scorecardresearch

La subida de carburantes supone 24 € por depósito en Segovia

D. A.
-

El litro ha subido entre 40 y 43 céntimos desde que empezó la escalada tras marcar mínimos en mayo de 2020 y ahora ya toca máximos históricos. El consumo vuelve a niveles precovid y la diferencia entre gasolineras de Segovia alcanza los 19 céntimos

La subida de carburantes supone 24 € por depósito en Segovia - Foto: Rosa Blanco

La escalada de precios de los carburantes lleva meses siendo noticia. Compartiendo un desgraciado protagonismo con la escalada de la luz y a veces eclipsada, aunque a estas alturas no puede haber un conductor que la ignore. La semana pasada fue noticia a nivel nacional porque alcanzó niveles inéditos desde septiembre de 2013, pero es que esta semana la de 98 octanos ya se ha puesto en máximos históricos absolutos, según los datos de las estaciones de servicio de Segovia que publica el Ministerio para la Transición Ecológica. 

Con la estadística actualizada hasta el pasado lunes, el precio medio del litro de gasolina 98 ya se situaba concretamente en la provincia en 1,653 euros, 41,4 céntimos más que cuando empezó a subir tras marcar un mínimo de 1,239 en mayo de 2020 y ligeramente por encima del récord que databa de septiembre de 2012 (1,651). A 1,51 euros el de gasolina 95, 43,7 céntimos más que en mayo de 2020 (1,073), sólo superado por el pico de febrero de 2013 (1,529) y el máximo histórico de septiembre de 2012 (1,533). Y a 1,385 el del gasóleo A habitual, 39,8 más que en mayo de 2020, pero aún por debajo de septiembre de 2013 (1,448) y del récord de ese mes pero de 2012 (1,46). 

El mayor problema, sin embargo, no son los precios actuales, sino que sigan subiendo, que todavía estén buscando su techo y que en este caso, a diferencia de la luz, de momento sin gran debate en lo político ni medidas puestas sobre la mesa para paliar la situación. «Todo esto asusta», tal y como advierte el presidente de la Asociación Segoviana de Estaciones de Servicio, Luis Miguel González, quien recuerda que «el 55% del precio son impuestos y el Gobierno sigue llevándose ese margen, sin corregir para atajar». «Es verdad que esto suelen ser ciclos, que en algún momento tendrá que parar y no quiero ser apocalíptico, pero es que a este paso terminaremos alineándonos todas las estaciones convirtiéndonos en autoservicio, sin trabajadores para reducir costes y poder mantener la actividad, o ya no sé». 

   - Foto: Rosa BlancoEsta vez González declina hablar del eterno pulso entre las gasolineras tradicionales y las de bajo coste, pero otras fuentes del sector admiten que la cuota de mercado de las primeras no deja de menguar, y más aún en plena crisis. Aunque lo cierto es que España ya se quedó el pasado agosto (último mes con datos oficiales publicados) muy cerca del nivel de consumo del último agosto precovid, el de 2019, mientras que Segovia ya lo rebasó, pero dando cada vez más prioridad al bolsillo a la hora de decidir dónde se reposta.

PRECIOS POR DEPÓSITO. Tomando de referencia los precios actualizados el lunes 18 de octubre, con el litro de gasolina 98 a 1,653 euros, un depósito medio de 55 litros de gasolina 98 sale por 90,905 euros, 18,525 más que hace un año (+25,59%), cuando el litro aún estaba a 1,316 y ese repostaje a 72,38. Y si se compara con el mínimo alcanzado en pandemia, 22,77 euros más, ya que en mayo de 2020 el litro se desplomó a 1,239 euros, dejando la factura del mismo depósito en 68,145.

En el caso de la gasolina 95, al precio del lunes sale el litro a 1,51 y un depósito a 83,05 euros, 18,755 más que en octubre de 2020 (64,295, a 1,169 por litro) y hasta 24,035 euros por encima del valor medio mínimo de mayo de 2020 (59,015, a 1,073 el litro). Y en cuanto al carburante más consumido, con el litro de diésel habitual a 1,385 euros: 76,175 por depósito, 18,975 más que en octubre de 2020 (57,2, a 1,04 por litro) y 21,89 euros por encima de los 54,285 de mayo de 2020, cuando el litro bajó de la barrera del euro para situarse en 0,987.

   En comparación con otras provincias del país, Segovia ocupa el puesto 20 con unos precios que, redondeando, se sitúan 7 y 4 céntimos por debajo de Baleares y Guipúzcoa, las más caras; pero cinco más que Lleida, la más barata. A nivel regional, en gasolina 95 están por encima León, Ávila y Burgos, y en diésel también Palencia, mientras el resto quedan por debajo. Claro que si uno mira a Europa, los precios medios resultan ser 13 céntimos más altos de media en diésel y 15 en gasolina 95; en Portugal incluso más, con 18 y 25 céntimos extra. 

La pandemia, cómo no, vuelve a estar detrás de semejantes oscilaciones por la manera en que ha ido evolucionando la movilidad según la situación epidemiológica y las restricciones, pero también la actividad económica en su conjunto, dentro de un escenario general de subidas de precios en la energía y el transporte que ha desatado la inflación de casi todos los sectores, afectados a su vez por sus problemas propios de abastecimiento. 

El año pasado, durante la semana del 2 al 8 de marzo (la última antes de la declaración del primer estado de alarma), los precios medios del gasóleo A, gasolina 95 y gasolina 98 se situaban en Segovia en 1,188, 1,294 y 1,452 euros, respectivamente. A la semana siguiente, con el país confinado, los coches particulares en el garaje y la demanda de combustible por los suelos, empezaron a bajar y no dejaron de hacerlo hasta marcar mínimos anuales a principios de mayo. 

Fue el 5 de mayo de 2020, en concreto, cuando los precios de los carburantes tocaron fondo en la provincia: la diésel bajó de la barrera psicológica del euro al ponerse en 0,987, y eso hablando de precios medios, porque en la estaciones de servicio más baratas de la provincia llegó a estar incluso por debajo de los 80 céntimos. La de 95 se quedó en 1,073 (volviendo de nuevo a precios medios, igual que los citados a continuación), la de 98 en 1,239, y la subida ha sido casi continua desde entonces. La curva de aumento incluso se ha agudizado, hasta el punto de que en sólo dos meses el gasóleo A ha subido 10,1 céntimos (de 1,283 euros el 16 de agosto a los ya citados 1,385 de esta semana); la 95, 7,7 céntimos (de 1,433 a 1,51); y la 98 lo mismo, 7,7 céntimos (de 1,576 a 1,653 euros). Es decir, que dentro de una escalada de 17 meses (mayo de 2020-octubre de 2021) en la que los precios de los tres principales carburantes han subido entre 39,8 y 43,7 céntimos, el 25% de semejante encarecimiento que acumula el gasóleo A se ha producido en los dos últimos los dos últimos meses; el 17,2% en el caso de la de 95, y el 18,59% en la de 98.

CONTRASTE ENTRE ESTACIONES. En cuanto a las diferencias de precios entre gasolineras, los contrastes siguen siendo más que notables, ya que en los tres carburantes oscilan de 18 a los 19 céntimos por litro entre las más baratas de la provincia y las más caras; o lo que es lo mismo, de 9,90 a 10,45 euros por cada depósito medio de 55 litros.

En gasolina 95, con la actualización de la estadística oficial del miércoles de esta semana, como estación más cara de la provincia figura una Repsol de Carabias (1,579 euros por litro); y la más cara de la capital, otra Repsol, ubicada en este caso junto a la Puerta de Madrid y la Comandancia de la Guardia Civil, al final de José Zorrilla (1,559). Las más baratas, dos de Cantalejo a nivel provincial, Beroil y G. Cantalejo (1,399); y en la capital, una 'low cost' que abrió hace apenas cuatro meses, Ballenoil, en la calle Guadarrama (1,449). 

En diésel también son Repsol las más caras de la provincia y de la capital, pero situadas en la A-601 a la altura de Gomezserracín (1,459 euros por litro) y en el paseo de Ezequiel González (1,429), respectivamente. Las más baratas de la provincia, dos Beroil en Cantalejo y Navalmanzano (1,269); y en la capital repite la Ballenoil de la calle Guadarrama (1,319).

Asimismo, en gasolina 98 vuelve a destacar la de Repsol en Carabias como la más cara de la provincia (1,747 euros por litro); en la capital, la Shell de la carretera de San Rafael, N-603 km. 93,6 (1,674). Y las más baratas, en el conjunto de la provincia la Navatrans de Navalmanzano (1,559), mientras en la capital destaca para este carburante la de Carrefour del Luz de Castilla (1,609), que sin embargo no está entre las más baratas de 95 o diésel.

En definitiva, unos contrastes, que en tiempos de crisis, son todo un caldo de cultivo de nuevos clientes para las estaciones más baratas, independientemente de la mayor o menor calidad de unas y otras por los tipos y cantidades de aditivos que añaden al carburante o las inversiones en personal, ofertas de servicios y mantenimiento de instalaciones.