Adiós al ingeniero que revolucionó la ropa interior

EFE
-

El diseñador catalán combinó en sus creaciones textiles diseño y comodidad, sin olvidar su funcionalidad y dejando atrás la 'oscuridad' que reinaba sobre las prendas femeninas

El diseñador Andrés Sardá, acompañado de su hija en 2006 - Foto: VICTOR LERENA VICTOR LERENA

Andrés Sardá, uno de los grandes diseñadores del mundo del diseño y de la moda falleció ayer en Barcelona, a los 90 años, según han confirmado hoy fuentes familiares.
Sarda revolucionó la ropa interior, la de baño y el mundo de la mujer española con una fórmula que aunaba diseño y comodidad, y que consiguió alzar su firma como una de las más internacionales de todos los tiempos. Nacido en una familia vinculada a la industria del tejido desde finales del siglo XIX, estaba "convencido de que la lencería femenina podía ser delicada, favorecedora y tentadora" y dedicó sus esfuerzos a cambiar aquellas prendas de uso y poco evolucionadas. 
Desde la fundación de su empresa en 1962, Andrés Sardá, ingeniero textil de formación, tenía claro que el éxito de su empresa pasaba por considerar a la ropa interior como diseño y no algo "puramente funcional como sucedía hasta entonces", llegó a asegurar el catalán en una entrevista. Así, decidió crear su propia empresa de este tipo de moda, y también de baño, en los años 60 para "romper con los convencionalismos de aquella época en la que la ropa interior era estéticamente oscura". 
Fue galardonado con premios de reconocimiento mundial con premios como el Creador del año del Salon de la Lingerie de París o el Premio Nacional de la Moda otorgado por S.M. la Reina Letizia.