Chatarra a 70 metros del Acueducto

Nacho Sáez
-

El Volvo que se encuentra casi desguazado junto al Monasterio de San Antonio el Real es solo uno de los vehículos abandonados en las calles de Segovia y que afean su imagen.

Volvo que se encuentra casi desguazado junto a San Antonio el Real y que al menos hasta este pasado lunes todavía no había sido retirado. - Foto: Rosa Blanco

Fue el palacio de recreo de Enrique IV hasta que lo donó a los franciscanos –posteriormente Isabel la Católica se lo cedió a las Clarisas– y se conserva como la gran joya del mudéjar en Segovia, adornado además por un excepcional artesonado en su capilla mayor, un retablo flamenco y un precioso claustro rectangular. Sin embargo, a pocos metros de este Monasterio de San Antonio el Real y del nacimiento del trazado urbano del Acueducto, hay un elemento que distorsiona el paisaje. En la explanada de tierra que aprovechan algunos de los vecinos de la zona para aparcar sus vehículos, permanece un turismo de la marca Volvo casi desguazado. Le faltan las ruedas, las ventanillas están rotas, los retrovisores han sido arrancados, la carrocería se encuentra llena de golpes... Un feo pegote en medio de lo que además es un parque infantil.

También incomoda a los sentidos el Renault Laguna abandonado junto al antiguo Convento de Santa Cruz la Real –actual campus de IE University–, aunque en este caso todavía tiene las ruedas y las lunas. En pleno pulmón verde de la ciudad, su capó semilevantado y la suciedad que acumula no solo desentonan. Molestan y hasta pueden llegar a ser peligrosos en esta puerta de entrada (o de salida) al Valle del Eresma.

La Policía Local tiene en este momento en su punto de mira 13 vehículos –distribuidos por diferentes puntos de la ciudad– que sufren desperfectos que impiden su circulación o que llevan estacionados en el mismo lugar «un largo periodo de tiempo», según indica la concejala de Seguridad del Ayuntamiento de Segovia, Raquel de Frutos, quien remarca «la agilidad» con la que son retirados de la vía pública a pesar de la tramitación que conlleva. La colaboración ciudadana o la diligencia de las patrullas de la propia Policía Local permiten descubrir esos vehículos de los que se han ‘olvidado sus dueños’, incumplidores con su deber legal y social de llevarlos  a un desguace o de encontrar otro titular para ellos.

Renault Laguna muy dañado a la puerta de IE University.Renault Laguna muy dañado a la puerta de IE University. - Foto: Rosa Blanco

En esos casos, la Patrulla Verde se encarga de realizar un seguimiento y de abrir un procedimiento administrativo –tramitado por la Concejalía de Tráfico– que puede acabar con su destrucción y con la imposición de una multa a su propietario. Si lleva más de un mes en el mismo lugar y carece de las placas de las matrículas, de las ruedas o de cualquier otro elemento que le imposibilite su funcionamiento, la sanción oscila entre los 751 y los 1.500 euros en cumplimiento de la Ordenanza de Residuos.

En 2020, la Policía Local llevó a cabo 46 actuaciones de este tipo y arrastraba otras 11 del año anterior, pero en cuarenta de ellas consiguió encontrar al dueño del vehículo para que él mismo lo retirara. «Hay muchas veces que no se les localiza», apunta De Frutos, que habla de un plazo de tres meses de media entre que se abre un expediente y ese coche que estaba abandonado desaparece de la calle. Durante un tiempo la avenida de la Constitución suscitó las quejas de los vecinos por la tardanza en retirar algunos a los que les quedaba poco más que el chasis, pero en la actualidad están repartidos por San Lorenzo, San Millán, en la propia avenida de la Constitución...

«Si tú dejas un coche inmovilizado más de quince días o más de 20 días y se detecta, es muy habitual que les vayan desapareciendo piezas», revela la concejala de Seguridad. Por eso, la Policía Local trata de anticiparse a ese momento y persigue también los vehículos que están aparcados en un mismo lugar más de quince días, algo que prohíbe el artículo 46.2 de la Ordenanza Municipal de Tráfico. En este caso, la multa asciende a 80 euros. Los agentes también revisan que tenga el seguro y la ITV en regla –otros de los posibles motivos de sanción– y realizan un seguimiento «diario», tal y como remarca De Frutos, con el objetivo de localizar lo más rápidamente posible al propietario para que se haga cargo y evitar imágenes como las que ahora emborronan el parque junto al Monasterio de San Antonio el Real y los alrededores del Convento de Santa Cruz la Real.

Chatarra a 70 metros del AcueductoChatarra a 70 metros del Acueducto

Pero la ausencia de desperfectos en ellos no impide que también puedan acabar en lo que se conoce como ‘la playa de vehículos’. Se trata de las instalacciones de FCC en la calle Guadarrama, adonde la grúa los transporta tras agotar todas las vías previas y como paso anterior antes de proceder a su destrucción. El año pasado la Policía Local descubrió 36 turismos o vehículos de otro tipo que aparentemente no tenían desperfectos pero que se habían adueñado sin moverse de una plaza de aparcamiento en la calle. 28 de ellos acabaron siendo retirados por sus dueños, dos fueron a parar a la ‘playa de vehículos’ y otros seis continuaban en la misma situación al finalizar el mes de diciembre. 

Para la concejala de Seguridad, «lo que muestran los datos es la agilidad que hay tanto en la detección de esta situación como en la actuación de la Patrulla Verde y de Tráfico para subsanarlo». «La retirada es rápida. No se tiran años y años en el mismo sitio», añade, al tiempo que pone el acento en un factor que quizás explique el aumento de los coches abandonados con desperfectos que se registró en 2020: «El confinamiento. Algunos estuvieron varios meses sin mover sus coches y quizás por eso hubiese más. Además, arrastrábamos 11 del año anterior».

El Ayuntamiento no reclama a los propietarios el traslado a la ‘playa de vehículos’ y su posterior destrucción sobre todo por la dificultad de nuevo para localizarlos. No  obstante, la concejala de Seguridad no considera que el de los coches abandonados constituya un problema de gran magnitud para Segovia al menos en estos momentos. «Puede llegar a ser peligroso. Por eso se requiere al propietario. Si no lo retira, se sanciona. Y si continúa, se realiza el tratamiento como residuo y la grúa lo lleva a la playa y se destruye el vehículo. Pero por lo que nos indican los datos no es un problema significativo en Segovia. Quien esté viendo un coche muchos días seguidos quizás le parezca que tardamos mucho, pero no tenemos unos datos elevados. Proporcionalmente son más los que están estacionados y se pueden mover que los que están para la chatarra», concluye.

Otro de los vehículos que se encuentra en seguimiento por parte de la Policía Local.Otro de los vehículos que se encuentra en seguimiento por parte de la Policía Local. - Foto: Rosa Blanco