precios de algunos productos en los lineales, si se analiza margen por margen de cada eslabón se ven precios objetivos y que el distribuidor es el que tiene el más bajo». «A medida que el producto se acerca al consumidor, el margen desciende», explicó el presidente de Asedas, quien pidió a la sociedad conocer bien la realidad de la cadena de valor, ya que ellos, dijo, «no son los causantes de la subida de precios». 

Por su parte, José Daniel Posadas consideró que el sector «no se valora como colectivo general», ya que Castilla y León posee un sector agroalimentario e industrial «muy potente», que «hace el trabajo como hormiguitas». Actualmente cuenta con 1.052 tiendas, tres de cada cuatro metros cuadrados de superficie comercial en la Comunidad; genera 14.000 empleos directos y un nivel de negocio de 2.750 millones de euros, con una balanza comercial favorable para la Comunidad, porque «compra productos a proveedores locales por encima de los 3.000 millones».

Además, subrayó la densidad comercial en una Comunidad tan dispersa, que geográficamente supone el 18% de España, con el 27% de los municipios del país pero solo un 5% de la población. «Los supermercados hemos conseguido establecernos en todo el ámbito geográfico y estamos presentes en el 82% de la población», concluyó Posadas.

Cambio del festivo

Por otra parte, Posadas saludó el cambio del festivo del día de Villalar, que en 2023 es domingo y se había acordado pasarlo al lunes 24 de abril en un principio, para sustituirlo por el martes 25 de julio, Día de Santiago. A su juicio, esta modificación que aprobó el Consejo de Gobierno de la Junta «no perjudica al consumidor» a la hora de establecer los festivos de apertura comercial. Señaló de esta forma que todos los años la organización que preside se reúne con las demás partes en el Consejo Regional de Comercio y consideró que este cambio está más relacionado a «connotaciones o sensibilidades políticas por tratarse del Día de la Comunidad que por el servicio a los clientes».