scorecardresearch

Cortometraje por una convivencia en paz y libertad

D.S.
-

La Diputación propone, a través de un cortometraje animado, inspirar igualdad frente a la violencia de género, alimentando una convivencia en paz y libertad

Cortometraje por una convivencia en paz y libertad

El año pasado fueron las siluetas que representaban a las 41 víctimas mortales de la violencia de género contabilizadas en 2020 hasta el 25 de noviembre las que llenaron de concienciación y sensibilidad el patio de Columnas de la Diputación y hoy, un año después, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, es un magnolio el que invade de reflexión y aroma a libertad y paz el patio del Palacio Provincial.

Junto a este árbol, símbolo de la campaña con la que la Diputación quiere llamar este año la atención a la sociedad para tratar de acabar con la lacra de la violencia machista, daba a conocer el presidente de la institución, Miguel Ángel de Vicente, el lema escogido desde la Unidad de Igualdad, Género y Diversidad de la para la conmemoración de este 25 de noviembre: 'Frente a la violencia contra las mujeres: Inspira igualdad'.

"Es todo lo que buscamos: ser inspiración. Para poder respirar. Para poder infundir", aseguraba en su intervención un Miguel Ángel de Vicente, convencido de que "tiene que ser a igualdad a lo único a lo que podamos aspirar a espirar como sociedad". El presidente de la Diputación, además, afirmaba que, desde el Área de Asuntos Sociales del que es titular, llevan años "procurando mostrar ese camino en el que hay diálogo, hay consenso, hay reflexión y, desde luego, no hay violencia. Ni una palabra por encima de otra. Ni un grito. Ni un golpe" y, señalando al magnolio, esperaba que "el respeto, la dignidad, la belleza y la nobleza con las que está vinculado este árbol, sean inspiración cada día, y en cada situación de injusticia, desigualdad y violencia que presenciemos, para todos nosotros durante muchos años".

Cortometraje por una convivencia en paz y libertadCortometraje por una convivencia en paz y libertad

Tras las palabras del presidente, llegaba el momento de descubrir los motivos por los que se ha decidido utilizar un magnolio como principal símbolo de la campaña, así como de visualizar el cortometraje animado que da a conocer su mensaje y que será puesto a disposición de la ciudadanía, junto a una ficha didáctica, en la página web de la Diputación, con el fin de que pueda ser utilizada como recurso, a la hora de atajar el problema desde la raíz de su solución: la educación y el fomento de la cultura en igualdad.

La representación escénica de este cortometraje, en la que ha colaborado la bibliotecaria de los Bibliobuses de la Diputación, Esmeralda Arribas, revelaba cómo la figura del árbol, un ser vivo que ha contemplado la historia de generaciones, ha ido viendo marchitas sus hojas por la violencia de algunos actos del ser humano y que sólo la cooperación de la comunidad puede recuperar su vigor, regándolo con los valores democráticos que alimentan la convivencia en paz, igualdad y libertad.

Por ello, para comenzar a recuperar esa fortaleza, la narradora ofrecía a los presentes una flor de magnolio de ganchillo confeccionada por FEMUKA para este acto e invitaba a los asistentes a colocarla en el árbol para visibilizar su implicación y compromiso en la erradicación de la violencia contra las mujeres.

El acto, celebrado en presencia de la corporación provincial tras el Pleno correspondiente al mes de noviembre, también contaba con la asistencia de varios de los miembros del Consejo Provincial de Igualdad, y concluía con la entrega del reconocimiento como Supersegovianas a las bibliotecarias de los Bibliobuses por su difusión de la literatura femenina, a las cuatro coordinadoras de los CEAAS, por ser el primer altavoz de las víctimas de la violencia de género de la provincia, a FEMUKA, por su colaboración en la campaña y por su constante labor cultural desde una perspectiva de género, y a la casa de acogida La Alborada. Ésta, dependiente de la Diputación, acoge en la actualidad a cuatro mujeres y seis menores, quienes, tal y como indicaba Miguel Ángel de Vicente, "son, al igual de los profesionales que trabajan allí, la primera línea de lucha contra la violencia machista en esta provincia" y, como apuntaba el presidente haciendo entrega del reconocimiento a su directora, Marta Gómez Lobo, "nadie merece más este título de Supersegovianas que ellas". Precisamente, Marta Gómez Lobo, esta vez como directora de la residencia de menores Juan Pablo II, será quien reciba la próxima semana el magnolio, que será plantado en el jardín del centro, donde seguirá creciendo con el riego y los cuidados de sus pequeños habitantes y sus trabajadores.