scorecardresearch

Vivero de campeones

Nacho Sáez
-

Las numerosas citas ciclistas que llenan el calendario de las Fiestas se han convertido en el mejor granero de corredores como Marco Sánchez e Iván Gómez.

Los jóvenes corredores segovianos Marco Sánchez e Iván Gómez. - Foto: Rosa Blanco

Las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro tienen una relación muy especial con el ciclismo. Ningún deporte tiene más protagonismo en la programación que el que hicieron tan popular en Segovia Carlos Melero y Pedro Delgado, entre otros. El XLVIII Trofeo Carlos Melero (sábado 18), el Trofeo José Luis de Santos (domingo 19), el XXXVI Gran Premio Ayuntamiento-Trofeo Pedro Luis García Velasco (domingo 26) y la LVIII Vuelta a Segovia (martes 28 y miércoles 29) ayudarán a saciar la sed de pedaladas, tal y como subrayan Iván Gómez y Marco Sánchez, dos corredores segovianos formados en este ambiente. 

Iván Gómez (Segovia, 20 años) se crió en las filas del 53x13 y desde la temporada pasada está en el filial del equipo profesional Fundación Euskadi. «Cuando entré ya sabía que era un equipo de mucho nivel. Ser el filial de un equipo profesional es una ventaja porque llegas a ver el máximo nivel desde muy cerca. En cuanto a estructura y proyecto es una pasada y las oportunidades que tenemos son únicas», cuenta recién acabados los estudios, que compatibiliza con el ciclismo: «Ya he terminado de estudiar y puedo dedicarme más a la bicicleta, que es algo que noto mucho todos los años. Estoy más relajado, entreno mejor y consigo mejorar mi pico de forma».

Tener mayor protagonismo en su equipo es uno de los grandes objetivos que se ha marcado para una temporada que ya está lanzada. «En lo que hemos corrido ha ido bastante bien a nivel de equipo. A nivel individual aún queda mucha parte de la temporada y voy a tener muchas oportunidades para poder hacerlo bien», dice. Su equipo no participará y no permitirá que Gómez mejore aquí sus puntos débiles. «Me queda mucho por mejorar en las subidas. Es lo duro del ciclismo y donde se decide todo. Ahí tengo mucho margen de mejora y aún puedo hacerlo bastante bien», asegura mientras no le pierde de vista Marco Sánchez (Pinillos de Polendos, 16 años), flamante nuevo campeón de Castilla y León de contrarreloj en categoría cadete. «Yo no he ganado muchas cosas, solo ganaba cuando era mucho más pequeño. Esta victoria ha sido inesperada, no me acordaba de lo que era ganar», revela con humildad.

Con poco más de dos años y medio, este ciclista del equipo vallisoletano Norinver ya corría sin ruedines y, casi desde entonces, no ha dejado de competir. «No destaco en nada, pero tampoco me muevo mal en ningún sitio. Me gusta ahora mismo sobre todo el llano, pero en subidas tampoco me va mal», continúa. «Toda mi vida me he fijado en Chris Froome. Hasta que se retire no voy a dejar de animarle, aunque ahora no esté en su mejor momento. No voy a dejar de pensar que va a ganar». Inscrito para el Trofeo Carlos Melero de este sábado, Sánchez lleva más lejos sus aspiraciones. «Sueño con ser profesional, aunque el objetivo de esta temporada es el campeonato de España. Lo veo difícil, pero voy a luchar por ello. Y luego también me ilusiona la carrera de mi pueblo, sin duda», desvela.