1.500 personas de seis pueblos viven sin agua potable

Aurelio Martín
-

Debido a la presencia de arsénico o nitratos, los vecinos de cinco municipios reciben periódicamente agua embotellada. Las autoridades sanitarias aseguran que no hay riesgos para la salud.

1.500 personas de seis pueblos viven sin agua potable - Foto: Rosa Blanco

Un total de seis municipios de la provincia, en torno a 1.500 habitantes en su conjunto,  necesitan suministro de agua alternativo por nitratos o arsénico en sus captaciones subterráneas: Ochando, Lastras del Pozo, Cabezuela, Ortigosa del Pestaño, Lastras de Cuéllar y Aldeanueva del Codonal, según la Junta de Castilla yLeón.  
Uno de ellos, Cabezuela, por una avería grave en una bomba de extracción que se hundió, se encuentra en vías de solución. Y del resto, cinco precisan suministro de agua embotellada ya que Aldeanueva del Codonal cuenta con una fuente con osmosis inversa (tecnología de purificación del agua). 
EnLastras del Pozo confluyen tanto incumplimientos para agua de consumo humano por niveles de arsénico, que es un elemento habitual en suelos y rocas, aunque pueden influir fertilizantes y abonos, como de nitratos, derivado principalmente por malas prácticas ganaderas en el vertido de purines.
Las autoridades sanitarias han hecho hincapié en declaraciones a EL DÍA en que «a día de hoy no hay ningún agua de consumo calificada como no apta para el consumo con riesgos para la salud».
De hecho, aseguran, en el caso de los nitratos, cuando se sobrepasa el límite de aptitud de 50 partes por millón (PPM), el agua se califica como no apta, aunque el límite de concentración de nitratos con riesgo para la salud está establecido en 500 PPM. En lo que se refiere al arsénico, el límite de aptitud está fijado en 10 partes por billón (PPB), mientras el límite con riesgo para la salud está establecido en 100 PPB.
El delegado territorial del Gobierno regional, Javier López Escobar, afirma que se «ha avanzado mucho en esta cuestión,  el número de habitantes y municipios en los que se ha actuado, en los últimos años, ha resuelto la mayor parte de los problemas y aún persiste un número menor sobre el que se está trabajando en soluciones adaptadas;  el objetivo es que el 100% de la población tenga de modo habitual agua potable en sus grifos, aunque será difícil evitar incumplimientos dispersos». 
En 2011, el agua de consumo humano de 28 localidades de la provincia no alcanzaba los parámetros adecuados de potabilidad, por contaminación por arsénico o nitratos, lo que afectaba a una población de 6.984 ciudadanos y supuso un presupuesto en ese ejercicio de 246.000 euros, destinados al suministro de agua potable, en cisternas o embotellada, a esas poblaciones. 
En 2017, el número de núcleos de población con agua no potable por arsénico o nitratos descendió a ocho, con unos 808 habitantes afectados.
DISGUSTO. Aunque la población que tiene que abastecerse de agua embotellada, a veces pagando 30 céntimos por un paquete de seis botellas de litro y medio, como en Lastras de Cuéllar, no oculta su disgusto, las administraciones insisten en destacar el esfuerzo que realizan en la materia.
En cuanto a infraestructuras, está próxima la finalización de nueva conducción de agua desde un depósito a la red en Boceguillas, con una subvención de la Junta de 85.000 euros.  En Valtiendas, el proyecto de construcción de una nueva planta para tratamiento de nitratos (198.853 euros) se encuentra en fase de expropiación, ya que el Ayuntamiento no tenía disponibilidad de terrenos. 
Desde 2011 hasta el ejercicio pasado, la Junta de Castilla y León, en colaboración con otras administraciones, ha invertido más de 26 millones de euros en infraestructuras de abastecimiento en la provincia, con obras destacadas como la estación de tratamiento de agua potable de Cuéllar, y conducciones a siete localidades; o la de la presa del río Ceguilla, y conducciones hasta 54 núcleos de población. En el mismo periodo, en materia de depuración, la inversión ha superado los 14 millones de euros en estaciones de tratamiento de aguas residuales entre las que destacan las de Riaza, Cantimpalos, El Espinar, Mozoncillo o Sanchonuño. 
Además, desde el Gobierno regional, según López Escobar, se trabaja en la redacción de proyectos, reparación de depósitos, mejoras en captaciones y conducciones, y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente sigue avanzando en la depuración de los espacios naturales y mantiene la cofinanciación del 50 % de los gastos de explotación de las estaciones depuradoras en los municipios ubicados en estos entornos.