scorecardresearch

Desmantelada en Segovia una red internacional de marihuana

DS
-

La operación liderada por la Guardia Civil de Segovia lleva a la detención de 33 personas, 11 de ellas en la provincia, y el hallazgo de 12 plantaciones y 150 kilos de cogollos listos para exportar

Desmantelada en Segovia una red internacional de marihuana

La Guardia Civil de Segovia ha desarticulado un complejo entramado criminal dedicado al cultivo, elaboración y distribución de marihuana a nivel internacional. Se ha detenido a 33 personas, 11 en Segovia, 11 en Andalucía, 5 en Castilla–La Mancha, 4 en Aragón y 2 en Madrid, como presuntas autoras de los delitos de pertenencia a organización criminal, cultivo y elaboración de marihuana, tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico, ingresando en prisión provisional 21 de ellos, quedando a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 5 de Segovia.

La investigación se inició a finales del año pasado al detectar, gracias a la colaboración ciudadana, a cuatro individuos de nacionalidad extranjera, en situación irregular y sin actividad laboral, que se movían en diferentes localidades de la provincia de Segovia. Estos individuos mantenían reuniones de forma constante, guardando para ello numerosas medidas de seguridad.

La investigación permitió determinar que se trataba de una organización dedicada al cultivo y producción de marihuana para su venta a países de Europa y que tenía capacidad de cultivar y procesar para la venta más de 50.000 plantas de marihuana al año, lo que supondría una cantidad de más de 1.500 kilogramos de sustancia estupefaciente para exportar a países de la Unión Europea.

El modus operandi empleado por la organización consistía en la construcción de campamentos ocultos donde cultivaban grandes cantidades de plantas de marihuana, conocidas como plantaciones de guerrilla, contando alguna de ellas con más de 5.000 plantas. En dichos campamentos, miembros de la organización permanecían ocultos durante largos periodos de tiempo mientras otros integrantes les apoyaban con logística de manutención cada cierto tiempo.

Se han localizado plantaciones en las provincias de Segovia (en las localidades de La Mata, Rosuero, Gallegos, Fresno de Cantespino, Cerezo de Arriba y Arevalillo de Cega), Zaragoza (Villamayor de Gállego), Jaén (Andújar), Málaga (Riogordo, Sedella, Comares y Ardales), Cádiz (Jimena de la Frontera), Granada (Durcal) y Almería (Níjar).

Organización jerarquizada con técnicas paramilitares. La organización poseía una estructura fuertemente jerarquizada, utilizando técnicas paramilitares para mantenerse ocultos en el bosque. Se utilizaban visores nocturnos y establecían servicio de guardia con relevos. Además su formación paramilitar les llevó a poder sobrevivir en circunstancias adversas en medio de bosques aislados durante meses sin apenas avituallamiento, salvo el que esporádicamente le facilitaban otros miembros de la Organización con el objeto de no ser detectados.

Cuando recibían el avituallamiento de los miembros de la Organización encargados de ello, abandonaban sus escondites, cargaban la mercancía y se volvían a adentrar en el bosque. Esa operación de avituallamiento solía durar apenas unos segundos, el tiempo necesario para estacionar un vehículo junto a carretera secundaria situada a varios kilómetros de distancia de la plantación y donde esperaban ocultos los ocupantes del campamento de guerrilla que recogían la mercancía y se internaban nuevamente en el bosque con ella.

La organización no dudaba incluso en seleccionar lugares a los que únicamente el acceso era mediante embarcación, tal y como hicieron en la provincia de Jaén, donde para acceder a una plantación era necesario atravesar el pantano de El Encinarejo utilizando una embarcación con la que recibían víveres esporádicamente y a través de la cual sacaban las cosechas de cogollos de marihuana hasta los domicilios que tenían alquilados en distintas provincias. Esa embarcación permanecía oculta entre la vegetación. Incluso durante la investigación, se llegó a detectar que los integrantes de la Organización que permanecían ocultos en las plantaciones, se movían en ocasiones reptando por las laderas para evitar ser vistos cuando en alguna ocasión pudieran percibir algún tipo de peligro, como helicóptero sobrevolando o que por algún camino o ladera no muy lejano de ellos pudiera pasar algún vehículo.

Los integrantes de la Organización transformaban totalmente el espacio natural, talando las superficies de pinares y convirtiendo el terreno en cultivos de marihuana. Para regar estas plantas, alteraban los barrancos cercanos, construyendo balsas para disponer de agua almacenada y poderla conducir hasta los campos de cannabis con mangueras, bombas de agua y motores enterrados bajo tierra. Los investigados habían creado un método de cultivo y un sistema de riego por goteo para asegurarse la máxima producción de estos cultivos que también contaba con una zona de secadero. La construcción de alguna de esas balsas llegaba a alcanzar decenas de metros cuadrados, excavadas a mano, llegando incluso a cortar cauces de arroyos. Además almacenaban todos los plásticos necesarios para las plantaciones (tubos, macetas, cobertores…) en grandes excavaciones ocultas con mallas y ramaje que sujetaban con sacos terreros. Todo ello con la idea de volver a utilizarlas en nuevas campañas.

Coordinación policial. Debido a la metodología delictiva de la Organización criminal, se ha hecho necesaria la colaboración y coordinación con diferentes Unidades del Cuerpo de distintas Comandancias tanto de Seguridad Ciudadana como Policía Judicial, Servicio de Información, USECIC y GRS así como con diversas Unidades del Cuerpo Nacional de Policía de Málaga y Zaragoza, llegando a realizar con ellos explotaciones conjuntas parciales.

Se han llevado a cabo coordinaciones con policías europeas como las de Alemania y Bélgica para intercambio de información debido a la presencia de miembros de la Organización en esos países que aún continúan abiertas.

Asimismo, la investigación ha propiciado la creación de 6 Órdenes Internacionales de Detención.

Resultados de la investigación. En el total de los 14 registros efectuados, se ha llevado a cabo la intervención de 20.000 plantas de marihuana, 150.000 gramos de cogollos envasados al vacío listos para su exportación; 12 plantaciones interiores y exteriores desmanteladas; siete vehículos; una embarcación con motor fuera borda; un arma corta detonadora; numerosa documentación en proceso de análisis criminal; y multitud de maquinaria destinada al cultivo, elaboración y tráfico de marihuana valorado en más de 300.000€.