"Segovia ha perdido muchos trenes"

A.M.
-

Titular de juzgados en Carolina (Jaén), desde donde ascendió a magistrada, en 1989, ejerció también en Palma de Mallorca y Madrid, a donde presidió la Sección 27 de la Audiencia Provincial con competencias en Violencia sobre la Mujer.

María Tardón, magistrada jueza de la Audiencia Nacional - Foto: Rosa Blanco

La titular del Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional, María Tardón Olmos, experta en violencia de género,  (Zarzuela del Pinar, Segovia, octubre de 1957), afirma en una entrevista con este periódico que «Segovia ha perdido muchas oportunidades, ha perdido muchos trenes» aunque confía en que «reviva y vuelva a tener la pujanda que tuvo en su día».  La vocal del Consejo Asesor del Observatorio Regional contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid, que forma parte del Grupo de Expertos en Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), primera jueza de defensa de la mujer en España,  que ha participado en un desayuno-coloquio, organizado por la Comisión de Promoción del Talento Femenino de la Cámara de Comercio de Segovia, ha criticado a VOX porque no cree en la lucha por la igualdad, a su juicio, pero explica que tampoco puede entender que haya quien se apodere del discurso feminista y  pretenda expulsar a las demás mujeres de las ideas de igualdad. 
Se ha celebrado el Día Internacional de la Mujer con manifestaciones y actos en las calles reivindicando la igualdad y contra la violencia de género, entre otros aspectos, ¿queda mucho por avanzar en este campo en España?
Se ha avanzado muchísimo, las personas que han nacido y crecido en mi generación lo sabemos, partiendo de que ni siquiera teníamos una capacidad plena porque necesitábamos hasta el permiso de los maridos para poder trabajar o hasta para poder vender nuestros bienes que adquiríamos en herencia. La igualdad formal es absoluta, hay leyes que la protegen y sancionan la discriminación, pero, al final, resulta que estamos ante un problema social, la mentalidad social sigue bebiendo de los estereotipos, de las ideas culturales que nos ha ido transmitiendo la literatura, aquella legislación y la sociedad, evidentemente quedan muchas cosas por hacer,  pero lo vamos a conseguir porque el empuje de las nuevas generaciones es vital.   
Hay partidos, como VOX, que abogan por la derogación de las leyes de la perspectiva de género, incluso en el PP hay dirigentes que no comparten la celebración del 8M, ¿esto demuestra que hay desunión entre los políticos?, ¿esto es bueno?
Las mujeres hemos conseguido cosas cuando hemos ido unidas, en este tema más que sumar multiplica, eso lo sabemos quienes llevamos luchando tantos años por la igualdad, solo cuando hemos estado unidas hemos conseguido leyes que promueven la igualdad, que remueven los obstáculos, para que está pueda ser plena y efectiva, como prevé la Constitución,  que evita que se produzcan discriminaciones directas, porque las indirectas todavía siguen perviviendo y son muchas. Gracias a esa unanimidad se han conseguido avances importantísimos en la lucha contra la violencia de género, que es la manifestación más grave de desigualdad de las mujeres. 
Si no vamos juntas, al final lo que conseguimos es establecer ámbitos por los que se cuelan los reacios, los machistas, los radicales, que siguen existiendo, no son porcentaje un mayoritario, pero ahí están y tienen fuerza, lo estamos viendo. Me parece importante la desunión de un partido como VOX que no cree en la lucha por la igualdad, no lo puedo entender, y que no ve las desigualdades que todavía están en nuestra sociedad, pero por otro lado tampoco puedo entender que haya quien se apodere del discurso feminista y que pretenda expulsar a las demás mujeres de las ideas de igualdad y de evitación de toda discriminación, esto no es patrimonio de nadie, si no vamos juntas y juntos, porque ellos  son el 50% de la solución, no conseguiremos nada.  
¿Cree que, como se argumenta por algunos partidos se lesionan los derechos de los hombres por denuncias supuestamente falsas?
Eso se debe al desconocimiento.  Desde la óptica de alguien que ha estado más de veinte años trabajando con víctimas y con acusados – unos se ha podido acreditar que eran maltratadores, otros no y otros, probablemente fueran inocentes–, los que dicen que, según lo que declaran las mujeres ya se procede a la detención y a la condena, eso no es verdad, pregunten a las víctimas y verán el calvario que tienen que pasar  para conseguir salir de esa situación de violencia y denunciar lo que la está pasando, después ir contando su drama institución por institución, que la crean, que la apoyen, y cuando no hay prueba, en muchos casos, aunque como juez puedas tener tener el sentimiento íntimo, la convicción personal de que algo ha pasado, no puedes condenar. 
Hablamos de una realidad muy dura para las víctimas. ¿Habrá alguna denuncia falsa?, ¿pero quién lo niega?, nosotros llevamos estudiando este fenómeno, empíricamente, a través de todas las sentencias y las denuncias,  y tanto la Fiscalía como el Observatorio del CGPJ ponen de manifiesto que en esos estudios afloran 0,01% de denuncias falsas. ¿Qué pasa con los robos?, veremos cuántas hay, de esos son se habla.  Lo que pasa es que en este tema hay mucha ideología, mucha radicalidad y mucho sentimiento  de frustración, a nadie le gusta pensar que su hijo sea un maltratador y, cuando hay una denuncia,  automáticamente, la madre se va a poner del lado de su hijo, la mala va a ser ella, lo puedo entender desde el punto de vista humano, pero como juez tengo que decir que rotundamente no, que aquí no se cree a las víctimas sin más y porque sí,  pasan un calvario muy grande hasta que consiguen que se les haga justicia. 
Usted que ha pedido cambiar la ley para que sea agresión cuando se droga a una mujer para violarla, ¿cómo contempla el anteproyecto de ley de garantía integral de libertad sexual, que sitúa el consentimiento sexual como eje para juzgar las agresiones sexuales, que ha creado tensiones entre los socios de Gobierno?
Esto me hace insistir en que la polémica y la división no nos lleva a ningún sitio, hay algo que siendo una exigencia que compartimos la mayoría de las personas implicadas en esta lucha, porque hay muchos hombres que están en esto,  quienes llevamos mucho tiempo diciendo que hay que transponer los criterios que emanan del Convenio de Estambul, del Consejo de Europa, que nos obliga como Estado.  Hay que eliminar temas incomprensibles, este de la violación química, no se puede entender que siga siendo abuso.  Una mujer que es sometida porque se le suministra un fármaco, está dormida o porque tiene una discapacidad intelectual, lo que es más sangrante,  se considere un abuso y no una agresión sexual, es decir una violación. Hay cosas que no están en este anteproyecto y si estaban en la Comisión [de Violencia doméstica], como la eliminación de la denuncia previa, ¿que esperamos, que tenga que ser la víctima la que diga quiero perseguir un delito tan grave?, esto es una reminiscencia de aquel planteamiento del Código de 1973, de otra época, que a los delitos contra la libertad sexual les llamaban delitos contra la honestidad, solo se entiende si alguien piensa que hay algo de honestidad o algún resabio de esta naturaleza, si no, no tiene sentido… 
Ahora que esto [el anteproyecto de ley] se haga sin contar con nadie, sin  ni siquiera pasar por los cauces predeterminados, como el Consejo de Estado o el CGPJ, cuya intervención en informes son preceptivos, no se ha hecho, además se ha hecho con el desconocimiento de todos y no sabemos, porque no conocemos el texto de la ley todavía, se habla de que se va a regular el consentimiento… El consentimiento de las relaciones sexuales es una entelequia,  pero, sobre todo, no cabe que se pretenda traspasar al ámbito penal sistemas que son contrarios a los principios jurídicos universales de protección de las personas implicadas en los procesos, como la presunción de inocencia. Nadie tiene que ser obligado a probar su inocencia sino que quien acusa debe probar la acusación que formula, por tanto, por mucho que queramos ponerlo en una ley,  no va a tener ninguna virtualidad porque un juez no lo puede aplicar.   
¿La Justicia es patriarcal, como se gritó en algunas manifestaciones, a raíz de la sentencia de ‘La manada’?
No... Creo que en 5.000 personas que integramos la carrera judicial ¿cómo no va a haber alguien que pueda tener un planteamiento machista, patriarcal o porque por cultura no entienda determinadas cosas?, pero la inmensa de los jueces y juezas, primero conocen cuales son las leyes, la perspectiva de género que deben aplicar, valoran la realidad con arreglo a la situación social en la que están inscritos, porque todos vivimos en sociedad… Cuando me habla de la sentencia de ‘La manada’, diría que hubo una que, efectivamente parecía un poco incoherente con el contenido de los hechos probados que estábamos leyendo pero luego ha habido una sentencia de la Sala Segunda del Supremo que la ha revocado, que la ha casado, y que ha puesto las cosas en su sitio, eso demuestra que la carrera judicial tiene formación, herramientas e integrantes que creen en los derechos humanos, en  la perspectiva de género  y, por tanto, aplican la ley, comprendiendo todos los elementos que están inmersos en un conflicto como éste y no consideran que una víctima esté dando un consentimiento porque no sea capaz de emitir ninguna palabra.  
También eso se lo podría aplicar el nuevo texto, pero si es que la situación del consentimiento es algo que hay que valorar caso por caso y hecho por hecho y, en este caso, parecía más que evidente,  que no hubo consentimiento y que se obtuvo con la intimidación que da la fuerza del grupo que es lo que dejó claro  la sentencia del Tribunal Supremo.   
¿Perjudica que los dos partidos mayoritarios no se pongan de acuerdo para desbloquear el CGPJ?
La Justicia lleva muchos años perjudicada le diría yo…  Siempre he pensado que el mejor sistema para elegir a los órganos del Poder Judicial es el de elección directa. Si se lee la Constitución con un espíritu no predeterminado, no ideologizado, es lo que parece deducirse: ocho juristas de reconocido prestigio designados por el Congreso y el Senado y doce vocales judiciales elegidos entre sus iguales, parece lógico y razonable que sean los jueces quienes elijan a esos vocales de procedencia judicial.  Dejando eso de lado, cualquier parche que se quiera hacer es malo, además, evidentemente, lo que estamos viendo, en los últimos años de manera especial, es que hay como un afán de controlado al Poder Judicial,  con una cierta ignorancia porque, al final, no controla nadie al juez que está en su juzgado, en su audiencia o en su sala resolviendo su caso,  solo su conciencia y la ley, pero pretenden buscar gente afín, al final lo que hacen es identificar a los jueces con una determinada ideología y eso nos resta credibilidad y nos hace quedar como que nosotros vamos a resolver un asunto mirando a ver de qué pie cojea cada uno de los protagonistas, cuando la realidad es otra muy distinta,  y por tanto esos políticos que actúan así flaco favor le hacen a la Justicia.

Usted que ha hablado a las mujeres en Segovia de las conquistas llevadas a cabo en su carrera, donde también hay un paso por la política,  como concejal de Seguridad de Madrid, con el alcalde José María Álvarez del Manzano (PP), ¿volvería a repetir?  
No lo sé, me lo he preguntado muchas veces, yo que en la política hice grandes amigos, en todos los partidos, además,  veo que están injustamente tratados. Es verdad que ha habido corrupción, gente muy trepa, un poco de todo, pero también ha hay gente fantástica que está en la política porque cree en mejorar la sociedad,  cree que, solo a través de la política, se pueden cambiar las cosas de manera importante para los ciudadanos, la sociedad y futuras generaciones. Veo lo maltratados que están y me pregunto ¿yo me volvería a meter en ese lío?. Yo sí que tuve una época política dura, porque hay momentos y decisiones duras, pero disfruté mucho con lo que hice y me siento muy gratificada de haber pasado por aquella etapa en el Ayuntamiento de Madrid.  
¿Cómo ve la situación actual con cuatro elecciones en cuatro años, con fragmentación de partidos y minoría en el Gobierno, que le obliga a pactos con los nacionalistas?, ¿el PP debería tener un mayor acercamiento?
Sin duda, la gran asignatura pendiente de la democracia es el acercamiento de los dos partidos mayoritarios, PSOE y PP, porque son quienes tienen las mejores condiciones para tratar los grandes temas de Estado, al aspirar alternativa de Gobierno, a los demás les da igual, pueden tirar los dardos o los petardos que quieran, no les importa salirse del tiesto, pero tienen una responsabilidad aquellos que pueden ser  alternancia,  el entendimiento entre los dos le irá muy bien a la sociedad española.  
Aunque salió de Segovia cuando contaba con ocho años, suele acudir allá donde le llaman los segovianos y seguro que tiene una visión realista de esta tierra…
Segovia ha perdido muchas oportunidades, ha perdido muchos trenes, hubo una época que viví siendo jovencita, aquella cuando se configuraba el Estado autonómico [en la que la Diputación impulsó un proceso por la autonomía uniprovincial]... Confio mucho en estas nuevas generaciones de emprendedores de todo tipo, pequeños comerciantes, agricultores o ganaderos, sin duda alguna están llamados a hacer grandes cosas,  espero que reviva y vuelva a tener la pujanda que tuvo un día.  
¿Los ámbitos rurales están siendo los grandes abandonados, incluso si hablamos de la mujer, existe una mayor desigualdad?
El medio rural es el más difícil de todos pero de ahí hemos salido la mayoría y aquí estamos...