scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


No saben ni inscribirse

09/05/2022

La primera vez que consiguieron escaño en el Congreso, las meteduras de pata de los diputados de Podemos se hicieron famosas. Su entonces portavoz llegó a reconocer, una vez que expresó una queja, que no había leído el reglamento y por tanto no conocía los requisitos. Fue hace tres años… y siguen sin saber qué terreno pisan.

Acaban de caer nuevamente en el ridículo al llegar fuera de tiempo a la inscripción como coalición de izquierdas en las elecciones andaluzas. Tardaron en alcanzar el acuerdo entra Podemos, Equo, Más País, Izquierda Unida, Alianza Verde e Iniciativa del Pueblo Andaluz porque no había forma de coincidir en el nombre del candidato o candidata a la presidencia de la Junta y lo lograron finalmente tras en una lucha contra reloj. Pero, llegada la hora de la verdad, no actuaron con la suficiente presteza para inscribirse en plazo. La Junta Electoral de Andalucía ha denegado la inscripción, y la última palabra corresponde ahora a la Junta Electoral Central.

Está visto que en Podemos todo son líos. Se han producido media docena o más de escisiones que han creado nuevos partidos, los cinco miembros del gobierno andan a tortas entre ellos y al mismo tempo a tortas con sus compañeros socialistas; Yolanda Díaz amaga con dar pero no da, lleva más de un año presumiendo de una plataforma que no acaba de poner en marcha y su relación con Sánchez se deteriora día a día. La que mantenía con Pablo Iglesias es casi inexistente entre otras razones porque Iglesias sigue pretendiendo cortar el bacalao desde fuera, y en cuanto al ojo clínico de la vicepresidenta segunda, mejor ni mencionarlo, visto el resultado que han dado las mujeres con las que se hizo la foto para demostrar que ya contaba con una base sólida con la que empezar a gestionar un nuevo partido. Ahora, mucha feria de Sevilla y mucho alardear de que finalmente había acuerdo con Errejón, pero poco pensar en que para participar en unas elecciones hay que cumplir determinados requisitos.

Las cosas no le van bien a la izquierda en los últimos tiempos. La izquierda de Sánchez, la coaligada con Sánchez y la que no quiere o no quería saber nada de Sánchez. En esa situación parecía que la figura de Yolanda Díaz iba a encontrar terreno abonado para lanzar su figura, pero como estratega política tiene fallos de libro aunque se haya educado en una familia con importante poso político. Pablo Iglesias, su valedor principal en la política nacional, ha llegado a acusarla de traición, y en Galicia son multitud los que efectivamente la consideran desleal con quienes más la ayudaron a hacer carrera allí para dar finalmente el salto al terreno nacional.

Por si no fuera grave para la izquierda la elección del Feijóo, les salen problemas graves debajo de todas las piedras. O errores, como no inscribir a tiempo la coalición andaluza.