scorecardresearch

Al Banco de Alimentos le preocupan tantas peticiones de ayuda

A.M.
-

El responsable de la organización en Segovia, Rufo Sanz, reconoce que, en la actualidad, la situación está controlada porque hay suficientes existencias

Voluntarios del Banco de Alimentos de Segovia - Foto: Rosa Blanco

En el Banco de Alimentos de Segovia están «asustados» por la situación derivada de la crisis de la guerra tras la invación de Ucrania por Rusia, los refugiados que está provocando –unos 329 han pasado por Comisaría–  y las familias afectadas por la crisis derivada de esta situación y aún de los efectos económicos de la pandemia. 

El presidente del Banco de Alimentos de Segovia, Rufo Sanz, afirma a este periódico que «sin lugar a duda estamos preocupados, hay que reconocer que hay muchas personas llegadas desde Ucrania y eso aún no está organizado para ayudarles y también debemos colaborar con las familias que les han acogido, Lo primero es tratar de que duerman bajo techo, que los niños estén escolarizados y que no les falta alimentación». Además, para las familias segovianas, «hay más peticiones de las asociaciones que reparten [los alimentos] por lo que, entre una cosa y otra, se ha producido una demanda mayor en estas últimas semanas».  

Sanz asegura que están «preparados para ello porque hay suficientes alimentos, aunque en nuestro almacén se vea alguna estantería vacía, pero se van reponiendo».  Según el presidente del Banco de Alimentos, «la situación no es mala, aunque no estamos al completo, porque cuando comenzamos a ver lo que ocurría tratamos de hacer acopio de productos, de momento no se van a acabar las existencias» 

En este momento no van a realizar ninguna campaña de captación de alimentos porque la está llevando a cabo Cruz Roja en distintos hipermercados y no les parece correcto interferir en ella, pero dentro de la Federación Española del Banco de Alimentos (FESBAL) se llevan a cabo conversaciones con empresas para poder contar con productos a buen precio y, sobre todo,  los que más se demandan. Sin embargo esta organización tiene abiertas cuentas en CaixaBank y en la Caja Rural donde se puede realizar algún donativo o bien en especie. «Siempre se está abierto a cualquier ayuda como ya las están haciendo empresas segovianas al ver las necesidades», matiza.  Además de la capital, atienden necesidades alimenticias básicas de personas de unos 40 municipios. 

precios. Para Rufo Sanz, la situación que se plantea en estos momentos es que «esto va para largo, es un problema muy grande, han sido más de 4,3 millones los refugiados y eso repercute como ocurre en otros países, pero, además, por todo, la subida de precios ha provocado que el segoviano que va a comprar se lleva menos productos, con la misma cantidad que se gastaba antes, y eso se nota en las familias que andan justas de recursos  y vulnerables».

El 80%, de estas familias locales, a juicio de Sanz, tienen varios de sus miembros en paro y otras que no se han recuperado de la crisis anterior porque acaban de salir del ERTE y lo necesitan, además repercute mucho porque parece que las percepciones por desempleo cubrían las necesidades de muchas personas, pero vemos que aumenta el paro; todo eso se nota en una cuestión tan fundamental como la alimentación».

Las asociaciones encargadas del reparto, una vez conocidos los informes de los trabajadores sociales, ya que el Banco de Alimentos no lo realiza directamente, han solicitado más productos. Los que tienen más demanda son aceite de girasol, harina y leche, que está siendo aportada por Mesenor.