scorecardresearch

La Junta reclama una transición justa hacia la nueva movilidad

SPC
-

Fernández Mañueco convoca para octubre a la mesa de la automoción regional para abordar los retos de futuro que vive el sector ante «momentos especialmente complejos e inciertos»

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, durante su intervención ayer en la presentación del Facyl. - Foto: Ical

El Gobierno de Castilla y León apuesta por una transición hacia los nuevos modelos de movilidad no contaminantes que sea «justa e inteligente». «La transición energética fue acelerada, irreflexiva e injusta, y no podemos volver a cometer esos errores», argumentó ayer el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, para asentar su discurso, donde volvió a clamar al Ejecutivo central por una readaptación del Perte del motor a las necesidades productivas de las empresas. Una postura que verbalizó frente a los representantes del sector en la Comunidad en la presentación de la nueva marca de la industria de la automoción en la Comunidad, 'Polo de la automoción. Castilla y León moving ecosystem'. Allí, volvió a recordar que el Gobierno autonómico llevó esta posición de transición «justa e inteligente» a Europa, cerrando alianzas con otras regiones, solicitando inversiones y ayudas complementarias, así como expresando las dificultades que supone para las empresas del sector «el cumplimiento de los requisitos y los plazos» para el acceso a los fondos europeos.

Por ello, insistió el presidente de la Junta en su solicitud al Gobierno para que negocie con Europa la reconsideración de los plazos de ejecución del Perte, que se reprogramen sus objetivos y se flexibilicen las condiciones de acceso a estos fondos, dado que «lo vivido en la última convocatoria del Perte ni es lógico ni puede volver a repetirse».

Y es que, como alertó Fernández Mañueco, el sector se encuentra inmerso en «momentos especialmente complejos e inciertos» por el alto precio de la energía, de las materias primas o la rotura de stock, lo que unido a la transición hacia una nueva movilidad, pone a la automoción en una situación de «incertidumbre».

Sin embargo, y frente a ello, aseguró que los principales productores de la Comunidad tienen «planes garantizados, definidos y decididos, con inversiones en curso y expectativas de creación de más puestos de trabajo», algo que desde la Junta se apoya «en los momentos de bonanza y de dificultad» trabajando con el sector en «captar nuevos proyectos de fabricación que fijen industria» con los que espera, en los próximos meses, «dar buenas noticias».

Nueva reunión

En este marco, anunció también la convocatoria para el mes de octubre de la mesa de la automoción de la Comunidad, con el objetivo de abordar los retos de un sector que, según sus palabras, convierte a Castilla y León en «tierra de motor». «Hablar de automoción es hablar de Castilla y León al ser dos conceptos y nombres que van obligatoriamente unidos en una alianza indisoluble», señaló el presidente autonómico, que aseguró que la automoción «es seña de identidad del tejido productivo de Castilla y León».

Momento en el que tiró de datos para recordar que el 20% de la capacidad total de la producción de la automoción instalada en España se ubica en Castilla y León, generando «un porcentaje de empleos muy importantes», el 25% del PIB industrial y la mitad de las exportaciones de la Comunidad, convirtiendo al territorio en «líder y referente del sector» gracias a contar con «más de 150 empresas y más de 35.000 empleos».