Desasosiego entre los compañeros del afectado por el virus

Nacho Sáez
-

Algunos de los residentes abandonaban The Factory con maletas tras confirmarse el positivo. Al menos de momento no se ha decretado ninguna medida de aislamiento.

La belga Victoria, a las puertas de The Factory. - Foto: DS

GALERÍA

La residencia estudiantil The Factory donde reside el paciente italiano contagiado con coronavirus

Aunque los responsables de The Factory pedían a los medios que no hablasen con los estudiantes porque, según decían, muchos no conocían que un compañero suyo italiano había dado positivo, la noticia ya había corrido como la pólvora. «Vivo aquí y no sé qué va a pasar. Estoy súper asustada. Yo creo que me iré a Madrid», explicaba la colombiana Maia Benzadon a las puertas, donde el trasiego de chavales era incesante ante la ausencia de medidas de aislamiento en ese momento.

Muchos con mascarillas pero la mayoría sin ellas. Aiden, estadounidense, contaba que la suya –similar a las ‘antigás’– se la había comprado en Amazon. Los estudiantes que se prestaban a realizar declaraciones se repartían entre los que no conocían al joven italiano y los que no querían ofrecer ningún tipo de detalle de él. Algunos entraban con carros de la compra llenos, pero al cabo de una hora ya eran muchos los que salían por la puerta con sus maletas. Sofía, madrileña, tampoco lo descartaba. «Me voy a ir a cenar a casa de una amiga y mañana ya veré», revelaba casi coincidiendo con la llegada del jefe del Servicio Territorial de Sanidad de la Junta, César Montarelo. «Las autoridades sanitarias están estudiando la situación», se limitaba a decir al abandonar The Factory, donde el miedo se mezclaba con la despreocupación propia de chicos en edad universitaria. Algunos relataban que estaban a la espera de recibir instrucciones de la universidad. La residencia sí que les había pedido que se apuntasen si decidían salir.