Van der Vaart y otros futbolistas que cambiaron de deporte

Manu Azpicueta (EFE)
-
Van der Vaart (i) durante un evento de lanzamiento de dardos - Foto: Twitter @rtl7darts

El holandés se dedica ahora al lanzamiento de dardos pero no es el único caso en el que un jugador se retira y se vuelca en otra disciplina

Rafael van der Vaart, exfutbolista de equipos como Tottenham, Real Madrid o Betis y que terminó su carrera en el Chiclana Industrial, ha debutado este mes como jugador profesional de dardos en el Open de Dinamarca, una de las pruebas más prestigiosas de este deporte.

El holandés, que participó en este campeonato junto a su hermano Fernando, superó la primera ronda al derrotar por 4-2 a Thomas Andersen, pero en la segunda quedó eliminado al caer por 4-0 contra Mogens Christensen.

Pero no es el único futbolista que ha probado suerte en otros deportes.

Algunos han optado por disciplinas más físicas, como Luis Enrique, que antes de convertirse en entrenador, probó suerte como Ironman.

El asturiano empezó a correr maratones en 2005. Participó en la prueba de Nueva York ese mismo año, en Ámsterdam al año siguiente, en 2007 en Florencia y después decidió competir en el Marathón des Sables, una de las carreras a pie más duras del mundo y consiguió terminarla.

Y justo antes de fichar por el Celta, en 2013, también se aficionó a la bicicleta, con la que compitió en pruebas como La Quebrantahuesos, la Irati Xtrem y la Cape Epic, en esta última con el que fue su segundo en el Celta y en el Barça, Juan Carlos Unzué.

Otro futbolista que se decantó por un deporte posiblemente más duro que el fútbol fue el exjugador del Atlético de Madrid, Roberto Solozábal, que se convirtió en ciclista de categoría Máster y ha participado y acabado importantes pruebas de bicicleta de montaña como la Titan Desert, la Andalucía Bike Race o La Rioja Bike Race.

El que fuera capitán del equipo que conquistó El Doblete en 1996 también compitió en la prueba de triatlón Ironman de Lanzarote en 2013 y acabó la prueba en menos de 12 horas gracias al asesoramiento del entrenador de esta disciplina Pablo Cabeza.

Uno de los cambios más impactantes de deporte es el que llevó a cabo el exportero Santiago Cañizares, que en 2010 debutó como piloto en el Rally Sierra Morena, prueba puntuable para el Campeonato de España, a los mandos de un Suzuki Swift, equipo con el que también compitió en 2011 y 2012.

La perseverancia del que fuera guardameta de Celta, Real Madrid y Valencia se vio recompensada en 2017 cuando Cañi se proclamó campeón de Rallys de la Comunidad Valenciana al acabar tercero en el Rally Ciudad de Valencia-Memorial Javi Sanz con su Porsche 911 GT3 Cup 97.

 

Fuera de España

En términos internacionales, uno de los goleadores europeos de más renombre, el ucraniano Andriy Shevchenko, debutó como profesional del golf en septiembre de 2013 en el torneo Kharkov Superior Cup (Ucrania), perteneciente al Challenge Tour, la segunda división del golf europeo con una tarjeta de 84 golpes (+12), que le colocó en el puesto 118.

Aunque 'Sheva' no consiguió su objetivo inicial en este deporte, que era representar a su país en los Juegos de Río 2016 en los que el golf volvió a ser olímpico, el que fuera delantero del Dinamo de Kiev, Milan y Chelsea tiene un hándicap +4 y ha jugado diversos eventos a nivel pro-am como pareja del británico Rory McIlroy, número 4 del mundo.

Otro gran goleador que jugó en Europa, el argentino Gabriel Omar Batistuta, que sigue marcando goles, pero en esta ocasión a lomos de un caballo, ya que el que es el segundo máximo anotador de la selección albiceleste, solo superado por Messi, es ahora jugador de Polo.

El francés Eric Cantona se pasó al fútbol playa como jugador-entrenador de la selección francesa con la que debutó en diciembre de 1997, todo ello tras un acuerdo firmado por él y su hermano Joël con la Federación Francesa de Fútbol para ser embajadores de esta disciplina en su país.

Cantona ganó durante esta etapa como jugador-entrenador la Eurocopa de 2004 y el Mundial de Fútbol Playa FIFA 2005, pero cuando en 2006 dejó de jugar para pasar a ser solo seleccionador, el nivel del equipo bajó y tras un tercer puesto en el Mundial de 2006, Francia se quedó fuera del Mundial de 2009 y la Eurocopa de 2010. Cantona fue destituido y reemplazado por Stéphane François a principios de 2011.

Y quizás, el jugador más desconocido de este lista sea Knut Fostervold, ya que militaba en el modesto Molde noruego que se enfrentó al Real Madrid en la fase de grupos de la Champions de la temporada 1999-00, cuando el equipo blanco ganó La Octava.

Fostervold dejó el fútbol en la campaña 2000-01 con 30 años y decidió entonces dedicarse al ciclismo, deporte al que se aficionó durante una rehabilitación por una lesión de rodilla y se convirtió en un especialista en contrarreloj con el equipo continental noruego Sparebanken Vest.

En 2006, el exfutbolista fue subcampeón de Noruega por detrás de Arvesen y quedó con 43º en el Mundial de Salzsburgo de ese mismo año, en el que participó por la renuncia del ciclista que le acababa de ganar en su país natal.