scorecardresearch

El puerto seco de Segovia reúne apoyos de Gobierno y Junta

David Aso
-

El proyecto que impulsa FES, que ya contaba con el Ayuntamiento de Segovia, incluye la constitución de una sociedad público privada que lidere la iniciativa con la entrada de empresas, el órgano autonómico Somacyl y el Puerto de Valencia

Vías del tren convencional situadas a la altura de Hontoria, correspondientes a la línea 53 (Madrid-Segovia). El proyecto de puerto seco requiere un ramal ferroviario para mercancías que conecte desde este entorno con la nueva área empresarial. - Foto: Rosa Blanco

La iniciativa impulsada por la Federación Empresarial Segoviana para crear un puerto seco en la provincia avanza con paso firme, aunque quedan curvas por delante y no deja de vislumbrarse en un horizonte de «entre cinco y ocho años». Cuando El Día adelantó la noticia en mayo, el presidente de FES, Andrés Ortega, matizaba que era «una idea de proyecto más que un proyecto», pero ahora destaca que «ya no es sólo una idea, sino un proyecto que está conformándose para ser una realidad». La clave de tal cambio está en los contactos que ha mantenido en las últimas semanas con representantes de diversas instituciones que le han anticipado su predisposición a colaborar: fundamentalmente la Junta de Castilla y León y el Gobierno central, en este caso también a través del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) y el Puerto de Valencia; aparte del Ayuntamiento de Segovia, con el que ya cuenta desde hace meses. Más que de puerto seco, por cierto, ahora que el proyecto empieza a cobrar calibre, FES prefiere hablar de «terminal de carga ferroviaria y plataforma logística intermodal».

Ya el pasado 9 de noviembre, tras una reunión entre la alcaldesa y los concejales de Urbanismo y Obras de Segovia con representantes de la Asociación Provincial de Industrias de la Construcción, el Ayuntamiento confirmó a través de un comunicado de prensa que contaba con reservar espacio para este proyecto dentro del desarrollo urbanístico (plan parcial) que prepara en el sector de Prado del Hoyo junto con los propietarios de esos terrenos, entre los cuales se encuentra la propia Administración local. Allí se prevé casi un millón de metros cuadrados de suelo industrial por otra iniciativa privada, en este caso abanderada por Drylock, para crear un nuevo polo estratégico de fabricación de envases biosostenibles y una plataforma logística de almacenaje y distribución con 300 empleos directos, un millar de indirectos y 113 millones de inversión, y con 2023 como el año en que aspira a iniciar su actividad. Quedaría hueco de sobra para nuevas empresas que se radicarían en la provincia gracias a ese plan (El Día ya avanzó por ejemplo el interés de una fábrica belga de cereales para desayuno, Mulder), y allí se emplazaría también el puerto seco, o más bien la terminal de carga y plataforma logística, independiente esta última de la que incluye el proyecto que encabeza Drylock.

La iniciativa que lidera la fábrica segoviana de la multinacional de pañales radicada en Hontoria se estima que ocuparía entre 120.000 y 150.000 metros cuadrados, y curiosamente, coincide que FES barajaba en mayo una horquilla de superficie similar para dar cabida a la terminal de carga y la plataforma logística intermodal. No obstante, Ortega apunta ahora que «lo deseable» sería poder rondar los 240.000 metros cuadrados, «aunque también se podría proyectar con algo menos».

Localización de la futura zona industrial de Prado del Hoyo, actualmente en fase de desarrollo urbanístico administrativo.Localización de la futura zona industrial de Prado del Hoyo, actualmente en fase de desarrollo urbanístico administrativo.RESPALDO TÉCNICO DE ADIF. Siguiendo con la cronología de avances de noviembre, el jueves 18, sólo diez días después del comunicado municipal que confirmaba la citada reserva de suelo, tuvo lugar una reunión entre representantes de FES, Ayuntamiento y ADIF, donde el ente ferroviario confirmó su disposición a dar «apoyo técnico» para la redacción del proyecto definitivo, según Ortega. Un respaldo fundamental, dado que la esencia del proyecto se basa en revitalizar las mercancías a través de la línea 53 de tren convencional (Madrid-Segovia) con un nuevo ramal que la conecte con esa área empresarial. 

Al día siguiente, el viernes 19 de noviembre, en el marco de la celebración del 45 aniversario de FES, la alcaldesa de la capital, Clara Luquero, aprovechó su discurso para recordar el «proyecto de puerto seco» y la necesidad de que se impliquen otros niveles de la Administración. Un mensaje directo al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, que también asistió al acto y remarcó a continuación que la Junta estará detrás de las ideas que supongan la llegada de empresas, siempre que se trate de proyectos «viables». 

En las jornadas posteriores, durante la última semana de noviembre, la patronal provincial mantuvo nuevos contactos con la Consejería de Fomento y el Ministerio de Industria para tratar de asegurar un respaldo económico que se perfila imprescindible, puesto que la iniciativa privada (hay varias empresas implicadas tanto de Segovia como de fuera) financiaría una parte del coste del proyecto, pero otra vendría del lado público. Se calcula que hará falta reunir un presupuesto global de entre 15 y 20 millones de euros, contando con que sólo la nave de la plataforma logística ya rondaría los tres y medio.

SOCIEDAD PÚBLICO PRIVADA. Llegados a este punto, el presidente de FES avanza que el siguiente paso debería ser constituir una sociedad público privada que asuma la gestión y pase a liderar la iniciativa, canalizando a su vez la captación de los compromisos de financiación. De hecho, es la que está llamada a presentar el proyecto, una vez redactado, al Ministerio de Industria y la Consejería de Fomento; en esencia, la misma fórmula por la que se optó en Villadangos del Páramo (León) por un ramal ferroviario con el polígono industrial de ese municipio que cuenta precisamente con un presupuesto de 15 millones, de los cuales la Junta le aprobó los cinco primeros el mes pasado.

La nueva sociedad público privada se prevé que esté participada por FES, Somacyl (la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León, adscrita a la Junta), un grupo de empresarios y el Puerto de Valencia, que sería el enlace marítimo elegido (el terrestre es Madrid) y tendría que obtener la autorización de Puertos del Estado, dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Posteriormente se cuenta con que la Consejería de Fomento elabore un plan de infraestructuras de la zona para la ejecución del nuevo acceso ferroviario que conectaría el 'puerto seco' y la terminal intermodal. La financiación le llegaría del Ministerio de Industria, en el marco de la estrategia logística regional que ya tiene en marcha la Junta.

Los frentes abiertos son por tanto múltiples, demasiados como para concretar algo más que la horquilla temporal de entre cinco y ocho años ya apuntada. «Sólo tirar el ramal por parte de ADIF supone muchos trámites», argumenta Ortega, si bien matiza que no esperan problemas relacionados con expropiaciones de terrenos, por ejemplo, que es una cuestión que suele dilatar de forma notable cualquier actuación de este calibre. En breve se celebrará también una reunión con los propietarios del suelo, y quedan sobre todo, resumiendo, los asuntos pendientes ya citados como próximos pasos: la constitución de una sociedad público privada; que la Consejería de Fomento y el Ministerio de Industria se coordinen en condiciones, como ya han hecho en casos como el antes apuntado del ramal ferroviario para un polígono leonés; el acuerdo con el Puerto de Valencia o la propia redacción del proyecto definitivo.

VIENTO POLÍTICO A FAVOR. Cierto es que en España no faltan propuestas de proyectos de este tipo que arrancaron en las últimas décadas con buenos propósitos y se esfumaron por inanición o quedaron varados en alguna fase administrativa, casi siempre por falta de apoyo económico. También en Segovia se habló de sacar adelante un puerto seco antes de la crisis de 2008, pero el presidente de FES aprecia que la iniciativa de ahora «está cogiendo mucha fuerza». «Estamos trabajando mucho en el proyecto y conocemos los medios para llevarlo a cabo», continúa, y además «coinciden tres hitos importantes para que sea una realidad». Alude primero a las convocatorias de ayudas con cargo a fondos de la Unión Europea que ya se están lanzando y en las que «el transporte ferroviario puede recibir apoyo por todo lo que representa dentro de los objetivos de sostenibilidad» fijados en el plan de resiliencia. «En segundo lugar», recuerda que la Junta prepara un plan de industrialización de la zona este de Segovia para su desarrollo también en los próximos años a través de un Programa Territorial de Fomento que también puede ayudar; sobre todo, si se parece al que arrancó en Ávila con casi 35 millones de inversión pública. Y «en tercer lugar, hay otras actuaciones específicas de la Junta» que podrían aportar alternativas de financiación «siempre que vea que hay una iniciativa de interés industrial importante».

«Estamos hablando de un proyecto que puede suponer una transformación importante y tractora para alcanzar ese objetivo que tenemos de industrializar la provincia», valora. «Las oportunidades van a ser grandes ahora en el ámbito de la logística, teniendo en cuenta que una buena parte de las cargas se van a tener que hacer por ferrocarril en un futuro inmediato, así que imaginemos tenerlas en casa, en Segovia».

Precisamente la Asociación de Amigos del Ferrocarril destacaba en primavera, cuando manifestó su apoyo a la creación de un puerto seco, que «un tren puede ahorrar de media entre 35 y 40 camiones», con lo que eso puede suponer para la lucha contra el cambio climático por la necesidad de reducir las emisiones de CO2 (aparte de más competitividad empresarial). Sin embargo, «en España solo el 4% de las mercancías van en tren pese a la eficiencia y sostenibilidad del ferrocarril convencional», según el mismo colectivo, cuando «hace dos décadas» ese porcentaje «era del 7,8%, y la media de la Unión Europea está en el 18%».

«Esto puede ser un desarrollo importantísimo para nuestra provincia, puede ayudarnos mucho y puede ser tractor para la implantación de nuevos proyectos», insiste Ortega. No en vano, asegura que «ya hay una empresa muy importante que estaría dispuesta a elegir Segovia como destino sólo por el hecho de tener esta plataforma ferroviaria», asegura. ¿Y se puede considerar solvente tal interés cuando a la iniciativa de FES le quedan todavía tantos frentes por delante? «Tengamos en cuenta que las empresas grandes no piensan en sus proyectos de hoy para mañana», responde. «Piensan a medio y a largo plazo, y si nosotros somos capaces de configurar este proyecto, esta y otras empresas se podrán instalar», sentencia.