scorecardresearch

864 segovianos esperan cita para primera prueba radiológica

Sergio Arribas
-

Aumenta un 40% la lista de pacientes pendientes de una prueba diagnóstica. El Defensor del Paciente contabiliza 27 denuncias en Segovia. El tiempo medio para una resonancia sube hasta los 219 días, aunque baja para ecografias, TAC y mamografias.

864 segovianos esperan cita para primera prueba radiológica

Han logrado escapar del contagio de la COVID-19, aunque sufren los efectos ‘colaterales’ de la pandemia, al engrosar las listas de espera para asistir a la consulta de un especialista, someterse a una prueba radiológica o una intervención quirúrgica. La influencia de la pandemia es palpable en las listas de espera del Complejo Hospitalario de Segovia, tal y como refleja el último balance de la Consejería de Sanidad, referido al cuarto trimestre del año 2020, que ofrece algunos datos de mejoría, aunque también de enquistamiento.

Uno de los termómetros para pulsar la influencia de la pandemia está en la espera para someterse a una prueba radiológica, la que permite esclarecer un diagnóstico técnico de una patología. Al cierre del año 2020, en el Hospital de Segovia 864 pacientes permanecían pendientes de asignación de cita para la primera prueba diagnóstica en radiología (TAC, Ecografía, Resonancia Magnetica o Mamografía). Son 251 pacientes más que en la misma fecha de 2019 (613), lo que supone un aumento del 40%. 

La lista de espera de ‘ecografías’ es la que más pacientes registra (369) y la que ha experimentado un importante aumento (eran 44 pacientes en espera al acabar 2019), así como la referida a mamografías (10 pacientes, frente a los 3 con que cerró 2019) ; mientras que el resto de pruebas soportan un volumen similar e incluso inferior, como el TAC (182 pacientes en espera, frente a 197 del año anterior) y las resonancias magnéticas (303 pacientes frente a 369). 

864 segovianos esperan cita para primera prueba radiológica864 segovianos esperan cita para primera prueba radiológica

Salvo ecografías y mamografías, en el resto de pruebas diagnósticas radiológicas se ha logrado una ligera reducción, en sintonía con las cifras globales de Castilla y León (-24,5%). No obstante, cabe deducir, especialmente en el caso de las resonancias magnéticas, que la reducción de pruebas pendientes obedece a la contención de solicitudes desde Atención Primaria para dar prioridad a la atención de los casos COVID y no ‘saturar’ los equipos radiológicos, fundamentales para el diagnóstico de neumonías pulmonares en los enfermos contagiados más graves.

La pandemia también influye en la demora en la realización de las pruebas, que se ha disparado en el último trimestre en el caso de las resonancias magnéticas. A fecha de 31 de diciembre, un paciente segoviano debía esperar una media de 219 días (más de 7 meses) para someterse a una resonancia magnética, cuando en septiembre la demora era de 91 días y a finales de 2019 no pasaban más de un mes (34 días). En Castilla y León, la lista de espera de resonancia magnética suma 13.319 pacientes, con una demora media estructural de 188 días, lo que supone un descenso del 14,4%.

Por el contrario, la espera para el resto de pruebas ha disminuido. Al cierre del cuarto trimestre de 2020, en Segovia para una exploración TAC hay que esperar 36 días y para una ecografía 68 días, cuando hace un año la demora era de 116 y 85 días. Según los datos de la Consejería de Sanidad, también se reducido de forma notable la espera para una mamografía, de casi tres meses (115 días) a un mes (32 días). En el conjunto de Castilla y León, con respecto a diciembre de 2019, la lista de espera de ecografías se ha reducido con respecto un 39% (con 113 días de demora) y un 27% en el caso de las mamografías (61 días de demora media estructural); mientras que la lista de espera para un TAC ha aumentado un 6%, con una demora media de 98 días.

864 segovianos esperan cita para primera prueba radiológica864 segovianos esperan cita para primera prueba radiológica

En cuanto a consultas externas, la lista de espera de primeras consultas refleja en Castilla y León un descenso global del 25%, entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020, pasando de 221.071 pacientes registrados a 165.679. En el caso del Hospital de Segovia, el descenso es del 22,5%, pasando de 6.599 pacientes registrados a 5.110. El tiempo medio de demora estructural para las primeras consultas es de 60 días.

Por servicios, las esperas van desde los 160 días para una consulta de Dermatología, los 111 días para una de Geriatría y los 93 días de Oftalmología hasta los 59 días de Ginecología, los 33 días de Alergología o los 14 días de demora en Obstetricia.

En cuanto a la espera global para ser intervenido quirúrgicamente en el Hospital de Segovia  al cierre de 2020 la lista la integraban 1.538 pacientes, frente a los 1.451 del mismo periodo del año anterior. La mayoría (1.381) están en espera estructural, esto es, se encuentran en situación de someterse a la operación y su espera se atribuye a la organización y recursos disponibles. 

La demora media para una intervención ha pasado de 53 días en diciembre de 2019 a 66 días en diciembre de 2020; unas cifras contenidas en Segovia, aunque no así en el conjunto de Castilla y León, donde la demora se sitúa en 154 días. No obstante, en cuanto a los casos más urgentes, todos los contabilizados como de de prioridad 1 en el Hospital de Segovia (eran 44 a 31 de diciembre de 2020) tenían programada su intervención en menos de 30 días desde su indicación.

El Defensor del Paciente contabiliza 27 denuncias en Segovia. La asociación ‘El Defensor del Paciente’ ha contabilizado en Segovia 27 denuncias relacionadas con demoras en las listas de espera y negligencias durante 2020; lo que supone 9 casos menos que en 2019 (36). Segovia se sitúa por delante de Soria (9), Palencia (14) y Zamora (15); y por detrás de las provincias de Valladolid (150), León (128), Burgos (83), Salamanca (58) y Ávila (28), según la memoria 2020 de la asociación que preside Carmen Flores

Al igual que en Segovia, en el resto de Castilla y León y del conjunto del país las denuncias han sufrido un descenso, lo que resulta paradójico con una pandemia que ha influido en las listas de espera y ha llegado a colapsar los centros hospitalarios. La asociación ‘El Defensor del Paciente’ recibió 10.509 casos (2.945 menos que en 2019), de los cuales 528 fueron con resultado de muerte (229 menos que en 2019). La asociación interpreta esta noble caída en que durante el estado de alarma las negligencias «desaparecieron, quedaron en el limbo». 

Marzo, abril y mayo, según apunta la memoria de ‘El Defensor del Paciente’, fueron «meses inocuos en los que apenas nos llegaron denuncias por negligencias médicas. Se suspendieron cirugías y la mayoría de las reclamaciones recibidas estuvieron relacionadas con las residencias de mayores y asuntos de bajas laborales por el virus».

Carmen Flores, en declaraciones a La 8 Segovia Cyltv, apuntó que el balance «es horrible porque, si bien las denuncias por negligencias  han descendido,  hemos tenido una cantidad de denuncias insufribles, sobre todo relacionadas con las residencias y los ancianos». «En 24 años como asociación nunca hemos tenido ni tanto sufrimiento ni hemos oído llorar tanto a los afectados», indicó Flores, para quien «la situación de las listas de espera que era insufrible en Castilla y León o en Segovia ahora mismo es inaceptable». «Las estadísticas hablan de días de demora para una operación [154 en Castilla y León], pero no es verdad, las personas empieza a esperar en Atención Primaria, pasa por pruebas, especialistas…. Y hasta que no llega la intervención quirúrgica no pasa menos de un año».