scorecardresearch

"Casi no hay gente joven en el barrio"

Nacho Sáez
-

Blanca García y Gregorio Garrido, presidenta y expresidente de la Asociación de Vecinos de San Andrés, charlan sobre las necesidades de esta zona del casco histórico.

"Casi no hay gente joven en el barrio" - Foto: Rosa Blanco

Paradójicamente ha sido en uno de los barrios más envejecidos de Segovia donde ha surgido un grupo de jóvenes comprometido con los problemas y las necesidades de su vecino como hay pocos.La nueva junta directiva de la Asociación de Vecinos de San Andrés, elegida hace unos días, está formada en su mayoría por treinteañeros e incluso cuenta con algún veinteañero. Un relevo generacional que simbolizan mejor que nadie Gregorio Garrido y Blanca García García, el anterior presidente y su sucesora. Los años y el ímpetu de la juventud. «Llevo muchos años. Soy mayor y tenía ganas de quedarme un poco tranquilo», dice este veterano vecino. «Tenemos un grupo de amigos que estamos también en la feligresía y alguien tenía que ser la cabeza visible. Me ilusiona que, una vez que parece que va pasando la pandemia, volvamos a hacer actividades, la Tajada...», continúa ella.

La Asociación de Vecinos de San Andrés fue fundada en 1992. Hasta ese momento la feligresía, vinculada directamente a la parroquia del barrio, había canalizado la implicación creciente de San Andrés en la vida de la ciudad. «En el año 79 sacamos por primera vez el Cristo en Semana Santa, hicimos una carroza para el desfile de las fiestas que ideó el Ayuntamiento y organizamos la Tajada. El 82 fue el primero del Nacimiento que recuperamos estas últimas Navidades», rememora Garrido, que ahora seguirá como vicepresidente. El barrio todavía tiene asignaturas pendientes, aunque es consciente que algunas será difícil que las vea cumplidas.

«El puñal que me llevo clavado es que no se haya arrreglado todo el tema de los cables de la calle Daoiz después de doce años con el proyecto aprobado», lamenta sentado en un cuarto que la parroquia que les permite utilizar. Enfrente suyo, la nueva presidenta de la asociación abunda en el disgusto por la ausencia de una solución: «Das una vuelta por el barrio y comparas Marqués del Arco y Daoiz con el resto del barrio, que está precioso... Es una pena que estén los cables ahí colgando». Garrido y García coinciden en el diagnóstico de la mayor parte de los problemas que sufren los vecinos. «Los ves envejecer y, mientras, el alquiler está imposible. Hay pisos que han sido arreglados y están muy chulos», lamenta García, que no hace tanto –tiene 37 años– se pasaba los días en el barrio jugando al fútbol con otros niños. «Ahora prácticamente gente joven no hay, pero entre los que estamos hay mucha unidad. Somos una piña», se consuela.

Es el clavo al que se agarran frente a las dificultades. «Te da igual un martes que un jueves. Se junta mucha gente en los pisos hasta horas intempestivas. En el apartamento en el que estaba, yo no habría aguantado», dice García sobre las fiestas de los estudiantes universitarios. La progresiva supresión de aparcamientos y las restricciones al tráfico en el casco histórico también les preocupa. «¿Dónde vamos a meter los coches los vecinos cuando quiten, por ejemplo, plazas en San Esteban o aquí en San Andrés? Van a desaparecer más de cien plazas. Que haya menos coches en el centro se  está haciendo en todas las ciudades, pero antes hay que hacer aparcamientos alternativos. No se puede pretender que un turista venga a ver el Alcázar y aparque en la Plaza de Toros. Si se hubiera construido el parking del Salón, se podría haber cortado con garantías. Pero en el casco histórico no dejan hacer garajes», critica Garrido. 

«Aquí necesitas coche porque tienes que ir al supermercado. Por mucho que compres en la tienda de siempre, la compra grande la haces en un supermercado y en el casco histórico no tenemos ninguno», añade García, que en la nueva junta directiva va a estar acompañada –además de por Garrido como vicepresidente– por Luis Gómez Garzón como secretario, Felipe Gómez-Perreta como tesorero y Tirso Cotelo Vallejo, Víctor García Rubio, José Molina Cristóbal y Alejandro Estébanez Cabrera como vocales. Las otras caras jóvenes del relevo en el casco.

"POR LAS NOCHES, ESTO A VECES PARECE EL CIRCUITO DEL JARAMA". El Ayuntamiento de Segovia ha denunciado las conductas «incívicas» de algunos repartidores de comida a domicilio. «Por las noches, el casco histórico parece el circuito del Jarama», lamentan también los responsables de la Asociación de Vecinos de San Andrés, que no obstante recalcan el orgullo que supone vivir en esta zona de Segovia. «Estructuralmente no ha cambiado mucho el barrio. Se consiguió poner el nuevo alumbrado. Donde la Almuzara y Martínez Campos no es el alumbrado que habíamos pactado con el Ayuntamiento. No gustaron al barrio, no nos siguen gustando y hemos pedido que las cambien», revela el hasta ahora presidente de la asociación, Gregorio Garrido. Treinta años en el cargo de los que prefiere quedarse con lo positivo. «No tengo muchos recuerdos amargos en el barrio, más allá del tema de los cables en las calles Daoiz y Marqués del Arco. Son las que más pisan en Segovia los turistas y que lo vean así de feo...».