scorecardresearch

Indignación por el veto a los perros en el Alcázar

Nacho Sáez
-

Cerca de un millar de personas firma contra la prohibición del Alcázar de entrar con mascotas a su nueva plazuela. «Una vez más se estigmatiza al animal», critican los promotores de la campaña de protesta contra la medida.

Indignación por el veto a los perros en el Alcázar - Foto: Rosa Blanco

La noticia de que el Alcázar prohibirá la entrada de mascotas, bicicletas y patinetes y el vuelo de drones en su recién remodelada plaza de la Reina Victoria Eugenia –conocida popularmente como la plazuela del Alcázar– ha provocado la indignación de decenas de personas. El colectivo Segovia Antiespecista, que hace solo dos semanas se sumó a la concentración convocada en la plaza del Azoguejo contra el supuesto maltrato animal del laboratorio madrileño Vivotecnia, ha iniciado una campaña de recogida de firmas en el portal Change.org que en solo unos días ha logrado cerca de un millar de apoyos.

«Nos van a prohibir pasear con nuestros perros por la plaza pública del Alcázar de Segovia. En pleno siglo XXI. ¿Cómo ha podido considerar el Patronato que ‘para garantizar la comodidad y la buena conservación de la misma’ una de las medidas tenga que ser que no pueda entrar a ella quien quiera pasear con perros? Esta medida es indignante», ha señalado Segovia Antiespecista. En su opinión, «una vez más se entra en la estigmatización al animal y se le relaciona con conductas incívicas cuando está más que probado que estas conductas provienen de la educación de la persona a cargo de quien esté el animal y no del animal en sí». «Medidas como esta solo fomentan la discriminación de quienes han decidido compartir su vida con un animal al que han integrado en su familia, y no hacen más que dar la razón a quienes son incapaces de tolerar dicha convivencia. Por este motivo y contra esa intolerancia disfrazada con excusas sin fundamento, pedimos que se descarte esa norma», concluye.

Ninguno de los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento ha presentado de momento iniciativas para tratar de parar la decisión. Según el acta de la reunión del Patronato del Alcázar en la que se aprobó, la alcaldesa, Clara Luquero, fue consultada y dio el visto bueno. El portavoz de IU, Ángel Galindo, que además dirige la Concejalía de Medio Ambiente, responsable del mantenimiento del jardín de la plazuela del Alcázar, tiene previsto solicitar información. «Antes de conocer las razones prefiero no comentar nada», señaló este jueves al ser preguntado por esta redacción.

Indignación por el veto a los perros en el AlcázarIndignación por el veto a los perros en el Alcázar

Por su parte, el portavoz del PP, Pablo Pérez, considera que «debemos tender a convertirnos cada vez más en una ciudad ‘dog friendly’ y, en lugar de prohibir, tendríamos que intentar que conviviesen todas las sensibilidades». Una postura en la que coincide a grandes rasgos con su homólogo de Podemos, Guillermo San Juan, quien defiende que en la plaza de la Reina Victoria Eugenia «deben regir las mismas normas que en cualquier espacio público».

«El Alcázar tiene potestad para tomar esta decisión y no me parece descabellada. Hay muchísimos espacios en la ciudad para disfrutar del paseo con tu mascota», apunta en cambio la líder de Ciudadanos, Noemí Otero. Tras haber realizado a lo largo de los dos últimos años una inversión de 2,5 millones de euros, el Patronato del Alcázar defiende que es necesario regular el uso público «en atención a la adecuada conservación de la plaza y del conjunto patrimonial que alberga». «Este tipo de regulaciones de uso de espacios públicos monumentales y turísticos, tan necesarias para la preservación del patrimonio ante conductas incívicas, son habituales en otras ciudades. Ya existen precedentes en Segovia, como la ordenanza reguladora del entorno del Acueducto», ha subrayado.