La oposición aniquilada

Agencias
-

Los partidos contrarios a Maduro han sido diezmados a golpe de sentencias del Tribunal Supremo y por las decisiones del Consejo Electoral que les impide presentarse a las elecciones

La oposición aniquilada - Foto: Cristian Hernandez

Los partidos de oposición en Venezuela han sido diezmados a golpe de sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y por las decisiones adoptadas por del Consejo Nacional Electoral (CNE). De haber comicios hoy, ninguna de las principales agrupaciones podría presentarse. Todo en un año en que, si la COVID-19 lo permite, habrá elecciones parlamentarias.
«Cada vez hay limitaciones mayores para competir seriamente. En Venezuela hay un autoritarismo hegemónico, hay crecientes restricciones para los partidos de oposición. Las elecciones no son competitivas», resalta el politólogo y director de la firma Polity John Magdaleno.
Por su parte, el exrector del CNE, Vicente Díaz, explica que, del conjunto de partidos opositores que hacen vida política en Venezuela, los que actualmente están en la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), «legalmente no pueden postular candidatos».
Los expertos resaltan que, aunque ya había mecanismos contra sus oponentes, fue a partir de las elecciones de 2015, después de que la oposición ganara por mayoría la AN, cuando el Gobierno de Maduro fortaleció los obstáculos electorales.
El hito inicial fue, según enuncia Díaz, la eliminación de la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el sometimiento a fórmulas judiciales a su directiva. «Su delito fue recoger firmas», señala.
La MUD, o «la Unidad», era la plataforma con la que la oposición se presentó en bloque en varias elecciones, incluidas las parlamentarias de 2015. En 2016, promovió la recolecta de firmas para iniciar un proceso de referendo revocatorio contra el presidente.
En julio de ese año, el ahora ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y entonces alcalde de Caracas por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, partido de Gobierno), pidió la anulación de la inscripción de la coalición opositora como partido político.
En 2018, una sentencia del TSJ ordenó que se excluyera a la MUD del proceso de renovación de partidos. El CNE acató la decisión.


Inhabilitaciones

El proceso de renovación fue lo que, entre 2017 y 2018, llevó a la inhabilitación, por parte del CNE, de las tarjetas electorales de numerosos partidos, mediante un procedimiento de recolección de firmas y validación hecha por el ente electoral.
Entre los que no pasaron la criba están Acción Democrática (AD), Voluntad Popular (VP), Primero Justicia (PJ) y Un Nuevo Tiempo (UNT), los integrantes del G4.