scorecardresearch

Segovia prepara su sistema de saneamiento para evitar atascos

ICAL
-

Después de Semana Santa comenzará la limpieza de los 4.628 imbornales de la ciudad, barrios incorporados y Revenga

Segovia prepara su sistema de saneamiento para evitar atascos

El Ayuntamiento de Segovia, a través de la Concejalía de Obras, acometerá después de Semana Santa un completo programa de repaso y limpieza de imbornales, que se acometerá por barrios y que permitirá eliminar posibles acumulaciones de residuos y, en consecuencia, evitar posibles atascos e inundaciones. El programa incluye el repaso y limpieza de los 4.628 imbornales inventariados en la ciudad, según han explicado hoy, en rueda de prensa, la alcaldesa, Clara Luquero, y el concejal de Obras, Miguel Merino.

Con el término imbornal o sumidero se definen los sistemas de drenaje de agua que se encuentran normalmente en la calzada justo debajo del bordillo de las aceras, y que sirve para evacuar a través de un conducto (alcantarilla) el agua de lluvia.  Un imbornal está compuesto por una arqueta, una rejilla de hierro (que es la parte visible por los ciudadanos), un orificio de desagüe, y el conducto de salida para transportar el caudal hacia la red de alcantarillado.

Aunque pasan inadvertidos, su función es vital para el funcionamiento correcto de la ciudad, ya que impiden que puedan generarse acumulaciones de agua o inundaciones que supondrían un grave peligro para los ciudadanos.

Durante varios períodos del año se suele acumular polvo, hojas de árboles y otros residuos orgánicos en las arquetas de los imbornales. Esta acumulación de residuos puede llegar a atascar las canalizaciones, provocando inundaciones graves y otros grandes desperfectos.

Realizar un mantenimiento de imbornales permite mantener la red de saneamiento de las ciudades en buenas condiciones. De esta forma, se consigue que siempre filtren los grandes caudales de agua que provocan las lluvias en las distintas épocas del año.

Por este motivo la limpieza debe intensificarse más cuando se prevé que comience la temporada de lluvias o frente a un gran temporal. Con esta campaña el Ayuntamiento pretende estar preparado para las tormentas del próximo verano y posterior otoño. 

El proceso de limpieza consiste en el levantamiento de la rejilla de cada imbornal y la liberación de cualquier elemento que impida el paso del agua. Posteriormente, se procede a la extracción de todos los sedimentos que pueda contener la caja del imbornal y los residuos se depositan en bolsas o directamente en el depósito de lodos si la limpieza se realiza con camión-cuba, tras lo cual se comprueba su correcto funcionamiento.

Por barrios, después de Semana Santa

La limpieza de imbornales es una tarea que realiza de forma periódica el Ayuntamiento de Segovia. Anteriormente era una prestación incluida en el contrato de limpieza viaria. Ahora este trabajo se realiza fuera de ese contrato. Se pretende el repaso y/o limpieza de todos los imbornales de Segovia, de la entidad local menor de Revenga, y de los barrios incorporados (4.628 imbornales en total). Los trabajos comenzarán después de Semana Santa y se irá acometiendo por barrios, empezando por el barrio de El Salvador, el recinto amurallado, San Lorenzo, San Millán, y el barrio incorporado de Hontoria. 

Se utilizará un camión con equipo impulsor-aspirador, de manera que los residuos serán aspirados mediante el equipo aspirador y posteriormente realizará una limpieza hidrodinámica con la que se incidirá con agua a presión sobre las paredes, solera de la arqueta y conducción de conexión hasta la red de alcantarillado hasta dejarlos perfectamente limpios. Precisamente por esta doble función, el camión que se empleará dispondrá de dos compartimentos, uno para almacenamiento de agua para la limpieza y otro para el depósito de los residuos extraídos.

El equipo, compuesto por camión impulsor-aspirador y dos personas, trabajará en jornadas de ocho horas, y para obtener el mejor rendimiento se realizarán labores previas de prohibición de estacionamiento en los puntos en los que exista un imbornal, con la colocación de la señalización con 48 horas de antelación. También será necesario realizar cortes puntuales de tráfico en aquellas calles en las que la presencia del camión no permita la circulación del resto de vehículos. 

Los imbornales se atascan con los arrastres de arenas, tierra y hojas del arbolado, sedimentos que en gran medida no son evitables por parte de la población. Por el contrario sí son evitables otro tipo de residuos, ya que cuando llueve los imbornales recogen mucha de la porquería que queda en la calle como colillas, papeles, y plásticos tirados por la ciudadanía, por lo que se hace imprescindible el uso de las papeleras para evitar la acumulación de la suciedad en los imbornales y las consecuencias derivadas de ello  (inundaciones, formación de charcos….)