scorecardresearch

Una brecha en el muro

Agencias
-

El Atlético de Madrid firma su peor arranque en defensa desde la llegada de Simeone al banquillo

Una brecha en el muro - Foto: AFP7 vía Europa Press

El 3-3 en Valencia, con dos goles encajados en el tiempo añadido, pone al Atlético de Madrid ante el inicio liguero más vulnerable en la era del entrenador Diego Pablo Simeone al frente del equipo rojiblanco, que afronta problemas desconocidos hasta ahora, como el desequilibrio o la fragilidad en defensa.

Con los tres tantos recibidos el domingo en Mestalla, dos en el descuento merced a errores defensivos y el oportunismo del delantero valencianista Hugo Duro, son 13 goles encajados en 12 encuentros ligueros para el cuadro colchonero.

Nunca en las 10 temporadas que ha comenzado Simeone como entrenador desde que llegó al equipo madrileño en diciembre de 2012, había recibido tanto en las 13 primeras jornadas. Más aún si se tiene en cuenta que, a diferencia de los guarismos de las anteriores, en esta campaña ha recibido esos 13 tantos en 12 partidos, ya que tiene aplazado su duelo contra el Granada.

Tan solo se le acerca la campaña 2014-15, la del reajuste tras el primer título liguero y la primera final de Liga de Campeones perdida en Lisboa, cuando recibió 12 tantos en 13 jornadas. O el primer curso completo (2012-13) y el posterior a la otra derrota europea en Milán (2016-17): en ambas encajó 11 tantos en las primeras 13 jornadas.

Nada que ver, por ejemplo, con el inicio del curso pasado (2020-21) que le permitió cuajar una primera vuelta de récord con 50 puntos. En esas 13 primeras jornadas -que empezaron con zozobra con dos empates sin goles en Huesca y contra el Villarreal- solo recibió cinco tantos y marcó 24. En otros arranques tan solo concedió un gol más (seis en la 2015-16 y 2017-18), y hay al menos otras tres campañas más en las que recibió menos de 10 tantos en los primeros 13 partidos (ocho en la 2019-20, y nueve en las 2013-14 y 2018-19).

Simeone lleva semanas insistiendo en la dificultad de encontrar un equilibrio entre su línea defensiva y la gran variedad de recursos de los que dispone en ataque. Sin embargo, cuando parece que va hallando ese equilibrio, por el momento sustentado en alinear dos medios (Koke y Rodrigo de Paul) y tres delanteros (Luis Suárez, Antoine Griezmann y Ángel Correa o Joao Félix), se ha topado con otro problema: la vulnerabilidad de su defensa.

Errores colectivos, pero también en muchos casos individuales, han lastrado al equipo en los últimos encuentros. El pasado domingo, una mala salida de balón de Geoffrey Kondogbia derivó en la recuperación valencianista que provocó el 2-3 de Hugo Duro, quien se adelantó a Mario Hermoso. Unos minutos después, el '19' valencianista volvió a anticiparse, esta vez de cabeza, a Stefan Savic. Dos tantos que arruinaron un buen partido rojiblanco. Unos días antes, ante el Liverpool, errores de Felipe y Hermoso facilitaron los goles del conjunto inglés.