La despoblación vertebra el programa electoral de Cs

SPC
-
El candidato de Ciudadanos a la Junta, Francisco Igea (i), junto al candidato al ayuntamiento de Valladolid - Foto: Ical

Ciudadanos compromete incentivos fiscales, coser la brecha digital, fórmulas para garantizar la sanidad y la educación y sacar el máximo rendimiento al campo y al medio ambiente

La sangría de la despoblación vertebra el programa electoral de Ciudadanos ante el 26M como principio rector de todas su políticas con las que la formación naranja quiere repoblar Castilla y León, y revertir la situación por la que atraviesa su territorio. El cambio que propone Francisco Igea afecta a todos los ámbitos -sociales, económicas, culturales y educativas- con el foco puesto en el campo y el medio ambiente. Con la respuesta en el aire a la pregunta de qué quiere ser esta Comunidad de mayor, las propuestas pasan también por un Pacto de Comunidad contra la Despoblación para devolver la vida a los pueblos, frente a “40 años de promesas incumplidas” derivadas del bipartidismo. “Daremos la vuelta a esta situación para recuperar la vitalidad de nuestros pueblos, dinamizar el mundo rural y cohesionar el territorio”, sentencia el programa electoral consultado por Ical.

Así, las propuestas pasan por un “ambicioso” sistema de incentivos fiscales para quienes decidan trasladar su residencia habitual o iniciar un negocio en municipios en riesgo demográfico. También, por una Agenda Digital Rural para acabar con la brecha digital, para que todos los pueblos tengan internet de banda ancha, y promover la conexión inalámbrica mediante tecnología 4G en todos los núcleos urbanos.

Dentro del objetivo de evitar la fuga de población, Cs impulsará una normativa autonómica que facilite el relevo generacional en las explotaciones agrarias; establecerá incentivos en las herencias y donaciones de las explotaciones agrarias a favor de agricultores profesionales o de cooperativas, empresas de transformación o sociedades civiles dedicadas a la explotación agraria para asegurar su continuidad.

Para transformar el medio rural en motor de desarrollo, fija un Plan Autonómico de Agroindustria que fortalezca la competitividad del sector de transformación agroalimentaria, que potencie la generación de valor añadido y que oriente la eficiencia y eficacia del gasto en I+D+i. El objetivo pasa también por crear valor añadido a través de estrategias de colaboración entre distintos sectores, fomentar los productos que se puedan transformar a través de la cuarta y quinta gama, para una mayor empleabilidad del sector, y fortalecer la industria agroalimenaria en los mercados internacionales.

También, pretenden implantar las tecnologías para el cultivo y gestión agrícola y ganadera, así como aplicar la investigación científica a las prácticas agroganaderas para aportar más y mejor información y servicios a agricultores y ganaderos. En esta línea, quieren simplificar los trámites de las ayudas a la agricultura, silvicultura y ganadería, y reducir las trabas burocráticas. También, ven necesario impulsar la formación continuada de los agricultores y ganaderos de Castilla y León.

El programa de Cs defiende la caza y la pesca como actividades dinamizadoras, por lo que prevé un Plan Autonómico Integral de Apoyo a la Caza y Pesca y Planes de Gestión de Fauna consensuado con las asociaciones del sector.

Al sector del campo, le ofrece un Plan Autonómico de Regadíos adecuado a las necesidades de Castilla y León, y el desarrollo de sistemas de riego más eficientes que contribuyan a fortalecer la cohesión territorial y la reducción de la brecha de rentas entre el medio rural y el medio urbano. También, apuesta por revitalizar el sector foresta con inversiones y tecnología, con emisión de bonos verdes y la creación de sociedades de inversión en activos naturales.

Acceso a los servicios

En el ámbito de servicios sociales y sanitarios, uno de los talones de Aquiles de la Junta en los últimos años, la formación libera se compromete a reordenar los recursos humanos para garantizar las carteras de servicios e implementar nuevos recursos técnicos, como la telemedicina y un servicio de telerehabilitación para las personas del medio rural que no puedan desplazarse al centro de salud.

Para pacientes que vivan a más de 50 kilómetros de distancia de su hospital de referencia, la formación desarrollará un sistema de consultas agregadas de alta resolución para realizar un solo desplazamiento al centro de referencia hospitalario, y promete un plan de choque para paliar los problemas en zonas de difícil cobertura. También, destinará más recursos públicos a la atención primaria en el propio domicilio del paciente.

El programa incluye la creación de centros de referencia familiar en los pueblos para garantizar la plena inclusión de las personas con discapacidad, y el refuerzo de los programas de apoyo, información y asesoramiento a las familias en el mundo rural. Del mismo modo, habrá planes de actuación contra la violencia machista en el mundo rural, y la violencia contra mujeres discapacitadas, etnias minoritarias y mujeres inmigrantes.

En materia educativa, Cs reforzará las escuelas de la Castilla y León rural para garantizar el acceso de todos los niños a la escuela, y dará estabilidad al profesorado que trabaja en los centros rurales. También, quiere crear la figura del tutor rural asociado con el fin de proporcionar asistencia técnica individualizada a estos centros. “Potenciaremos la figura del dinamizador rural para crear comunidades formadas por 28 estudiantes y profesionales en el desarrollo rural y cooperar para encontrar soluciones comunes a las necesidades de cada territorio”, recoge el programa consultado por Ical.

Incentivos económicos

En el área económica, Cs facilitará la repoblación de las zonas rurales mediante incentivos y ayudas directas a las empresas y autónomos que generen empleo estable. Así, estudiará la implantación de bonificaciones fiscales y ayudas directas con cargo a fondos europeos dirigidas a las empresas y autónomos que creen empleo estable en pequeños municipios cuyo número de habitantes descienda de forma ininterrumpida en la última década y que cuenten con una baja densidad de población.

También se compromete a una tarifa superreducida de 30 euros al mes para las mujeres que emprendan una actividad económica en el mundo rural.