«No es fácil pillarme en fuera de juego»

Sergio Arribas
-
Ramsés, exfutbolista y actual director deportivo de La Gimnástica. - Foto: Rosa Blanco

Ex-futbolista y director deportivo de La Gimnástica segoviana. Colgó las botas hace cinco años en el club de su vida, La Gimnástica Segoviana, donde ocupa el cargo de director deportivo y segundo entrenador.

Si de algo presume, es de ser tenaz y competitivo. Intuyo que no le gusta perder ni a las canicas. A Ramsés uno le recuerda en el campo como fajador aguerrido y peleón, no exento de técnica. El fútbol ocupa su vida o, más bien, la Gimnástica Segoviana, el club de sus amores; pasión que siente también por su pueblo, Cantimpalos, donde comenzó a dar patadas a un balón.

Empieza el partido. Ramsés, nombre poco común. ¿Elección de unos padres egiptólogos?
No, no. Imagino que a mi madre le gustaban los nombres un poco más raros. De hecho, mi hermana se llama Penélope. Mi nombre tiene sus cosas buenas y malas, porque en una ciudad pequeña te localizan rápido.

Penélope, personaje de la Odisea. Y hablando de odiseas ¿Qué le ha faltado a la Gimnástica para subir esta temporada a Segunda B?
Un poquito más de acierto. Lo normal era, con los jugadores que teníamos este año, tener acierto, porque son muy buenos, pero el fútbol tiene un componente de azar importante y es muy difícil controlarlo.

Ramsés II, faraón apodado ‘el rey guerrero’, por su destreza en la batalla. Como futbolista, era también peleón, un fajador aguerrido.
Sí. Quizá es el adjetivo que más me han dedicado, el de jugador de mucho pundonor. Cada jugador tiene unas cualidades y probablemente la mía era que nunca bajaba los brazos. Era insistente.

Sus primeros pinitos, en el patio del colegio de Cantimpalos. ¿Se pegaban sus amigos para que formara parte de su equipo?
No, no (se ríe). Los recuerdos son buenísimos. Salíamos del colegio e íbamos corriendo a casa para dejar las mochilas. Y a toda velocidad regresábamos para que no nos quitaran el campo. 

¿Cuántas veces al día piensa en fútbol?
¡Qué pregunta! Una cuarta parte del tiempo que dedicó a reflexionar, se lo lleva el fútbol. No tiene remedio.

Jugador de ‘La Sego’ entre 1995 y 2012 ¿siempre de lateral derecho?
No, no. El primer año jugaba en zona ofensiva, segundo punta o media-punta. Fue una temporada en el que había una docena de jugadores de fuera y el resto se completó con segovianos. Llegó un entrenador, Mezquita, que jugaba con un lateral más adelantado y tres defensas centrales y como tenía muchísimo despliegue, mucho juego rápido… pues me probó como lateral. Primero como carrilero, que se suele llamar, luego de lateral, para acabar de extremo interior. Pero siempre en banda.

Carrilero, lateral, extremo… Me precisa mucho. Creía que entendía de fútbol y veo que ‘nanai’.... En todo caso, sí fue lateral derecho ¿tiene también querencia a la derecha?  
No estoy definido políticamente. No comulgo mucho en cómo está estructurada la política, al menos en España. Lo primero que haría sería cambiar la ley electoral. A partir de ahí, hay mucho que hablar y mucho debate.

Vamos a correr por la banda, al estilo Marcelo o Roberto Carlos. ¿Dónde llega su atrevimiento?
Soy muy tímido. Alguno piensa que soy antipático, pero en realidad es pura timidez. Me cuesta mucho abrirme. Mi aparente seriedad es una máscara. ¿Atrevido? Uno consigue lo que puede, no lo que quiere. Cuando me propongo algo es porque creo que lo voy a conseguir. También soy persona con suerte.

Se retiró cuando estaba en auge el ‘tiki-taka’. Pero dígame, en su vida, ¿es más de tocar y tocar, de paciencia o prefiere el pase largo, el ser directo?
Soy directo. No tiene nada que ver mi filosofía de vida con mi forma de ver el fútbol. Intento perder poco el tiempo. Me gusta ir al grano.

¡Hay que colgar balones al área¡ ¿cuántas cosas le han quedado por rematar? ¿Asignaturas pendientes?
Siempre me arrepentiré de no haber ido a jugar al extranjero cuando pude. Tuve opción de irme a Irlanda, a ligas menores, pero no me atreví. Puse un montón de excusas para estar mejor conmigo mismo, pero la realidad es que me faltó coraje.

¿Cuál ha sido su gol más importante?. Claro está, el que no haya metido en el terreno de juego.
Lo mejor que me ha pasado es conocer a mi pareja y ser feliz con ella.

Nació el mismo día que se fundó la Segoviana. No el año, por supuesto. ¿Estaba predestinado a unir su vida a este club?
Parece que sí. Me enteré cuando yallevaba varios años dentro del equipo. Ahora bien, hay debate sobre las fechas. Pero se ha quedado fijo ese día, el 28 de junio de 1928. Yo nací en 1976. Es una coincidencia que me gusta.

Y hablando de efemérides. Cumple años el mismo día que el mítico Josito, el utillero. ¿Han pensado en celebrarlo juntos?
Ya lo hemos hecho muchas veces. Tiene un año más que yo y tenemos una relación casi paterno-filial. Llegamos el mismo año al club, el como ayudante de utillero. Es, probablemente, la única persona imprescindible en el equipo. Le quiero muchísimo.

Aficionado al Osasuna. Explíquese.
Mi padre es navarro y de casta le viene al galgo.Y no es un mero aficionado, es mucho más, un forofo. Y yo tambié lo soy.

Vale, lo entiendo, pero lo que no comprendo es su poca simpatía por Real Madrid…¡El blanco es el color de la pureza¡
Con el tiempo, me he dado cuenta que no tiene sentido ser ‘anti’. Con el fútbol que he vivido y el modelo de club donde he estado, siempre me sentí alejado del Real Madrid. Pero nada más. No soy anti nada. La vida y la experiencia te dice que ser ‘anti’ es hacer el ridículo.

Una curiosidad. Dicen que lo que se habla en el campo, se queda en el campo… ¿Tanto se dicen los jugadores?
Sí, sí, muchísimo.  Si se filtrara, muchos hubiéramos acabado expulsados antes de tiempo. Dentro del campo utilizas todas las armas que están en tu mano  para ganar. Al menos eso hacía yo. En el amor y en la guerra, todo vale. En el fútbol, algo parecido.

Lo más curioso que ha visto sobre un terreno de juego…
No se si contarlo (se ríe). En un partido, Mariano, compañero del equipo, se le fue la cabeza y escupió a un rival delante del árbitro. Cuando le expulsó, le dijo al colegiado que se le había escapado al hablar. Estábamos todos alrededor y no pudimos reprimir la risa. No le ayudamos mucho, la verdad. 

Por cierto, ¿a qué o quién sacaría una tarjeta roja?
A cualquiera que utilice la violencia para conseguir algo. La violencia es injustificable.

Lo de los amaños de partidos por las apuestas deportivas… ¿Sale tocado el mundo del fútbol?
Irremediablemente. El dinero lo corrompe todo. Y en el fútbol, por suerte o por desgracia, se mueve muchísimo. Creo que saldrán más cosas. Por suerte, la Liga lo combate, pero seguirá saliendo, porque siempre habrá gente con pocos escrúpulos y tendencia a la delincuencia.

Me dicen que cuida mucho su aspecto físico. ¿Predica con el ejemplo de cara a los jugadores?
Me gusta ir cómodo, pero tampoco mucho. Puedo llevar la cabeza rapada o el pelo más largo o de repente me dejo barba y un día me la afeito.

Si ve a algún jugador de su equipo pasado de peso…
Eso me mata. No lo soporto. No entiendo a los jugadores que no se cuidan. Me importa y mucho que nuestros jugadores estén en las mejores condiciones físicas.

Eso del ‘running’, al que es aficionado. Yo me quedé en el ‘footing’. ¿Podría pasar un día sin hacer una actividad física? 
Díficil. Cuando dejé el fútbol necesitaba competir en algo. Y la forma de llenarme, porque me gusta machacarme físicamente, era correr. No compito contra nadie, solo conmigo mismo. 

¡Penalty¡ Llega la pregunta incómoda. Me cuentan que algunos clubes critican su labor en el IMD por ser director deportivo de La Segoviana. ¿Qué les responde?
Por suerte, creo que he sido capaz de diferenciar lo que es mi trabajo de mi hobby y que, obviamente, nunca haré nada de forma parcial. Ni quiero ni puedo.

¿Se puede ser chulo y no ser faltón? No digo que usted lo sea, que conste…
Soy muy faltón, pero luego no me importa que me falten. No se puede ser faltón y que luego, cuando se meten con uno, sentirse ofendido. Me encanta criticar, meterme con los colegas, en tono jocoso, sin ofender,  sin mala intención. Intento no ser chulo, aunque, por desgracia, por mi timidez y seriedad, pueda parecerlo, pero faltón, ya le digo, sí lo soy.

¿Le han pillado muchas veces en fuera de juego?
Muy poquitas veces. No es fácil pillarme. Cuando era jugador, muchísimo más joven, tuve algún que otro descuido, de salir por la noche, pero muy poquitas veces. Soy muy prudente.

¿Quién ganará el mundial de fútbol femenino?
Estados Unidos. Ya me lo dirá.